Domingo 20.01.2019
POLÍTICA

Buruaga da marcha atrás en su decisión de dimitir y seguirá “al frente” del PP de Cantabria tras la humillación de Génova porque se lo “ha pedido” Casado

Buruaga comparece tras las reunión del Comité Ejecutivo del PP de Cantabria junto a algunos miembros de este órgano
Buruaga comparece tras las reunión del Comité Ejecutivo del PP de Cantabria junto a algunos miembros de este órgano

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, seguirá "al frente" del partido en la comunidad autónoma a pesar de que Génova la ha humillado imponiendo a la medallista olímpica Ruth Beitia como candidata a la Presidencia de Cantabria. Y lo hará, según ha dicho, porque "es la única manera de evitar un cisma" en la formación y porque el presidente del PP, Pablo Casado, se lo "ha pedido" y le ha garantizado "plena autonomía" para confeccionar las candidaturas. Así lo ha anunciado Buruaga tras la reunión del Comité Ejecutivo del PP de Cantabria, en manos de cuyos integrantes ha puesto a disposición su cargo pero en el que ha sido avalada por "una mayoría abrumadora, casi unanimidad ya que solo ha habido tres abstenciones" que han correspondido a los tres senadores Javier Fernández, Blanca Martínez y Esther Merino, del sector crítico, afín al expresidente Ignacio Diego, al que pertenece también Beitia. La líder del PP cántabro ha asegurado que estos dos días han sido "los más difíciles y dolorosos" que ha vivido en los últimos tiempos, principalmente porque Génova "no ha escuchado" ni "atendido" la propuesta del partido en la comunidad autónoma, que defendía que ella, como presidenta, debía ser la candidata a la Presidencia de Cantabria y quien se midiese en las urnas con el actual presidente autonómico y secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla. Pese a la decisión de Génova de designar a Ruth Beitia como candidata, Buruaga ha manifestado que "las normas son las que son", que "son las que nos hemos dado voluntariamente" y ha evidenciado que "la decisión corresponde al presidente nacional, que ha impuesto su criterio".

"Lo más fácil hubiese sido apartarme de la presidencia, quitarme del medio y dar por terminada esta etapa"

La dirigente autonómica, que no ha citado a la ya candidata en ningún momento, ha lamentado que en Génova no se haya "escuchado la voz de los militantes" de Cantabria y ha considerado que, aunque tras ello "lo más fácil hubiese sido apartarme de la presidencia, quitarme del medio y dar por terminada esta etapa", el partido, el comité y "cientos" de afiliados le han pedido que continúe. En una declaración sin preguntas, Buruaga, que es la primera vez que habla tras la designación de Beitia por Génova, aseguró que la noche del lunes había tomado la decisión de irse y tan solo estaba "a expensas de compartirla con el Comité Ejecutivo" pero ha decidido "escuchar al PP de Cantabria", que le "ha pedido que no se vaya". "No he podido decir no al Partido Popular", ha aseverado. La presidenta del PP ha afirmado que se queda "para no retroceder dos años" ni "tirar por la borda los frutos del trabajo y la ilusión de tanta gente, para no dar por entregado ni enterrado este proyecto". "Destruir es muy fácil, cualquiera puede hacerlo. Construir es muy difícil, no todos saben, no todos pueden, ni todos quieren", ha añadido Buruaga, que ha asegurado que su conducta va a ser la de "no contribuir ni un ápice a dañar el proyecto del PP". Además, ha señalado, como otras razones de su permanencia, que, con ella, se iba a marchar "el grueso" de la Dirección autonómica y caerían "muchas de las candidaturas municipales a las que todos los días se sube gente". "Porque no quiero bajas, sino altas en el partido", ha aseverado.

El encuentro del órgano de Dirección del partido se prolongó durante tres horas y, a su inicio, pasadas las siete y media de la tarde, la mayor parte de los integrantes recibieron a la líder autonómica entre aplausos. No la aplaudió ninguno de los tres senadores que, al igual que Beitia, pertenecen al sector crítico que apoyó a Diego en el congreso de hace casi dos años en el que Buruaga le arrebató el liderazgo de la formación por solo cuatro votos de diferencia. Beitia, que también forma parte de este órgano por ser secretaria de Deportes de la Dirección estatal del PP, no asistió a la reunión debido a que estaba acompañando a su padre en el hospital, según informaron fuentes del partido.

Comentarios