miércoles 23.10.2019
TRIBUNALES

El expresidente del Racing Ángel Lavín ‘Harry’, condenado a tres años y medio de cárcel

Ángel Lavín ‘Harry’
Ángel Lavín ‘Harry’

El expresidente del Racing Ángel Lavín Harry ha sido condenado por el juzgado de lo Penal número 1 de Santander a tres años y medio de cárcel y a una indemnización de 216.400 euros por  administración desleal durante su etapa al frente del club verdiblanco.

‘Harry’ fue juzgado por cuatro hechos concretos, entre ellos asignarse un sueldo de 72.000 euros anuales en 2012

Harry fue juzgado por cuatro hechos concretos: por asignarse un sueldo de 72.000 euros anuales en 2012; por el contrato a José Ignacio Urquijo como director técnico deportivo; por el contrato de arrendamiento de servicios con la empresa Blu Sistemas y Proyectos pese a que estaba en disolución y sin actividad los tres años precedentes, y por la renovación del alquiler de varios apartamentos en la urbanización Albatros por cinco años e importe anual de 36.000 euros, “de forma innecesaria, a precio muy superior a los del mercado en esa zona” y a pesar del informe desfavorable de los administradores concursales, según se señaló en los escritos de acusación de las partes.

El juicio contra Harry quedó visto para sentencia el pasado 21 de marzo, después de que todas las partes, incluida la Fiscalía, elevaran a definitivas sus conclusiones y no introdujeran modificaciones. Así, el Ministerio Fiscal mantuvo su acusación contra Harry por un presunto delito continuado de administración desleal y ratificó la pena que solicitaba en su escrito de acusación: tres años de prisión y una indemnización de 216.400 euros para el Racing. Tampoco introdujeron modificaciones, y elevaron sus conclusiones a definitivas, el resto de partes. En el juicio ejercían la acusación particular la Asociación de Exjugadores del Racing y la Asociación Unificada de Pequeños Accionistas (AUPA), que solicitó tres años y medio de prisión y la misma indemnización.

RECURSO

Tras conocerse la sentencia, Lavín ha anunciado que la recurrirá al considerarla "sorprendente y absolutamente injusta" la sentencia, con la que se muestra "totalmente en desacuerdo" y que considera fruto de un juicio "irregular", tanto en el fondo como en la forma, que le ha dejado en una "absoluta indefensión", por lo que advierte que va a recurrir "a todos los tribunales que sean necesarios, incluido el Tribunal Constitucional si fuera necesario".

En un comunicado, Lavín denuncia "la cantidad de irregularidades que he podido observar y he sufrido durante la celebración del juicio". Alega en primer lugar la "indefensión" que, a su entender, le produjo la inadmisión de "ciertos testigos importantes para una correcta resolución de la sentencia", como el representante legal de la empresa Blue Sistemas y Proyectos, o el entonces director general del Racing, que según dice fue quien firmó y dio el visto bueno a todas las facturas de la citada empresa.

Añade que durante todo el juicio tuvo "un sentimiento de indefensión por la forma en que la jueza permitió mi interrogatorio por parte del Ministerio Fiscal y las acusaciones particulares, pero a las continuas protestas de mi abogado". Interrogatorio "plagado de valoraciones más que de preguntas", se queja, a la vez que sostiene que a su abogado no se le permitió interrogar en las mismas condiciones que a las demás partes. Además, en su opinión la jueza "valoró de forma inadecuada mis respuestas cuando respondía a las del Ministerio Fiscal y acusaciones, y ello en voz alta durante la celebración de la vista", agrega.

Asimismo, señala que durante el juicio, la propia jueza "observó allí mismo que faltaban folios en el procedimiento, que estaban mal numerados, y que unos documentos estaban incompletos", motivo por el que su abogado solicitó, sin éxito, la nulidad del juicio. También se queja de que el juicio ha durado más de siete años, habiendo sido su declaración hace más de seis años, y no se han tenido en cuenta la atenuante de dilaciones indebidas en el procedimiento. Por último, señala que le causó "extrañeza" que el fiscal "estuviera sentado a la derecha de la jueza, formando parte del tribunal y por lo tanto en una situación de privilegio y ventaja frente a mi abogado, tanto a la hora de interrogar como de las conclusiones finales", añade.

Comentarios