Viernes, 09 de Diciembre de 2016
El Tiempo

POLÍTICA

La presidenta del Parlamento de Navarra reconoce el uso del coche oficial para irse de vacaciones

La podemita Ainhoa Aznárez ha justificado que existen motivos de “seguridad”, y ha asegurado que cumple el “código ético” de la formación morada.

La presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez
La presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez

La presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez (Podemos), ha reconocido el uso del coche oficial para irse de vacaciones junto a su marido, lo ha justificado por motivos de "seguridad" y ha mantenido que cumple el "código ético" de su formación política, según publica Navarra.com.

Aznárez renunció al coche oficial nada más llegar al poder, en junio de 2015. Sólo unas semanas después ya utilizaba el coche oficial para irse de vacaciones.

Aznárez ordenó a los chóferes del Gobierno de Navarra que la recogieran en su domicilio del barrio de San Jorge en Pamplona en agosto de 2015 y en agosto de 2016 para que les llevaran a Bilbao para tomar un vuelo en el aeropuerto de Loiu.

En ambos casos, Aznárez viajó con su marido y ambos cargaron las maletas de sus vacaciones en el coche oficial. Una semana después, también en ambas ocasiones, hubo que ir también a recogerles hasta Bilbao para devolverla a su domicilio junto a su esposo. 

El matrimonio se ahorró el desplazamiento a Bilbao, el aparcamiento durante una semana y ganó la comodidad del transporte público y hasta la puerta de su casa gracias a un coche oficial del Gobierno de Navarra con chófer incluido.

Ninguno de los dos viajes de ocio con coche oficial el viaje se hizo con seguridad, ni guardaespaldas ni policía foral, ya que el cuerpo no lo estimó oportuno

Justificación

Ainhoa Aznárez ha recurrido a una discusión que mantuvo con vecinos de Berriozar en agosto de 2015 y que ella misma engrandeció en las redes sociales para justificar el uso del coche oficial. En el homenaje a Francisco Casanova, asesinado por ETA, unos ciudadanos recriminaron a Aznárez que acudiera al acto mientras gobernaba y llegaba al puesto de la mano de Bildu, algo que no gustó a la presidenta del Parlamento. 

Esto ha servido a Aznárez para justificar sus viajes de vacaciones con coche oficial. "Circunstancias como las ocurridas el 9 de agosto de 2015 en Berriozar a donde se desplazó sin coche y sin seguridad, hicieron que desde la Policía Foral se le indicara la necesidad de tomar algún tipo de medida", sin especificar que es lo que 

Ninguno de los dos viajes de ocio con coche oficial el viaje se hizo con seguridad, ni guardaespaldas ni policía foral, ya que el cuerpo no lo estimó oportuno. 

Aznárez alude al código ético de Podemos para asegurar que "las personas titulares de altos cargos renunciarán a la asignación de vehículo oficial de carácter permanente excepto cuando los cuerpos de seguridad del Estado así lo recomienden expresamente por razones de protección personal".

Sin embargo, el mismo texto añade que "el uso de vehículos oficiales sólo podrá hacerse cuando sea imprescindible para el servicio público, en la forma y condiciones similares a las del resto del personal y en ningún caso se utilizarán para desplazarse al domicilio propio o familiar u otros usos no vinculados con lo estrictamente necesario para el ejercicio de las funciones públicas".

Críticas

"Por la boca muere el pez", ha comentado la portavoz del PSN, María Chivite, quien tras precisar que considera que los coches oficiales son necesarios para el ejercicio del cargo, ha comentado que "cuando alguien hace bandera del rechazo de determinadas prebendas o privilegios se ve atrapado en su propia contradicción, más allá de que fuera por temas personales".

Por su parte, la portavoz del PPN, Ana Beltrán, quien también ha reconocido que la presidenta tiene derecho a utilizar el coche oficial, ha opinado que en este caso lo que "llama la atención" es que la presidenta desde el principio "quería desvincularse de la casta y el uso de los coches era un privilegio de la casta, por lo que en ella es grave fundamentalmente por haber hablado demasiado".

Aunque haya hecho un uso similar al que han hecho quienes le precedieron en el cargo, en su caso, según Beltrán, refleja "la falta de coherencia a la que nos tiene acostumbrados".

El portavoz de I-E, José Miguel Nuin, ha comentado que no tienen ninguna información alusiva a un uso de los medios públicos de "una manera no procedente" por lo que no ha entrado a valorar lo publicado al respecto.

Comentarios