jueves 13/8/20

El año que nos miramos a los ojos

Los políticos, asesorados por grupos de “expertos”, nos dijeron que las mascarillas no eran necesarias, que no eran efectivas. Comenzaba a hablarse de pandemia y estaba claro que no había mascarillas para todos. Después, pasaron a ser aconsejables y por último, obligatorias.

“Annus horribilis” como destino de las monarquías

Nadie podía predecir semejante y triste final para el rey emérito, Juan Carlos I. Nadie tampoco le podrá negar sus servicios a España en una época, la de la Transición, que nuestros jóvenes no identifican, al igual que la Monarquía, al pensar que forman parte del pasado. Por el Covid y la crisis tan tremenda que acarrea, a futuro, lo cierto es que nadie puede augurar ya nada de nada.  

Santa Rita, Rita, lo que se roba nadie se lo quita

La fama del soberano traspasaba fronteras, era el Jefe del Estado de España, y su prestigio era tal, que nadie se atrevía a creer que pudiera hacer nada ilegal o inmoral, y si se sospechaba, la propia constitución le consideraba inviolable, vamos que podía hacer lo que le diera la puñetera gana, y claro él dijo si la constitución me lo permite, si los medios son dóciles, si todos me rinden pleitesía... pues me lo puedo llevar crudo, meto mano en donde quiero.