lunes 21.10.2019
MEDIO AMBIENTE

Un ejemplo de economía verde que genera “empleo de calidad asociado a la calidad del Medio Ambiente”

Gobierno y FNYH valoran positivamente lo conseguido en el proyecto LIFE+ en la cuenca del Miera, que llega a su ecuador y ha logrado eliminar varias especies invasoras y la reforestación de 56 hectáreas.

La isla de Santa Marina es una de las zonas en las que se está eliminando plantas invasoras como la chilca
La isla de Santa Marina es una de las zonas en las que se está eliminando plantas invasoras como la chilca

El proyecto LIFE+ en toda la cuenca del río Miera ha llegado a su ecuador. Es por eso que dos de los implicados en la mejora de la conservación de la biodiversidad de esta zona, el Gobierno de Cantabria y la Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) han valorado positivamente lo conseguido hasta ahora.

Con la previsión de que finalice en diciembre de 2017, cuenta con un presupuesto total de 1,65 millones de euros, la mitad de los cuales (825.000 euros) son aportados por la Unión Europea, y casi 500.000 por la Consejería de Medio Ambiente del Ejecutivo regional. Los lugares de actuación son la Montaña Oriental, los Montes de Valnera, Río Miera y Dunas del Puntal y Estuario del Miera, y las actuaciones realizadas hasta ahora han permitido generar 25 puestos de trabajo.

De hecho, el empleo ha sido uno de los “aspectos fundamentales” que ha destacado la vicepresidenta del Gobierno y consejera de Medio Ambiente, Eva Díaz Tezanos, quien ha afirmado que este proyecto “fortalece las posibilidades de empleo”, no solo al llevar a cabo las actuaciones, sino en los “efectos posteriores”.

Para Díaz Tezanos, el proyecto LIFE+ en Miera genera “empleo de calidad asociado a la calidad del Medio Ambiente”, lo que no deja de ser un “ejemplo de economía verde” y un “escenario de nuevas oportunidades”.

Tanto Díaz Tezanos como Sánchez han recordado que los objetivos que se persiguen son mejorar el estado de conservación y superficie de ciertos hábitats seleccionados por su escasez e importancia ecológica

Resultados conseguidos

Díaz Tezanos, junto con el presidente de FNYH, Carlos Sánchez, ha hecho repaso de algunos de los resultados conseguidos en esta primera parte del proyecto. Se han plantado más de 20.000 árboles autóctonos en 56 hectáreas de bosques en la Montaña Oriental y en los Montes Valnera, principalmente abedul, haya, roble albar o fresno; se han limpiado residuos en 14 kilómetros en la ribera del río, entre Solares y Rubalcaba; se han eliminado plantas invasoras, como la chilca o el plumero en casi 5 hectáreas en la Ría de Cubas, en 6 más en la Isla de Santa Marina, además de otras especies en más de 28 ha del Puntal de Somo.

También se ha realizado la identificación de tres poblaciones de un helecho, del que se han contabilizado casi 700 ejemplares y que se está produciendo en el vivero de El Pendo para su posterior plantación; se han analizado los niveles demográficos de las once poblaciones de los insectos 'ciervo volante' y las seis de 'caballito del diablo' y se han identificado áreas susceptibles de convertirse en reservas entomológicas dedicadas a ambas especies.

También se han iniciado acciones para la recuperación del hábitat de la nutria (con charcas temporales en la cuenca alta del Miera o la restricción del acceso de ganado al río Pontones) y se han redactado los proyectos preliminares de permeabilización para la migración del salmón de las presas de Arral y Rubalcaba, sobre el río Miera a su paso por Liérganes.

Tanto Díaz Tezanos como Sánchez han recordado que los objetivos que se persiguen son mejorar el estado de conservación y superficie de ciertos hábitats seleccionados por su escasez e importancia ecológica (turberas, bosques riparios y sistemas dunares), de otros representativos en los espacios de la Red Natura 2000, la mejora del conocimiento de la situación demográfica y del hábitat utilizado por especies animales y vegetales de importancia ecológica, pedagógica y socioeconómica, y la toma de conciencia sobre la cuenca hidrográfica como unidad de gestión de la biodiversidad.

En este sentido, Sánchez ha destacado que la conservación del medio ambiente “es una labor de todos”, y ha explicado que “de poco serviría centrarnos solo en espacios públicos”, pues se eliminarían las especies invasoras de determinados sitios, “pero volverían”. Es por ello que ha destacado la colaboración de propietarios particulares con los que se ha llegado a acuerdos para poder realizar los trabajos de conservación de forma integral.

El acto, celebrado a bordo de un barco en el embarcadero de Los Reginas, y previo a una excursión a bordo para comprobar el balance alcanzado, ha contado también con la asistencia de la Rosa Inés García, directora de la empresa pública MARE, tercer socio del proyecto; los alcaldes de Marina de Cudeyo o Liérganes, Severiano Ballesteros y Santiago Rego, respectivamente, y otras autoridades regionales y locales y representantes de entidades conservacionistas.

La vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, y el presidente de FNYH, Carlos Sánchez

Otros resultados

De los resultados intermedios alcanzados también destaca, en el ámbito de la conservación y restauración de hábitats y especies, la protección frente a incendios de 59 hectáreas de bosques de montaña en regeneración, en el LIC (Lugar de Interés Comunitario) Montaña Oriental, gracias a la gestión silvopastoral y a la realización de más de 6.000 metros de cortafuegos.

En el capítulo de gestión y custodia del territorio se han firmado nueve acuerdos con propietarios privados en 36 hectáreas de los LIC Montaña Oriental, Río Miera y Dunas del Puntal y Estuario, y se ha adquirido una finca de invierno de apoyo al proyecto en Liérganes y tres más en San Roque de Riomiera, para la conectividad de la nutria en la cuenca alta del río.

Dentro del apartado de estudios e investigación también destaca la redacción de los proyectos de restauración forestal y de turberas en la Montaña Oriental y Valnera, o la caracterización del tremedal en Bernallán para su futura restauración.

Paralelamente, se han celebrado acciones de divulgación, como la I Semana LIFE Miera, al tiempo que se ha participado y colaborado con otros proyectos en España, o 600 escolares de trece centros de primaria de la zona han tomado parte del proyecto educativo 'Un viaje por el Río Miera'.

Destaca también la participación, de más de 200 personas, en actividades de sensibilización ambiental en la playa de Somo en verano, y otras tantas en jornadas de voluntariado e itinerarios programados a espacios incluidos en el proyecto.

Cerca de 350 han sido los asistentes a las nueve charlas impartidas en el Fluviarium de Liérganes y los cinco talleres a cargo de mujeres pasiegas sobre temas de interés general que aborda el proyecto. Al tiempo, se ha editado material divulgativo y se han colocado carteles informativos en los espacios de la red natura 2000 donde se desarrolla el proyecto.

Comentarios