viernes 4/12/20
TRIBUNALES

La acusación particular pide 13 años y medio de cárcel para el ‘fugitivo de Turieno’

El fugitivo de Turieno, durante su detención
El fugitivo de Turieno, durante su detención

La acusación particular en el juicio contra el 'fugitivo de Turieno', ejercida por el guardia civil herido por el hombre que en verano de 2018 se atrincheró en su casa antes de huir, pide 13 años y seis meses de cárcel para el acusado, por un delito de homicidio en grado de tentativa en concurso con otro de atentado a agente de la autoridad, según información jurídica a la que ha tenido acceso Europa Press. Se trata de medio año más que la suma de las penas solicitadas por la Fiscalía, que también imputa tenencia ilícita de armas a Luciano José Simón Gómez, en prisión provisional desde que fue detenido, horas después de los hechos, que empezaron sobre las ocho de la tarde del 17 de julio.

El implicado, que será enjuiciado los próximos 27 y 28 de octubre, en la Sección Primera de la Audiencia de Cantabria, se encaró a sus hermanos tras entrar en la vivienda, en Turieno, localidad perteneciente al municipio lebaniego de Camaleño, por no saber nada de él y avisaron a la Benemérita. Una vez en el lugar, amenazó y disparó desde la ventana a los agentes, hiriendo en el pie a uno de ellos cuando subía por las escaleras después de haber accedido a la casa. Tras esto, el acusado huyó y fue detenido tres días después en las inmediaciones del lugar.

La Audiencia provincial le denegó este verano la libertad provisional por riesgo alto de fuga, y prorrogó hasta dos años más la situación de prisión provisional comunicada y sin fianza en la que se encuentra desde el 20 de julio de 2018. Tras dar traslado de la causa a las acusaciones personadas, Ministerio Público, Abogacía del Estado y la acusación particular que ejerce el guardia herido, la Fiscalía solicitó 13 años de prisión, seis meses menos que la pena pedida por la representación del agente.

El fiscal imputa al 'fugitivo de Turieno' un delito de homicidio en grado de tentativa, por el que pide siete años y medio de cárcel, inhabilitación durante el periodo de condena, y siete años de libertad vigilada. Y por el de atentado a agentes de la autoridad solicita otros cuatro años y medio de prisión, y otro más por tenencia ilícita de armas.

Asimismo, el fiscal le pide una multa de 6.750 euros por un delito de daños, y una indemnización de 21.000 euros en concepto de responsabilidad civil por las lesiones causadas al efectivo de la Benemérita al que hirió, así como la cantidad en la que se tasen determinados gastos, al Servicio Cántabro de Salud y a la Guardia Civil.

HECHOS

Los hechos sucedieron el 17 de julio de 2018 sobre las ocho de la tarde, cuando el procesado, "tras romper sus hermanos el cristal de la puerta de su habitación, por no saber nada de él durante algún tiempo, se encaró con ellos esgrimiendo una navaja, por lo que estos abandonaron la vivienda y dieron aviso a la Guardia Civil".

Cuando los agentes llegaron acompañados de un familiar, el procesado "les recibió, inicialmente, con amenazas verbales" al tiempo que esgrimía una navaja. Después, desde una ventana de la vivienda volvió a amenazarlos con "coserlos a tiros" y cuando llegó otra patrulla "sacó una escopeta por la ventana y realizó un primer disparo al aire". Posteriormente siguió realizando "sucesivos disparos que impactaron detrás de los agentes".

En un momento dado, la Guardia Civil decide acceder a la casa, "momento en el que de nuevo realizó disparos, esta vez ya dentro de la vivienda a oscuras, solo iluminada por las linternas y luces de los escudos de los agentes, y desde el desván de la casa". Fue entonces cuando hirió a un agente que subía por las escaleras, "al impactar el disparo en el escudo que protegía su cuerpo, causándole lesiones en el pie derecho al rebotar los proyectiles". "De no contar con el escudo protector, la bala podría haber impactado en órganos vitales", señala el auto de conclusión del sumario.

El hombre siguió efectuando disparos desde la ventana y "durante el tiempo que duro la intervención, y en la que se le requería para que se entregase, este contestaba con frases como 'voy a matar a un guardia, al cuartel voy a ir con los pies por delante' o 'que habían ido a su casa e iban a morir en su casa". Finalmente, Luciano José Simón Gómez logró huir, y fue detenido tres días después -a la una de la madrugada del 19 de julio- en las inmediaciones de la vivienda.

Comentarios