domingo 12.07.2020
EMPLEO

Cantabria cuenta ya con 38.500 parados tras sumar 2.800 más en el primer trimestre

El incremento trimestral del desempleo según la EPA, el tercero más importante por comunidades, contrasta con la caída interanual del paro, que también es la tercera más acusada.

Críticas de los sindicatos mayoritarios mientras Revilla confía en los próximos meses.

Oficina de empleo
Oficina de empleo

El paro subió en el primer trimestre del año en Cantabria un 7,9%, al registrar 2.800 desempleados más que en el trimestre anterior, lo que eleva la cifra total de personas sin trabajo en la comunidad autónoma a 38.500 según la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, este incremento trimestral del paro, el tercero más importante por comunidades tras los de Baleares (20,3%) y La Rioja (19,9%), contrasta con la caída interanual del desempleo de un 25,6% (13.300 parados menos que en el primer trimestre de 2016), que también es la tercera más acusada tras las de Asturias (-28%) y Navarra (-27,8%).

En España, el paro subió en 17.200 personas en el primer trimestre del año, lo que supone un 0,4% más que en el trimestre anterior, hasta situarse el total de desempleados en 4.255.000 personas, si bien en términos interanuales se redujo un 11,1%, con 636.400 parados menos.

Cantabria cerró 2016 con un descenso interanual del paro del 26,71% y una tasa de paro del 12,8%. Sin embargo, en el primer trimestre de este año, la tasa de paro ha subido 1,2 puntos hasta situarse en el 14,07%, aunque es la quinta más baja por comunidades y casi cinco puntos inferior a la media estatal (18,7%).

El número de ocupados cántabros se situó en 235.100, 5.700 menos que al término del trimestre anterior

Entre enero y marzo de este año, el número de ocupados cántabros se situó en 235.100, lo que supone 5.700 menos que al término del trimestre anterior, un descenso del 2,3%, solo inferior al de Baleares (-4,2%) y dos puntos superior al medio (-0,3%), al perderse en España 69.800 puestos de trabajo, lo que sitúa la población ocupada en algo más de 18,4 millones. Sin embargo, en comparación con el mismo trimestre de 2016, el número de ocupados se incrementó en 13.000 personas en Cantabria, un 5,8%, el mayor repunte por comunidades, que en conjunto registraron un incremento del 2,2%, con 408.700 ocupados más.

Por su parte, la población activa en Cantabria retrocedió en 2.800 personas de enero a marzo, al contabilizar 273.600, un 1% menos que en el trimestre anterior, cuando la media bajó un 0,23%. También en términos interanuales cayó aunque mínimamente el número de activos (200 personas menos), lo que supone una bajada del 0,09%. La media se redujo un 0,56%.

De las 235.100 personas ocupadas en Cantabria, la mayoría, 125.100, eran hombres y las 110.000 restantes, mujeres. La tasa de actividad de los primeros es del 60,79% y la de las segundas del 50,8%, es decir, diez puntos inferior. La tasa de actividad media se situó en el 55,6%. Así, 18.800 de los 38.500 parados registrados en el primer trimestre eran mujeres, con una tasa de paro del 14,5%, mientras que los hombres en desempleo fueron 19.700, con una tasa de paro del 13,6%, casi un punto inferior a la de las mujeres.

Críticas de los sindicatos mayoritarios

La secretaria de Empleo de CCOO de Cantabria, Laura Lombilla, ha lamentado que el primer trimestre del año haya comenzado de forma "negativa" para el empleo con 2.800 desempleados más en la comunidad, según la EPA, lo que indica que en la comunidad "no existen indicios" de recuperación económica ni laboral. En un comunicado, Lombilla ha valorado el descenso del paro en términos interanuales pero considera que a Cantabria todavía le queda un "largo camino por recorrer" para consolidar un mercado de trabajo de calidad que no esté caracterizado por la temporalidad de los contratos ni por la precariedad del empleo, tal y como ocurre desde hace años. En este primer trimestre ha sido "muy destacada" la pérdida de empleo en la industria, con 2.800 ocupados menos, ha subrayado Lombilla, para quien se trata de un sector "prioritario" para la estabilidad de la economía y que ésta no se rija por la estacionalidad, además de ofrece valor añadido a la comunidad.

Por su parte, el secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, ha denunciado este jueves que las estadísticas de la EPA del primer trimestre de este año confirman que Cantabria "no sólo pierde cantidad de empleo sino también calidad" porque, una vez más, se registra menos empleo indefinido y a jornada completa en beneficio de la parcial. "Ya es significativo que en un trimestre en el que Cantabria pierde 5.700 empleos, 1.600 de ellos indefinidos, se contabilicen 1.600 más a jornada parcial y 7.300 menos a jornada completa, lo que ratifica esa tendencia a la baja en cantidad y en calidad", ha apostillado Ibáñez. El responsable autonómico de Empleo de UGT ha advertido que "este déficit de empleo en cantidad y en calidad" tiene consecuencias sociales y demográficas muy negativas, por lo que no se extraño "que uno de cada cuatro cántabros esté en situación de pobreza y exclusión social" o que, como en su opinión confirma la EPA, Cantabria haya perdido casi un 3% de su población de entre 25 y 44 años en el último año (-4.700 personas) porque "no pueden trabajar en la región".

Revilla confía en los próximos meses

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha valorado como "muy buena" la evolución interanual del paro que refleja la EPA publicada este jueves, con un descenso del 25,6% con respecto al primer trimestre de 2016, el tercero mayor de España, y 13.300 parados menos que hace un año, y ha afirmado que los próximos meses serán "muy positivos" para el empleo. También ha destacado que la comunidad tiene en este momento una tasa de paro del 14,07%, 4,6 puntos menos que la media de España, cifrada en el 18,7%, por lo que ha considerado que es "una buena situación para seguir avanzando". En este sentido, ha augurado que los próximos meses serán "muy positivos" para el empleo en Cantabria, impulsados por la temporada turística, el Año Jubilar Lebaniego y la recuperación de la inversión productiva prevista en los presupuestos autonómicos.