Lunes, 23 de Abril de 2018
El Tiempo

Madrid y Berlín supondrán unos 14.000.000 millones de euros a las arcas de ambos países. Der Spiegel ha calificado de fracaso la construcción del aeropuerto berlinés mediante: ironía, ruina y pena.

Cuando en 2006, se puso en marcha la “maquinaria alemana” destinada a construir uno de los mejores y más modernos aeropuertos del mundo, nadie hubiese apostado por las debacles económicas y de reputación que les guardaba el destino.

La primera de ellas fue el Presupuesto inicial cifrado en unos 1.700 millones de euros, estimándose que probablemente a su finalización, finales del 2019 o principios del 2020, supere los 6.000 millones de euros. Es decir, muy probablemente cuadruplique la cifra inicial.

Comparativamente, su predecesor de Madrid tuvo unos costes similares, ya que alcanzó una cifra final de unos 6.200 millones de euros con unos 2.000 millones de sobrecostes, aproximadamente un 35% sobre el precio inicial.

Aparte del sobrecoste económico, el nuevo Aeropuerto alemán ha supuesto un gran deterioro del prestigio de la ingeniería alemana

Resaltan unos comentarios significativos del Tribunal de Cuentas Europeo en cuanto a la financiación-aportación procedentes de los Fondos Feder y de Cohesión, ya que en opinión de dicho Tribunal, la operación resultó escasamente rentable en el capítulo Infraestructura del Transporte.

Al respecto, en el periodo 2000-2013, de los 3.300 millones de euros asignados a España, Grecia, Italia y Polonia, 2.800 de los mismos le correspondieron a España. (Fuentes U.E.).

Volviendo al tema alemán, aparte del sobrecoste económico, el nuevo Aeropuerto alemán ha supuesto un gran deterioro del prestigio de la ingeniería alemana.

Según Der Spiegel del 16.09.17, una serie de defectos de diseño y de organización han ido surgiendo desde sus inicios, sin que hayan podido controlarse.

Uno de los últimos ha sido respecto a su capacidad: según Gerald Traufetter, corresponsal de dicho medio, el Aeropuerto se proyectó para una capacidad de 22.000.000 pasajeros/año, pero internamente se reconoce que la cifra de pasajeros aumentará en 4.000.000, o sea, 26.000.000 millones año.

Por otro lado persisten, además de innumerables problemas técnicos, otros de carácter político que han derivado hacia la apertura de una Comisión de Investigación en el Parlamento Regional.

Es de observar que no deja de " jarrear" sobre la poderosa Alemania  y su afamado Aeropuerto, pero lo que ocurre realmente, a tenor de lo publicado por los medios, no es ni más ni menos que la correspondiente patología que sufre cualquier gran obra.

Razones pueden haber sucedido a decenas, pero hay que tener en cuenta que suele ser bastante común encontrarse con deficiencias de definición del proyecto inicialmente aprobado, bien por desconocimiento o por dejadez, pero que debieron ser ponderadas en actuaciones previas de la evaluación del proyecto en cuestión.

La eficacia de una gestión no puede evaluarse seriamente si no se dispone de una planificación asentada en unos programas cuyos objetivos estén establecidos y cuantificados

Por otro lado parece que hubo algunas deficiencias respecto a la contratación del personal técnico, no contratándose al adecuadamente cualificado, con lo cual debió producirse una especie de caos hasta que alguien "recompuso filas", y adelante, pero tarde.

Por ende, y por lo escrito sobre el tema, alguien no recordó la utilización de principios tales como: controles de eficacia; eficiencia; economía e integridad que deben anidar en cualquier administración pública.

Como remedio previo, resulta fundamental la garantía de eficiencia de los fondos públicos y actuaciones profesionales, mediante una publicidad adecuada, transparencia e imparcialidad en los procedimientos de adjudicación.

Por otro lado, la eficacia de una gestión no puede evaluarse seriamente si no se dispone de una planificación asentada en unos programas cuyos objetivos aparezcan establecidos y cuantificados. Es decir, a través de la eficacia medimos la relación entre los recursos obtenidos y los objetivos esperados.

El control de la eficiencia supone el poder disponer de pautas o valores de referencia, frente a los cuales sea posible establecer comparaciones, o lo que significa lo mismo, mide la relación entre los recursos empleados y los resultados obtenidos.

Siguiendo a Ramón Tamames, la misión de la eficiencia es estrictamente económica, mientras que la eficacia es organizativa o administrativa.

Da la sensación que en el presente asunto no se emplearon o quizás demasiado tarde, por la Administración Alemana, los anteriores principios, que debieron ser aplicados bajo forma de actuación enérgica de auto tutela de la función pública, para el control de los servicios u obras ejecutadas.

Cabe finalmente decir que este episodio no va a empañar en absoluto, el reconocido prestigio alemán, pudiéndose decir aquello de....... el mejor escribiente echa un borrón..............