viernes 15.11.2019
SUCESOS

Detenido un hombre de 28 años por propinar en Gijón un botellazo a un cántabro de 19 y herirlo en la cara

Calle Marqués de San Esteban de Gijón
Calle Marqués de San Esteban de Gijón

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un gijonés de 28 años de edad como presunto autor de un delito de lesiones graves por propinar un botellazo a un joven cántabro de 19 años y causarle una herida en el rostro de unos 15 centímetros que precisó puntos de sutura.

El agredido recibió 17 puntos para la sutura de las heridas, desde la sien hasta la mandíbula derecha

Según ha informado hoy martes la Policía, los hechos sucedieron el pasado 9 de agosto sobre las 07:30 horas en la calle Marqués de San Esteban de Gijón, lugar al que acudieron los agentes de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Gijón porque un joven había sido agredido en la cabeza con una botella de cerveza y sangraba profusamente. A su llegada los policías observaron que el herido tenía un corte en la cara y estaba siendo asistido por un médico que se hallaba desayunando en un local cercano y había acudido para prestar la primera asistencia médica. De inmediato se personó una UVI móvil que trasladó a la víctima al Hospital de Cabueñes. El agredido recibió 17 puntos para la sutura de las heridas, desde la sien hasta la mandíbula derecha y fue dado de alta hospitalaria esa misma mañana.

La investigación de esta agresión ha sido realizada por agentes de la Policía Judicial que recabaron declaraciones de testigos, de los amigos de la víctima y videograbaciones recogidas por cámaras de tráfico y de establecimientos ubicados en la calle en la que se produjo este violento suceso. Con todo el material recabado la Policía pudo averiguar que había existido una discusión previa entre dos grupos de jóvenes, tres chicos de Cantabria y dos gijoneses que se habían intercambiado insultos. En un momento de la disputa, uno de los jóvenes cántabros propinó un cabezazo en la cara a un gijonés, lo que desencadenó que en ese instante, el acompañante del agredido cogiera la botella de cerveza que estaba bebiendo y le golpeara en la cabeza con ella, en represalia por lo sucedido. Tras el botellazo, ambos gijoneses huyen a pie mientras la víctima cae al suelo y sus amigos solicitan ayuda a los viandantes.

En el transcurso de la investigación fue fundamental el testimonio de un taxista para la identificación del autor, un joven de 28 años y de su acompañante de 25 años, que resultó ser hermano del anterior. Una vez identificados ambos, días después de haberse cometido los hechos, no había sido posible la detención del autor que había abandonado la ciudad durante unos días en un viaje programado anteriormente. De vuelta en Gijón y consciente del interés policial, en la mañana de ayer lunes se personó en dependencias policiales en compañía de su letrado, siendo detenido como presunto autor de un delito grave de lesiones. El arrestado pasó a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Gijón que decretó su libertad con cargos y sin fianza.

Comentarios