miércoles 16.10.2019
PIÉLAGOS

Piélagos vuelve a mostrar su repulsa hacia la violencia de género y recordar a las víctimas que “no están solas”

Cientos de personas han participado nuevamente en este evento solidario
Cientos de personas han participado nuevamente en este evento solidario

El municipio de Piélagos ha vuelto a salir a la calle, por cuarto año consecutivo, para decir "no" a la violencia de género y recordar a las víctimas de esta la lacra social -44 mujeres y 3 menores han muerto asesinados en lo que va de año- que "no están solas".

Lo han hecho en la localidad de Boo, donde se ha celebrado este sábado la IV Marcha contra la violencia de género, con un recorrido de 4,7 kilómetros y organizada por el Ayuntamiento en colaboración con la Dirección General de Igualdad y Mujer del Gobierno de Cantabria y la Asociación de Mujeres 'La Picota'.

Como en ediciones anteriores, la marcha ha tenido un marcado carácter solidario ya que, además de buscar la implicación de la sociedad cántabra en la lucha contra esta lacra, ha recaudado alimentos y productos de higiene infantil para Cruz Roja Cantabria.

El Albergue municipal de Boo de Piélagos ha sido el punto de encuentro de los participantes en el evento, donde han tenido lugar las actuaciones de los grupos de la Academia de Baile de Cristina García y de AnyOneElse Dance Studio, así como la representación que Rufina Corona, Pilar Robeta, Ana María Algorri y Ana María Revuelta, de la Asociación 'La Picota', han hecho para representar situaciones cotidianas que viven muchas mujeres.

La alcaldesa del municipio, Verónica Samperio, ha dado la bienvenida a todos los asistentes en la IV Marcha contra la violencia de género de Piélagos y ha agradecido al Gobierno de Cantabria su colaboración en esta jornada y también a las mujeres de 'La Picota', que durante semanas se han entregado para organizar el evento.

"Tristemente esta es una cita ya tradicional, ojalá no fuera así, ojalá éste fuera el último año que tenemos que caminar contra la violencia", ha subrayado Samperio, quien ha lamentado que, ésta -en alusión a la violencia de género- es una lacra que crece, cada día.

Por ello, se ha mostrado convencida de que es un reto de todos -hombres, mujeres, adultos y niños- trabajar por la igualdad real, algo que, según ha dicho, "sólo lograremos a través de la educación".

"Muchos pensarán que con una marcha no se soluciona nada y tienen razón", ha aseverado la regidora municipal, quien ha puntualizado que, con la jornada de hoy, "sólo queremos visibilizar un problema, en cuya solución debemos trabajar todos, día a día, con los niños porque ellos son el futuro y los encargados de cambiar las cosas y, para eso, les tenemos que enseñar que los derechos que todos tenemos también conllevan siempre una obligación".

Samperio, quien ha abogado por enseñar a los más pequeños el respeto hacia los demás, ha concluido recordando al público presente que "no podemos quedarnos quietos ante cualquier tipo de violencia y en lugar de preguntarnos qué puedo hacer yo, tenemos y debemos de ser conscientes de que todos y cada uno de nosotros podemos poner nuestro granito de arena".

Por su parte, Ana María Revuelta y Pilar Robeta, en representación de la Asociación de mujeres 'La Picota' de Boo han leído un manifiesto en el que han recordado que no sólo matar es violencia de género, sino también, por ejemplo, los malos tratos físicos, psicológicos y económicos; las agresiones sexuales; el acoso; el tráfico de mujeres o la mutilación genital femenina.

Asimismo, han denunciado que el terrorismo machista asola cada semana nuestro país y, por ello, "la sociedad no puede mirar para otro lado". De hecho, han reivindicado el papel de la educación como "pilar fundamental" para construir una sociedad libre de violencia de género.

En la misma línea, se han referido a la prevención como el inicio del camino para salir de esta lacra y, a partir de ahí, que las administraciones "pongan en marcha todos los recursos necesarios para proteger y apoyar" a las víctimas de esta lacra.

Comentarios