Domingo 22.07.2018

Casetas, si o no... esa es la cuestión

Una cosa está clara, las aguas deben volver a su cauce y los objetivos de políticos y empresarios ser los mismos. La hostelería le ha dado, le da y le dará mucho a Torrelavega y no se pueden abrir cismas absurdos.

Apenas ha pasado un mes desde su finalización y la Patrona 2016 ya es historia. Las fiestas comenzaron con polémica, en vísperas de su inicio la Asociación de Hosteleros de Cantabria decidía, de forma unilateral, suspender la Feria de Día (las populares casetas). La fricción entre el equipo de gobierno y los caseteros vino producida por la licencia municipal concedida a los organizadores del Torrelavega Sound Festival para instalar una barra de bar durante los conciertos. A partir de aquí los hosteleros consideraron perjudicados sus intereses y se desató una polémica impensable en otras circunstancias y el alcalde y algunos concejales infravaloraron la aportación que las casetas hacían a las fiestas. Se dijeron cosas como que "las casetas estaban cayendo en desuso", que "solo son 10 casetas" o "la Patrona se ha celebrado muchos años sin casetas y no se han echado en falta". Qué lejos estas expresiones de cuando se presentaba otros años la Feria de Día y concejales y lugareños compartían cañas, pinchos y selfies acodados en las barras caseteras.

Desde el ayuntamiento se baraja la posibilidad de cambiar el modelo de gestión y en próximos años sacar las casetas a concurso público

Parece increíble que no se encontrara un punto de encuentro que diera satisfacción a las tres partes implicadas (ayuntamiento, caseteros y organizadores del festival). Pero la cosa no queda aquí, y desde el ayuntamiento se baraja la posibilidad de cambiar el modelo de gestión y en próximos años sacar las casetas a concurso público.

Una cosa está clara, las aguas deben volver a su cauce y los objetivos de políticos y empresarios ser los mismos. La hostelería le ha dado, le da y le dará mucho a Torrelavega y no se pueden abrir cismas absurdos.

Hay un dicho popular que se aplica cuando es necesario un gran consenso, un acuerdo general en torno a un tema determinado: "O jugamos todos o rompemos la baraja". En otros lugares acaban "jugando todos", pero en Torrelavega "rompemos la baraja".

Casetas, si o no... esa es la cuestión
Comentarios