Lunes 16.07.2018

Ya no están

Mis zapatos de niño se compraban en “Chavaluco” y después en “Calzados la Defensa”( “la esquina del ahorro”), no había cajeros pero se podía sacar dinero en las oficinas de la “Caja de Ahorros de Santander”,” eficacia para usted progreso para La Montaña”.

Siempre nos han advertido que no se puede hacer publicidad en los medios de comunicación, vale pues en mi caso,  sí se puede porque ya no están.

Mis zapatos de niño se compraban en “Chavaluco” y después en “Calzados la Defensa”( “la esquina del ahorro”), no había cajeros pero se podía sacar dinero en las oficinas de la “Caja de Ahorros de Santander”,” eficacia para usted progreso para La Montaña”.

Ya no están…

Si, ya sé que han pasado muchos años pero los domingos se podía ir al Coliseum , previamente en la Plaza de las Estaciones el “trolebús” te dejaba muy cerca del túnel y podías ver El Palacio del Mueble” Nicolás Presmanes.

No olvidar una ojeada a los juguetes en el expositor exterior del Bazar San Carlos

Podías tomarte un café con tostada en Toronto pero puestos a viajar de allí pasabas por Brasilia o por Kansas, San Siro, Acapulco o Las Vegas. No olvidar una ojeada a los juguetes en el expositor exterior del Bazar San Carlos.

Años más tarde, en la radio, pude darme cuenta grabando y escuchando las cuñas publicitarias que en Santander todo estaba junto a cine “Capitol”, frente a “Simago” o en la Plaza de la Leña, abierto sábados tarde.

Ya no están…

En mi recuerdo las primeras escaleras mecánicas ( ahora hay muchas por la ciudad) que se instalaron en los almacenes “Woolworth” y después comerte un pastel en “la Nacional”.

Me encantaría entrar otra vez al” Caracol” o a la ”Belle Epoque” y por supuesto comprarme un disco de vinilo en Sonora o en discos Drope( un beso a mi amiga Carmen)

Ya no están, pero en mi recuerdo todavía si. Qué bonito el escaparate de Fajas Milinea.

Ya no están
Comentarios