Jueves, 21 de Junio de 2018
El Tiempo

El olivo y el mundo de la banca

No lejos de la Ciudad Financiera del Banco Santander, en Boadilla del Monte (Madrid), cuentan con una finca de olivos que se plantaron en 2002.

El aceite de oliva es un aceite vegetal, de uso culinario, que se extrae del fruto del olivo (oleaeurooaeae), denominado oliva o aceituna. La tercera parte de la pulpa de la oliva o aceituna es aceite, y por este motivo su extracción no es difícil, con una simple presión ejercida por un molino.

El Banco Santander es uno de los dos grandes bancos de España (junto con el BBVA) y uno de los principales de Europa.

El Banco Santander participa en el accionariado de muchos grupos empresariales de todo el mundo, pero apenas se sabía que la familia Botín tenía una pequeña, pero muy valiosa, vinculación con el aceite de oliva, y en una variedad muy exclusiva y que no se vende al público.

No lejos de la Ciudad Financiera del Banco Santander, en Boadilla del Monte (Madrid), cuentan con una finca de olivos que se plantaron en 2002.

Los olivos, unos mil quinientos ejemplares, se encuentran en una zona de 170 hectáreas

D. Emilio Botín solicitó buscar ejemplares de olivo, de la más alta calidad, para trasladarlos y plantarlos en la finca, cercana a Boadilla del Monte.

Los olivos, unos mil quinientos ejemplares, se encuentran en una zona de 170 hectáreas y fueron seleccionados y escogidos por viveristas muy profesionales.

Todos los árboles proceden de España e Italia, para los cuales se mantienen estrictos controles y seguimiento de su desarrollo vegetativo, y posibles problemas fitosanitarios por personal de muy alta experiencia y preparación.

Uno de los ejemplares tiene cinco metros de perímetro, procede del Mediterráneo y fue bautizado con el nombre de Santander por el propio D. Emilio.

Este ejemplar de árbol olivo fue el protagonista de poder conseguir la primera secuencia de ADN de un olivo en el mundo, gracias a un contrato-acuerdo entre el Banco y el Consejo Superior de Investigaciones Científicos (CSIC).

Toda la plantación solo permite producir entre 500 y 600 litros de aceite de oliva Premium que no se vende al público, sino que se regala a clientes y accionistas preferenciales en ocasiones especiales, bajo un formato delicado y lujoso, en medidas de un cuarto de litro. En el ejercicio de 2017 se han obsequiado, aproximadamente, dos mil botellines de este oro líquido.

El emblema y símbolo de la Ciudad Financiera del Banco Santander es el olivo, así como también en los espacios ajardinados  de la ciudad, dada la importancia de ese árbol, su alto coste y el fruto que produce, tan valioso, apetecido y saludable oro líquido.

El olivo representa y es símbolo de fortaleza y longevidad, semejante a la filosofía del Banco, como dice el Director de Paisaje y Medio Ambiente de la Ciudad Financiera del Banco Santander en Boadilla del Monte, D. Manuel Sánchez.

Cuidemos y respetemos todos el olivo, fuente de salud y vida, tan español, tan nuestro, y a veces no bien valorado por fabricantes y consumidores en busca de una insana economía y sí siempre en todas las especialidades médicas.

Reclamemos un buen aceite de oliva, al alcance económicamente de todos, el país ganaría en salud y en futuro de todos.