viernes 13.12.2019
ANIMALES

La Fundación Oso Pardo pide al Gobierno que capture al oso herido en Liébana para evaluar sus lesiones

Se ha esclarecido que este oso no es el mismo que hirieron en Palencia en el mes de noviembre durante una montería.

El animal herido tiene un año de edad
El animal herido tiene un año de edad

La Fundación Oso Pardo ha instado al Gobierno de Cantabria a que capture al osezno herido en Liébana para evaluar su rehabilitación y evitar que deambule por entornos humanizados.

Según la FOP, el animal, de un año de edad, vaga solo por la zona, a pesar de que aún debería ir acompañado de su madre, y debido a su juventud y las capacidades "mermadas" por la herida sufrida en una pata delantera, le están llevando a buscar comidas en áreas habitadas.

Por eso, la entidad pide desarrollar un operativo para intentar capturar el osezno, para conocer las causas, evaluar sus lesiones y sus posibilidades de curación y rehabilitación.

El animal tendría las capacidades "mermadas" por la herida sufrida en una pata delantera

La Fundación detalla en un comunicado, difundido este sábadao, que las observaciones realizadas por el equipo de la FOP y agentes del medio natural y la medición de las huellas (anchura de pie entre 76 y 78 cm) "parecen indicar" que se trata de un osezno de un año de edad.

También reflejan que el animal tendría "dificultades" para caminar y para apoyar la pata delantera izquierda por causas desconocidas. "Mediante observación a distancia no se ha podido conocer el alcance de la lesión ni la posible afección futura a la funcionalidad de la extremidad, explica al respecto la agrupación defensora de la conservación de esta especie.

Explica al respecto que los osos de un año de edad se encuentran "siempre" acompañados de su madre, y en este caso "tiene que haber alguna razón que explique su ausencia". "Un abandono en esta época del año es poco probable, por lo que parece más factible que algo le haya sucedido a la osa", razonan desde la FOP. Precisamente, la captura del osezno y la evaluación de su lesión y su posible origen "ayudarían a despejar las dudas" sobre el destino de la madre.

La Dirección General de Medio Natural de Cantabria ha colocado una carroña para suministrar antibióticos por vía oral al osezno. Esta forma de medicación, según la FOP, puede tener "alguna utilidad" para prevenir infecciones, pero es "menos eficaz" que suministrar los antibióticos por vía parenteral ya que no es posible controlar las dosis ni saber si se alcanza una concentración inhibitoria mínima.

En todo caso, ante la probabilidad de que el osezno haya sufrido una fractura, luxación o desgarro, o bien tenga clavado un cuerpo extraño, los antibióticos, aunque ayuden a prevenir infecciones y a cicatrizar heridas, "no podrán curarle la pata". Por ello, la FOP considera "necesaria" la captura, para "evaluar la lesión y sus causas y analizar las posibilidades de curación y rehabilitación".

"Ha pasado más de un mes desde las primeras noticias sobre este ejemplar, por lo que es previsible que la lesión haya evolucionado espontáneamente haciendo difícil el tratamiento, pero esto no puede evaluarse de forma adecuada si no se captura al animal", insisten desde la entidad.

PRESENCIA EN ENTORNOS HUMANOS

Por su dificultad para alimentarse, en las últimas semanas el osezno frecuenta entornos urbanos donde busca alimento fácil, como manzanas estropeadas ya caídas en el suelo, tal y como ha comprobado un equipo de la FOP, mediante la detección de huellas y excrementos. Además, ha sido avistado por varios conductores frecuentando las proximidades de una carretera, con el consiguiente riesgo de accidentes.

El osezno ha sido avistado por varios conductores frecuentando las proximidades de una carretera, con el consiguiente riesgo de accidentes

Igualmente, se ha producido un incidente con perros de mayor tamaño que el oso. "En las zonas humanizadas existen importantes riegos para la vida del animal, que se trata de una especie protegida y catalogada como 'en peligro de extinción'", recuerdan desde la FOP.

Por otra parte, su presencia "continuada" en entornos muy humanizados, pueblos y carreteras, puede conducir a un proceso de "habituación, especialmente grave al tratarse de un ejemplar con dificultades que busca alimento y refugio de fácil acceso".

RECOMENDACIÓN DE ACTUACIÓN

Por todos estos motivos, la FOP insta al Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación de Cantabria a que desarrolle un operativo de captura del osezno herido para evaluar su lesión y sus posibilidades de recuperación. "Aún asumiendo que la captura y sedación puedan suponer algún riesgo para el ejemplar, las circunstancias de este caso así lo aconsejan", aseguran desde la FOP.

En la administración cántabra y en otras de la Cordillera, así como en el Parque de Cabárceno, hay "buenos veterinarios, técnicos y guardas con amplia experiencia en el seguimiento y tratamiento de osos, que ya han intervenido con éxito en otras situaciones similares", subrayan.

"A pesar del seguimiento que se pueda realizar sobre el terreno o el suministro de medicación en carroñas, la realidad es que se trata de un oso muy joven y con sus posibilidades de supervivencia muy disminuidas por una lesión de tipo desconocido y por la ausencia de su madre", concluyen desde la FOP.

Por su parte, se ha esclarecido que este oso herido en Liébana no es el mismo que hirieron en Casavegas (Palencia) en el mes de noviembre durante una montería, según han confirmado los análisis del pelo y la sangre recogidos en ambos lugares y que ha analizado el Servicio Veterinario de Genética Molecular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona.