viernes 18/9/20
INTERNACIONAL

Aisha Al-Said: “No existe voluntad política para traer a las personas refugiadas”

El encuentro 'Crisis de los refugiados: conflicto, mediación y respuesta', de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, ha analizado la situación de Siria y la respuesta europea al conflicto bélico y migratorio.

Nour Al-Hussen​, ​Aisha Al-Said​ y ​​​Leila Nachawati en la UIMP (Foto: Juan Manuel Serrano)
Nour Al-Hussen​, ​Aisha Al-Said​ y ​​​Leila Nachawati en la UIMP (Foto: Juan Manuel Serrano)

Es un error pensar que hay que elegir entre Bashar Al Assad o el ISIS, eso no son alternativas aceptables para nadie. La población siria prefiere vivir”, ha afirmado la especialista en Oriente Medio y Norte de África Leila Nachawati, que ha intervenido en rueda de prensa junto a la politóloga y especialista en Seguridad Internacional, Nour Al-Hussen, y la especialista en alianzas para el desarrollo, Aisha Al-Said, con motivo del encuentro Crisis de los refugiados: conflicto, mediación y respuesta de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Nachawati ha insistido en que estas dos fuerzas “se retroalimentan, de manera que no se puede acabar con una sin paralizar a la otra”. Desde 2013, ha recordado Al-Hussen, “Siria se encuentra en una situación totalmente enquistada”, y esto es así porque se trata de “una guerra interna que se ha internacionalizado”. Esto es propio, ha explicado, “de los conflictos bélicos contemporáneos, en los que las potencias externas buscan sus intereses en conflictos internos”.

A su parecer, lo que quieren los sirios “ya ni siquiera forma parte del relato”

En esta línea, Nachawati ha señalado que “el país se ha convertido en un tablero en el que las diferentes potencias estratégicas mueven sus fichas a costa de las dinámicas internas”. A su parecer, lo que quieren los sirios “ya ni siquiera forma parte del relato”. En la actualidad, “se está hablando de una reconstrucción que no pasa por ningún proceso de justicia transicional, en el que la impunidad campa a sus anchas y en el que hay una cierta normalización muy peligrosa de la situación extrema de la población”.

Y es que, como ha resaltado Nachawati, “se está negociando un proceso de reconstrucción, con tres zonas de influencia: Rusia, Irán y Turquía, al mismo tiempo que destruyen el país”. Tanto Nachawati como Al-Hussen han coincidido en que “no hay peor escenario para Siria, debido a que forzar una división en tres zonas es fomentar el fantasma del sectarismo”.

“Hay instrumentos jurídicos, pero no existe voluntad política para traer a las personas refugiadas”

Al-Hussen ha recordado, además, que los ciudadanos salieron a la calle en 2011 reclamando “un pueblo unido que armonizase ese gran mosaico de religiones y culturas que es Siria”. Nachawati ha destacado que “el foco internacional está siempre en los que destruyen, pero hay mucha gente que día a día trabaja para construir y reconstruir la vida cotidiana de Siria”. Si no se cuenta esto, ha apuntado, “el relato está incompleto”.

Respecto a la actuación de Europa, la directora del encuentro Aisha Al-Said, ha insistido en que “hay instrumentos jurídicos, pero no existe voluntad política para traer a las personas refugiadas”. Para Nachawati la respuesta institucional ha sido “tremendamente pobre frente a una reacción ciudadana inspiradora”. Y esto se debe, ha concluido Al-Hussen, a que para Europa “no pasaba nada en Siria hasta 2015, cuando aparece la foto de Aylan Kurdi y sacude las conciencias, pero los desplazamientos internos por motivos económicos ya habían empezado en 2008”.