domingo 25.08.2019
SANIDAD

El Defensor del Paciente censura la “dictadura sanitaria” del Gobierno en el traslado de Oftalmología

Los afectados aseguran que era una “decisión ya tomada”, y ha criticado que el Gobierno haya hecho caso omiso a las peticiones de pacientes y profesionales.

Los afectados por el traslado de Oftalmología a Liencres, durante una de las concentraciones
Los afectados por el traslado de Oftalmología a Liencres, durante una de las concentraciones

El Defensor del Paciente ha censurado la "dictadura sanitaria" de Cantabria con el traslado del Servicio de Oftalmología al Hospital de Liencres a partir de este martes, 19 de abril, mientras el colectivo de afectados se ha pronunciado en una línea similar, asegurando que el cambio de ubicación era una decisión "ya tomada".

En un comunicado, la presidenta del Defensor del Paciente, Carmen Flores, ha denunciado que la autoridad sanitaria cántabra ha "ejecutado" con su "decisión salomónica" los derechos de los pacientes a ser atendidos en el hospital "más cercano y de referencia", y no ha tenido en cuenta las peticiones, concentraciones y protestas "desde todos los ámbitos sociales" que pedían que el Servicio de Oftalmología se mantuviera en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

En su opinión, el Gobierno regional "ha irrumpido en los derechos de los pacientes como un elefante en una cacharrería", y ha advertido que será "responsable" de los "perjuicios" que sufran los pacientes.

El Gobierno regional "ha irrumpido en los derechos de los pacientes como un elefante en una cacharrería", denuncia el Defensor del Paciente

Por su parte, en el mismo comunicado, el portavoz de los afectados por el traslado de Oftalmología, Carlos Valcuende, ha lamentado que, tras más de 11.000 firmas, doce concentraciones y muchas reuniones, el objetivo no se ha conseguido y Oftalmología empezará sus nuevas consultas en el Hospital de Liencres el próximo martes.

"Estamos tristes e indignados por no haber sido capaces de derribar el muro que nos construyeron delante, fabricado a base de ladrillos de incomprensión, insensibilidad, hipocresía, intereses, falsedades, etcétera, pero a la vez satisfechos porque hemos ejercido nuestro derecho a manifestar nuestra opinión de una manera intachable", ha señalado.

"Era una decisión ya tomada y han hecho caso omiso a las peticiones y argumentaciones tanto de pacientes como de profesionales de este Servicio", ha resumido Valcuende, que ha agradecido el apoyo recibido y ha insistido en que dejar Oftalmología en Valdecilla era "cuestión de voluntad".

Comentarios