Miércoles, 25 de Abril de 2018
El Tiempo
Opinión

Miguel del Río

El talón de Aquiles del mundo

A la injusticia solo la frena los valores morales que bien apliquemos los hombres y mujeres del mundo. Los países más pobres tienen los mejores recursos naturales, pero son los ricos los que disfrutamos de los beneficios de la industria y la economía. Así se explican los millones de personas sin comida, sin agua, sin medicinas y con un dólar al día de ganancia. Hablar de objetivos para con ellos es caer en la ingenuidad de que la ONU acabará algún día con el principal problema de la humanidad como es el hambre y la muerte de niños indefensos ante las enfermedades.

Antonio Vilela

¿Justicia?

Cada país tiene sus normas de convivencia y romper las mismas tiene consecuencias, de eso no hay duda, pero debe existir una proporcionalidad entre el delito, sus consecuencias y las penas exigidas por dichos actos.

José María Gruber

¿Guerra de banderas?

Parece que los sindicatos se aferran a su tradición, UGT y CCOO "son los representantes de los trabajadores y de los/las pensionistas" y eso tiene que notarse. No aceptan que otros movimientos más espontáneos les quiten su protagonismo. Y el espectáculo está servido.

Emilio Carrera

Los agujeros negros del sistema educativo

Hay agujeros negros "inmateriales" mucho más peligrosos que los soportes económicos que se reivindican olvidando, por ejemplo, la necesidad de incluir como asignatura troncal el análisis pormenorizado del significado de las nuevas tecnologías y lenguajes digitales en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Fernando Collado

Hawkins pudo morir y la gente grababa

Creo que el ser humano fue inventado al mismo tiempo que la indecencia y la estupidez. En ese preciso momento el creador plagó la existencia de las personas de adjetivos poco edificantes que no procede plasmar aquí porque agotaría la hoja.

José Ángel San Martín

Fotografiar sí, ayudar no

Una imagen vale más que mil palabras. Y mil imágenes como la del maratoniano caído sin recibir ayuda valen un gran vómito. Algunos nos recuerdan: “es el deporte, estúpido”.

Miguel del Río

No a la guerra, misión cumplida

Siria acaba de ser atacada por Estados Unidos, Inglaterra y Francia, a pesar de llevar ocho años sumida en una terrible guerra civil que expulsa a sus ciudadanos del país en que nacieron. El ataque ha sido justificado por su bien, ya que no es tolerable el uso de armas químicas contra la población. Como me he quedado sin palabras, recurro a recordar que Siria comparte fronteras con Turquía, Irak, Israel, Jordania y Líbano. Tras citarlos, empeora el concepto que tengo de la guerra.

Fernando Collado

Corazones helados

Hoy recuerdo las Flores de Harrison, miro al mundo y compruebo, casi treinta años más tarde, que en no pocos espacios en guerra nada ha girado.

Maxi de la Peña

Goldman Sachs gobierna España

En Estados Unidos Goldman Sachs ya gobernaba. La crisis la hizo más grande. En medio de la algarabía de las hipotecas basura y las primas de riesgo, pasaron a la ofensiva. Era el momento de invertir la relación entre poder económico y el político.

Paco Pis

Hasta los rebujitos

A mí me parece todo esto un poco cutre y desde luego si yo fuera andaluz sentiría un poco de sonrojo y de vergüenza ajena viendo ciertas cosas que se están haciendo con la complicidad absoluta de Ayuntamientos.

Víctor Javier Cavia

De fotos, no-fotos y manotazos

Nadie obliga a nadie a llevarse bien con hermanos, primos, sobrinos y demás familia, de sangre o política. Pero la Real no es una familia cualquiera, ni sus gestos en público carecen de consecuencias.

Miguel del Río

El máster de la vida

Carrera, máster, trabajo seguro y bien remunerado. Puede que sea un sueño, pero es el sueño a fin de cuentas de muchos estudiantes que optan por hincar los codos como decidida apuesta hacia su futuro. Yo haría lo mismo, y al igual que ellos me indignaría por lo ocurrido con los másteres que saltan a las portadas bajo la sospecha de hacerse mediante la ley del mínimo esfuerzo. Máster es especialidad y excelencia, dos cualidades que siempre hay que ganarse con rigor y constancia, abonando antes una cara matricula que no debe dispensar a nadie de sus obligaciones.