jueves 22.08.2019
ADMINISTRACIÓN

Cantabria recupera la Gala de la Caza 13 años después y el Gobierno autonómico niega que sea “un caladero en el que pescar votos”

Cantabria recupera 13 años después la Gala de la Caza, que celebrará la VIII edición el próximo sábado, 6 de abril, en un hotel de Mogro con la participación prevista de unas 600 personas. Organizada por las federaciones cántabra y española de caza en colaboración con el Gobierno autonómico, la cita rendirá homenaje a personalidades vinculadas a esta actividad, caso del que fuera alcalde "emblemático" y "ejemplar" del Valle de Villaverde durante 21 años, Pedro Mari Llaguno, cazador que murió en 2018. La cita, concebida como "una reunión de amigos", arrancará a las 11:00 horas con la asamblea general de la Federación Cántabra de Caza y seguirá con un taller de elaboración de anchoa artesana, tras lo cual se inaugurará la gala en sí, en la que actuarán los Hermanos Cosío y se concederán galardones a campeones autonómicos y estatales. El evento, que incluye varios sorteos y que contará con la intervención del presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha sido presentada hoy martes en rueda de prensa por el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria (PRC), el presidente de la Federación Cántabra de Caza, Ignacio Valle, y el presidente de la Federación Española de Caza, Ángel López Maraver.

El consejero dice que será una celebración "sin ningún tipo de complejos y sin necesidad de justificarse ante nadie"

Acompañados por el director general de Medio Natural, Antonio Lucio, todos han coincidido en rechazar que, con motivo de la proximidad de las elecciones, la caza se convierta en un "caladero en el que pescar, que no cazar, votos". Así lo ha expresado Oria, que se ha mostrado convencido de que este día dedicado a la caza será "el primero de una nueva etapa de continuidad" en una celebración "sin ningún tipo de complejos y sin necesidad de justificarse ante nadie, alejada de cualquier manipulación" por parte de quienes han "creído encontrar en las justas reivindicaciones de los cazadores" el citado caladero. "Vivimos unos tiempos en los que la caza está siendo demonizada por sectores de la sociedad que, desde posicionamientos viscerales y claramente ideológicos, la acusan de ser incompatible con la conservación de la naturaleza", ha señalado el consejero, para quien frente a ese posicionamiento "aparecen otros en el extremo contrario que dicen defender la caza pero desde unos planteamientos, igualmente ideológicos, más propios de hace décadas, pretendiendo una regresión a tiempos pasados, que nunca fueron mejores".

cazaLucio, Oria, Valle y López Maraver, este martes en la sede del Gobierno

Tras destacar que la caza es una actividad ancestral, Oria ha defendido su adaptación al siglo XXI, en el que desempeña un papel importante en la gestión de las poblaciones de determinadas especies, en la generación de recursos económicos en el medio rural y en el mantenimiento de un tejido social y una relación con la naturaleza "perfectamente compatible con su conservación". En este sentido, Oria ha puesto como ejemplo la existencia de espacios naturales protegidos, caso del Parque Natural Saja Besaya, en el que se sigue cazando sin que sus valores ambientales sufran "ningún menoscabo". El consejero cree que son necesarias normativas "adecuadas", gestión por parte de la Administración y "responsabilidad y compromiso" por parte de los cazadores y de las asociaciones que los representan, para que la actividad cinegética sea, además de ocio, una herramienta de gestión de poblaciones. En este sentido, el presidente de la Federación Española de Caza ha puesto la caza que se practica en Cantabria como "modelo de gestión", que constituye además un reclamo turístico que contribuye a avanzar en un modelo de desarrollo sostenible. El presidente de la Federación Cántabra de Caza ha defendido en este sentido la gestión realizada en la comunidad autónoma, donde "el problema –ha señalado– es que no hay problemas". Valle también ha aprovechado su intervención para reivindicar un colectivo "apolítico", es decir que "deje la política a un lado" y se desvincule de todos los partidos, ya que en esta actividad "conviven" militantes y simpatizantes de diferentes siglas y corrientes que tienen en la caza su "única pasión".

Comentarios