jueves 17.10.2019
tecnología

El 15,4% de los cántabros está en riesgo de sufrir una adicción al móvil

Extremadura o Castilla-La Mancha aglutinan un porcentaje mayor de casos problemáticos que el resto del país.

El 15,4% de los cántabros está en riesgo de sufrir una adicción al móvil
El 15,4% de los cántabros está en riesgo de sufrir una adicción al móvil

La ‘adicción’ al teléfono móvil cada vez es mayor entre las personas. Despertarse en mitad de la noche para comprobar si hay un nuevo WhatsApp es ya algo habitual para muchos de los españoles.

El Confidencial ha publicado el estudio que han llevado a cabo un grupo de científicos españoles especializados en salud mental, para comprender cómo se reparten demográficamente aquellos casos de uso problemático del teléfono móvil, tanto por regiones como por géneros o edades. Estos muestran que algunas regiones, como Extremadura o Castilla-La Mancha, aglutinan un porcentaje mayor de casos problemáticos que el resto del país.

“El sufrimiento de un adicto no es comparable al de una persona que tiene un problema de control sobre la tecnología", explica a el medio que ha publicado el artículo Fernando Rodríguez de Fonseca, coordinador de la Red de Trastornos Adictivos del Instituto de Salud Carlos III y director de este proyecto. Sin embargo, "a efectos legales, de sanción administrativa y de responsabilidad penal, el agravante es el mismo si te estrellas con el coche por estar usando el móvil o por estar bajo los efectos del alcohol o la cocaína", dice el investigador.

A efectos legales, el agravante es el mismo si te estrellas con el coche por estar usando el móvil o por estar bajo los efectos del alcohol o la cocaína

La media nacional refleja que un 5% de la población sufre este tipo de problemas adictivos y que un 15% está en riesgo de hacerlo. Por su parte, existen zonas bastante 'libres' de móvil, especialmente en el norte de la península. En País Vasco o La Rioja, aproximadamente uno de cada cinco encuestados declara utilizar el móvil solo ocasionalmente.

En el otro extremo están Extremadura, Andalucía o Murcia, donde el uso considerado como problemático afecta a más de uno de cada cuatro ciudadanos.

En Cantabria, un 15,4% de la población está en riesgo de sufrir una adicción al móvil.