Jueves, 23 de Noviembre de 2017
El Tiempo

Garlopa fina

A Zuloaga le ganará algún día alguien que hará con él lo que él ha hecho. Alguien, además, que también saldrá de sus filas, sibilino y ladino, hablando de otros rumbos y de nuevos retos.

Tenía yo un compañero de partido del que se me quedó lo de 'pasar garlopa'. La garlopa es una herramienta que se emplea en carpintería para alisar la madera después de cepillarla. En el ambiente partidario, la expresión se usaba para otra cosa. Por ejemplo, para explicar lo que Zuloaga ha hecho con Ramón Ruiz o con Rosa Inés García (una experta de toda la vida, por cierto, en el manejo del instrumento). Es tan habitual lo de la garlopa que debiera estar incluido en los estatutos. Claro que entonces haría falta honestidad para reconocer que se les pasa a los que han perdido un congreso, por ejemplo. No podría ocultarse bajo la gradilocuencia de las frases hechas como la de 'ser esclavo de las palabras y dueño de los silencios'. La purga y los navajazos están en el código genético de los mediocres, y hace ya mucho tiempo que en el PSOE en Cantabria sólo van quedando mediocres y alguna lumbrera. Como Casares, por poner ejemplo.

La purga y los navajazos están en el código genético de los mediocres, y hace ya mucho tiempo que en el PSOE en Cantabria sólo van quedando mediocres y alguna lumbrera

Pedro Zuloaga (o Pablo Casares, no sé) ha hecho lo previsible, una lista de gente a la que excluir porque no le ha hecho la ola. Y otra a la que colocar porque sí se la ha hecho, y las deudas hay que abonarlas. Hasta que quien sea saque una pata del tiesto y le toque lo que a Ruiz y a García: garlopa. El ciclo de la vida interna, la cadena trófica partidista en engrasado funcionamiento. Solamente gente como Sota, por decir uno al azar, saben colocarse para evitar el desbaste. Tan deprisa que ni se ha notado que en las fotos de ayer no estaban con el nuevo líder, y en las de hoy parece que son amigos y residentes en Santander de toda la vida. También el mamporrismo es parte de las reglas de la supervivencia. Que se lo pregunten si no al nuevo portavoz parlamentario. Pasar del peloteo más empalagoso al 'si te he visto no me acuerdo' es todo un arte que bien ejercido puede reportar eso, un cuero más elevado donde posar el culo. Hay a quienes les sobra estómago para el cambalache y la componenda, y de ahí que lleguen a históricos. Sota lleva tiempo siéndolo. Casal va de camino.

En el fondo es todo pan para hoy, y hambre para mañana. A Zuloaga le ganará algún día alguien que hará con él lo que él ha hecho. Alguien, además, que también saldrá de sus filas, sibilino y ladino, hablando de otros rumbos y de nuevos retos. Una marioneta de los tiempos, y de otro alguien sin coraje para emprender al asalto. Porque esta es otra. No siempre el caballo ganador lo monta quien lo alimenta. El PSOE ha tenido mucho líder y mucha lideresa de galería, con el dueño del chiringuito de tapadillo camuflado de mano derecha. El valor para asumir riesgos y aceptar consecuencias forma parte de la inteligencia, así que faltando una no puede pedirse el otro. Ha dicho Tezanos que quizá vuelva a dar batalla en las primarias para elegir candidato regional. Haría bien Zuloaga en aprenderse el guion de la comedia, por si acaso. Los cimientos del liderazgo son tan frágiles como volubles hacen las ambiciones en quienes se apoyan. Ser hoy quien ha ganado no le vacuna de ser quien mañana haya perdido. Y entonces le pasarán garlopa.