lunes 28/9/20
CANTABRIA

Uno de cada tres jóvenes menores de 30 años vive por debajo del umbral de la pobreza

Un estudio del Consejo de la Juventud de España señala que 6 de cada 10 personas de entre 16 y 29 años estaban en situación de pobreza en 2015 en Cantabria.

A nivel nacional casi el 40% de los jóvenes están por debajo de este umbral.

Un tercio de los jóvenes menores de 30 años están por debajo del umbral de la pobreza
Un tercio de los jóvenes menores de 30 años están por debajo del umbral de la pobreza

Cerca de una quinta parte de la población de Cantabria está en riesgo de pobreza. En concreto, el 20,4% de los ciudadanos. El porcentaje aumenta hasta el 30% si hablamos de niños. En la línea de ambos datos, el Consejo de la Juventud de España (CJE) ha alertado de que un tercio de los jóvenes de Cantabria de entre 16 y 29 años vive por debajo del umbral de la pobreza, un dato similar a la media nacional aunque, en porcentaje, algo inferior.

Según revela el organismo en el Observatorio de Emancipación, el nivel de ingresos de los hogares jóvenes de la comunidad y el sueldo de las personas jóvenes asalariadas han aumentado en el último año.

Sin embargo, esto no significa que haya mejora de poder adquisitivo. De hecho, según los datos ofrecidos por el CJE el 30,6% de la población joven menor de 30 años en Cantabria vivía en 2015 por debajo del umbral de la pobreza, si bien es cierto que la tasa de pobreza es inferior a la media nacional, que supera el 38%.

El 30,6% de la población joven menor de 30 años en Cantabria vivía en 2015 por debajo del umbral de la pobreza

En concreto, los colectivos más afectados por este riesgo de exclusión social son los hombres jóvenes, las personas de 16 a 24 años y las personas jóvenes desempleadas. Asimismo, en 2015, 6 de cada 10 personas en paro de menos de 30 años estaban en situación de pobreza.

Mercado laboral

Por otro lado, el Observatorio de Emancipación también señala que las personas jóvenes de Cantabria han experimentado un “recrudecimiento anual de las condiciones de acceso al mercado laboral y al mercado de la vivienda”.

Todo ello, según el CJE, ha repercutido negativamente en los “procesos de emancipación residencial” del segmento de población analizado, de ahí que en el segundo trimestre de 2016 tan solo el 16,4% de los jóvenes menores de 30 años estaba emancipado. Es la tercera tasa más baja del país, y representa un descenso anual del 16,73% en cifras absolutas.

Asimismo, y en lo que al mercado laboral se refiere, poco más de la mitad de la población joven de Cantabria está trabajando. Durante el último año, de hecho, el desempleo ha subido, situándose la tasa de desempleo en el 32,7% entre las edades de 16 a 29 años. La cifra de parados es similar en porcentaje a la de empleados, que se sitúa en el 34,1%.

“Con el nivel adquisitivo de una persona joven asalariada emprender la emancipación residencial no sería viable económicamente”

Tanto la “temporalidad laboral como la sobrecualificación en los empleos” han disminuido en el último año. Sin embargo y pese a haber experimentado un aumento anual, el nivel adquisitivo de las personas jóvenes asalariadas y de los hogares jóvenes de la comunidad es inferior a la media de comunidades.

Respecto a la vivienda, el alquiler ha encarecido sus precios en el último año, mientras que los precios de compraventa se han flexibilizado. Según el estudio, un hogar joven debería asumir un sobreesfuerzo económico ligeramente superior al recomendado, del 30% de todos sus ingresos, a la compra o alquiler de vivienda. En base a esto, el documento concluye que “con el nivel adquisitivo de una persona joven asalariada emprender la emancipación residencial no sería viable económicamente”.

Comentarios