martes 16.07.2019
TRIBUNALES

Collin Richards, el asesino de Celia Barquín, condenado a cadena perpetua

Celia Barquín
Celia Barquín

Collin Richards, el asesino de la golfista cántabra Celia Barquín, se ha declarado culpable de los hechos sucedidos el 18 de septiembre de 2018 –el cadáver de Barquín fue encontrado en los campos de golf de Coldwater Links, en Amed (Estado de Iowa), donde estudiaba Ingienería Civil–, según ha manifestado la fiscal Jessica Reynolds del Condado de Story (Iowa), y ha sido condenado a cadena perpetua. Richards, de 22 años de edad, se había declarado inocente en primera instancia, pero finalmente se ha confesado culpable en una audiencia previa al juicio final, que se celebrará el próximo mes de septiembre. Richards ha sido condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional tras admitir que fue él quien asesinó a la golfista cántabra. "Mi corazón está con la familia de Celia hoy con la esperanza de que este resultado les brinde cierto nivel de confort. Este crimen trágico es algo que nos ha conmovido y entristecido a todos", ha manifestado la fiscal Reynolds en un comunicado. Nacida en Torrelavega, Barquín, de 22 años, estaba considerada una de las mayores promesas del mundo del golf y era la vigente campeona de Europa tras ganar el Campeonato Individual femenino 2018. Barquín murió apuñalada en el campo Coldwater Golf Links, según detalló la Policía de Ames, que reveló que el cuerpo de la joven cántabra presentaba "heridas de arma blanca en el torso, la cabeza y el cuello" cuando fue hallado por los agentes.

Había dicho horas antes a un conocido que tenía el "impulso de violar y matar a una mujer"

Las pruebas apuntan a que el joven tenía intención de matar, ya que había dicho horas antes a un conocido que tenía el "impulso de violar y matar a una mujer", aunque la fiscal Reynolds, cree que el ataque a Barquín fue "un acto de violencia al azar" porque no se conocían. Y es que ella era una joven promesa del golf que estudiaba Ingeniería Civil en la Universidad Estatal de Iowa y él un chico sin hogar que residía en una tienda de campaña en un asentamiento temporal cerca al campo de golf en el que apareció el cuerpo de Barquín. El cuerpo, según informó la Policía de Ames, presentaba "heridas de arma blanca en el torso, la cabeza y el cuello" cuando fue hallado por los agentes en el campo Coldwater Golf Links, a donde se trasladaron después de que unos jugadores encontraran una bolsa de golf sin que hubiera nadie cerca. Tras llegar al lugar, los agentes rastrearon la zona y "a cierta distancia" encontraron el cuerpo de Barquín. Posteriormente, utilizaron perros policía para rastrear el aroma de la joven cántabra, que condujeron a la Policía hasta el asentamiento donde se alojaba Richards. Allí le localizaron, con "rasguños en su rostro" y "una profunda laceración en la mano izquierda" que trataba de ocultar, así como con "ropa con presencia de sangre" dentro de una mochila. Las autoridades policiales también encontraron un cuchillo, con el presuntamente el acusado habría agredido a Barquín, y que había entregado a otras dos personas después de utilizarlo en el crimen.

La golfista, que estudiaba en la Universidad Estatal de Iowa, comenzó a despuntar pronto al proclamarse subcampeona de España Benjamín en 2006 y campeona de España Infantil en 2010, e ingresó en la Escuela Nacional de Golf Blume en la promoción 2012/13, avalada previamente por sus dos primeros triunfos internacionales en el Grand Prix de Chiberta en 2011 y 2012, victoria que volvió a repetir en 2013. Barquín contribuyó a ganar las medallas de bronce y plata en los Campeonatos de Europa Absolutos Femeninos por Equipos en 2015 y 2016, antesala de su gran éxito individual, concretado el 28 de julio de 2018, cuando se proclamó campeona de Europa individual. En el campo eslovaco de Penati Golf Club, la cántabra se impuso a todas sus rivales, consiguiendo un título que habían conseguido anteriormente Carlota Ciganda (2004 y 208), Belén Mozo (2006), Luna Sobrón (2014) y María Parra (2015).

Comentarios