sábado 07.12.2019
CANTABRIA

La cara más amarga de la telecabina de Cabárceno

El PP diseñó un proyecto que resultaría deficitario para el Gobierno de Cantabria, que deberá pagar al menos 2,8 millones de euros anuales durante 25 años a la empresa adjudicataria.

Las estimaciones señalan que el parque necesita incrementar un 30% sus visitas para resultar rentable.

El expresidente del Gobierno, Ignacio Diego, autoridades y representantes de ACCSA observan la marcha de los trabajos de la telecabina de Cabárceno
El expresidente del Gobierno, Ignacio Diego, autoridades y representantes de ACCSA observan la marcha de los trabajos de la telecabina de Cabárceno

La inauguración este jueves 1 de septiembre de la telecabina del Parque de la Naturaleza de Cabárceno ha sido un festival de sonrisas y agradecimientos en medio de la palpable expectación que se notaba en el ambiente. Pero ese contexto no ha impedido que saliera a relucir la cara menos amable de la instalación, aquella que tiene que ver con el proyecto que en su día elaboró el Gobierno de Cantabria liderado por el ‘popular’ Ignacio Diego y que ha tenido, como consecuencia más directa para el visitante, un incremento de la entrada.

Así lo ha reconocido el consejero de Industria, Innovación, Turismo y Comercio, Francisco Martín, durante la inauguración y hasta en tres ocasiones. Una de ellas, la reservada exclusivamente a los medios, ha sido la más sincera y, posiblemente, la más dura. Martín, que ha recordado que la empresa Transportes Alternativos de Cabárceno S.A. (Accsa) tiene una concesión para la explotación de la infraestructura por 25 años, ha criticado que el acuerdo del PP obliga al Gobierno a pagar a dicha empresa siete euros por visitante.

“Cantur debe garantizar 400.000 visitantes” al año, lo que significa que si por algún casual un año no se llega a esa cifra, el Gobierno deberá pagar igual un mínimo de 2,8 millones de euros

Con todo, lo más llamativo es que ese mismo acuerdo auspiciado por Diego contempla que “Cantur debe garantizar 400.000 visitantes” al año, lo que significa que si por algún casual un año no se llega a esa cifra, el Gobierno deberá pagar igual un mínimo de 2,8 millones de euros. Los grandes números apuntan a unos ingresos básicos para Accsa de 70 millones de euros, cifra que terminará siendo mucho mayor dado que Cabárceno tiene aproximadamente medio millón de visitantes al año.

“Tenemos que pagar siempre al menos eso”, ha criticado Martín, quien ha reconocido que “no puedo confiar en el éxito económico” de esta nueva instalación y que “no estoy conforme con esta política de devengo” impulsada por el PP.

Y es que Cantur, desde este jueves, es un poco más caro. Concretamente, la entrada de adulto ha subido de 25 a 30 euros. Dicho aumento trata de compensar el coste de la telecabina para el Gobierno, y se aplica a todos los visitantes independientemente de que utilicen la instalación.

De este modo, los dos euros de desfase entre los siete que tiene que pagar el Gobierno y los cinco que obtiene del incremento del precio, unido al alto número de visitantes, se convierte en la herramienta del Ejecutivo para tratar de afrontar el coste. “Si no, habríamos entrado en quiebra”, ha reconocido el consejero.

Sin predicciones

Martín ha desvelado que “nos damos un año” para analizar el rendimiento de la telecabina, o más bien cómo afectará el incremento del precio a la afluencia de visitantes

El contrato que ofreció el PP, y que según Martín la actual concesionaria se encontró ya redactado, tampoco preveía cómo podía funcionar la telecabina. El actual bipartito PRC-PSOE no tiene claro “cómo funcionará” el incremento en el precio. Dicho de otro modo, no hay seguridad de que el mayor coste pueda terminar evitando que la instalación sea deficitaria para el Gobierno.

En este sentido, Martín ha desvelado que “nos damos un año” para analizar el rendimiento de la telecabina, o más bien cómo afectará el incremento del precio a la afluencia de visitantes. En realidad, el mayor o menor uso de la telecabina “es inocuo” para el Gobierno, que no obtiene beneficios por ella, salvo el que pueda generar la expectación por subir y poder ver el Parque de la Naturaleza a vista de pájaro.

Las declaraciones del consejero a los medios se produjeron minutos después de que, durante su discurso inaugural, dejara claro que la telecabina debe lograr el éxito en tres ámbitos: el técnico, el turístico y el económico. Y mientras en los dos primeros Martín se ha mostrado seguro de que se lograría, en el último “no estoy tan seguro”, pues “el coste está desacoplado”.

Un cálculo rápido apunta a que el parque necesita generar “un 30% más de visitantes” para que el Gobierno y Cantur no entren en déficit con el pago de al menos 2,8 millones de euros anuales a la empresa concesionaria. De hecho, el propio consejero ha confesado que “el éxito es que Cantur no se arruine” con el contrato diseñado por el PP.

El parque necesita generar “un 30% más de visitantes” para que el Gobierno y Cantur no entren en déficit

Con todo, Martín ha valorado esta nueva telecabina como un “punto de arranque de una nueva estrategia” turística que atraiga a más visitantes. En dicha estrategia nueva se incluye un “sistema de autobuses que desde este jueves recorre el parque”, lo que permitirá un transporte "más sostenible y que ofrece más facilidades para visitar el parque”.

Asimismo, ha tratado de sacar algún aspecto positivo al retraso de ocho meses que se ha producido en la apertura, motivado fundamentalmente por problemas administrativos (la telecabina lleva funcionando varios días en modo de pruebas). En este sentido, ha asegurado que “no había estrategia”, y ha opinado que permitirá ampliar la temporada turística de julio y agosto al menos hasta septiembre. “En agosto, con lleno todos los días, no habría aumentado el número de visitantes”, ha afirmado.

Algo de otros

Durante la presentación sin duda la ausencia más destacada ha sido la del presidente regional, Miguel Ángel Revilla. Durante otra inauguración, esta de un polideportivo en Requejada, el jefe del Ejecutivo cántabro ha reconocido que no ha ido porque "no me gusta inaugurar cosas que son de otros", en referencia al proyecto impulsado por Diego y el PP, que a su juicio "se tiene que poner la medalla" de esta instalación.

Momentos antes, y en una entrevista en COPE, Revilla ha reconocido que “a mí no me gusta cargarse un parque que tenía su encanto con esas columnas allí, pero bueno igual resulta que es interesante y tiene atracción”.

En este sentido, el líder regionalista también ha recordado que fue uno de los más críticos con la creación del propio Parque de la Naturaleza, si bien ha reconocido que es "una genialidad" que hay que agradecer al entonces presidente, Juan Hormaechea, a pesar de que "se hizo saltándose muchas normas y jamás apareció un euro en los presupuestos".

Revilla ha reconocido que “a mí no me gusta cargarse un parque que tenía su encanto con esas columnas allí, pero bueno igual resulta que es interesante y tiene atracción”

Satisfacción

Reacción opuesta ha tenido el PP, que ha manifestado su satisfacción por la puesta en marcha de la telecabina. "Después de los múltiples retrasos y de los obstáculos interpuestos por los actuales responsables del Ejecutivo (PRC-PSOE) a la puesta en funcionamiento de la telecabina de Cabárceno, nos satisface saber que por fin los cántabros y los visitantes de la región podrán disfrutar de una nueva visión del Parque", ha señalado en un comunicado Santiago Recio, portavoz de Turismo del PP cántabro.

El dirigente 'popular' ha lamentado que su partido "no haya sido invitado" a la puesta en marcha de esta infraestructura pese a haberla promovido, si bien varios miembros destacados del partido han estado presentes en la inauguración.

Asimismo, ha expresado su "sorpresa" por el "cambio de postura" respecto a la telecabina por parte del consejero de Industria y Turismo, Francisco Martín.

El PP ha señalado que la nueva telecabina generará un "importante impacto socioeconómico" en la zona

"Celebramos que el consejero rectifique la opinión negativa que tanto él como el presidente Miguel Ángel Revilla venían manifestando sobre esta obra, cuando ahora reconoce que la telecabina será un nuevo atractivo para el parque que servirá de revulsivo para la temporada baja", ha indicado Recio.

El parlamentario del PP ha señalado que la nueva telecabina generará un "importante impacto socioeconómico" en la zona y ha resaltado "su efecto sobre la creación de nuevos puestos de trabajo, la inversión realizada en esta infraestructura por la empresa concesionaria y el hecho de que a los cántabros no nos haya costado ni un euro".

Esto último, a tenor de la subida en el precio de la entrada y de que el Gobierno deberá pagar a la empresa más de 2,8 millones de euros todos los años, no parece ajustarse a la realidad.

Comentarios