jueves 14.11.2019
JUSTICIA

El fiscal pide cuatro años de cárcel para Jaime Botín por querer sacar un Picasso de España

l banquero Jaime Botín (centro) llega al Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid, donde comienza el juicio contra él, que está acusado de un delito de contrabando de bienes culturales por haber intentado sacar de España el cuadro de Picasso 'Cabeza de mujer joven'.
l banquero Jaime Botín (centro) llega al Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid, donde comienza el juicio contra él, que está acusado de un delito de contrabando de bienes culturales por haber intentado sacar de España el cuadro de Picasso 'Cabeza de mujer joven'.

La Fiscalía ha mantenido este jueves su petición de cuatro años de prisión y multa de 100 millones de euros para el expresidente de Bankinter Jaime Botín por querer sacar de España un cuadro de Pablo Picasso, valorado en 26 millones de euros, sin la autorización necesaria del Gobierno español y venderlo en Reino Unido.

Así lo ha dicho el fiscal en la última sesión del juicio, que se ha celebrado a lo largo de esta semana en el Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid, en el que ha elevado a definitivas su escrito de acusaciones. El representante del Ministerio Público ha asegurado que, pese a que el acusado ha intentado hacer ver lo contrario, el cuadro 'Cabeza de mujer joven' ha estado en territorio español y a finales de 2012 se intentó sacar para venderlo en una subasta en Londres.

En este sentido, el fiscal ha apuntado que en diciembre de ese año se encontraba en las oficinas de la empresa de subastas Christie's de Madrid para fotografiarlo y recoger la información relevante para elaborar un catálogo, así como que el chófer del propio acusado reconoció en su declaración como testigo que recogió la obra de arte en la casa de Botín en Pozuelo de Alarcón.

Asimismo, para apuntarla su acusación, el Ministerio Público ha defendido que Botín provocó que el cuadro sea de dominio público español al trasladarlo en 2015 a Francia --donde fue incautado--, pues el artículo 29 de la Ley Orgánica del Patrimonio Histórico Español establece que así ocurre con aquellos "bienes muebles" que pertenezcan al Patrimonio español que sean "exportados sin la autorización" de la Administración competente.

Ante cualquier duda, el fiscal ha indicado que es "indiscutible" que este cuadro pertenezca al inventario patrimonial por la "conexión" con España ya que el pintor es de nacionalidad española, se pintó en la localidad catalana de Gosol --de donde adquiere el nombre la etapa a la que se adscribe el cuadro-- y que se ve influenciado por la plástica del arte ibérico.

Comentarios