miércoles 27.05.2020
EDUCACIÓN

“Aunque legislen sobre nuestra Educación, jamás lo harán sobre nuestras mentes”

Cientos de estudiantes de Cantabria toman las calles para protestar contra las reválidas de ESO y Bachillerato en una jornada de huelga que ha tenido un seguimiento del 90% en algunos centros educativos.

El consejero, Ramón Ruiz, ha reiterado su rechazo a la LOMCE.

Miles de jóvenes han salido a la calle para mostrar su rechazo a las reválidas y la LOMCE
Miles de jóvenes han salido a la calle para mostrar su rechazo a las reválidas y la LOMCE

La masiva huelga de estudiantes contra las pruebas de la LOMCE conocidas como ‘reválidas’ se puede considerar un éxito. Aulas vacías y jóvenes en las calles manifestándose por sus derechos y en contra de lo que consideran una “prueba clasista” ha sido la tónica habitual en muchas ciudades de España, incluidas las dos principales de Cantabria, Santander y Torrelavega. Y los porcentajes ofrecidos por los diferentes implicados demuestran el alto seguimiento de esta convocatoria.

A primera hora de la mañana del miércoles el Colectivo de Estudiantes (Colest) cifraba el seguimiento de la huelga en un 85%. Unas horas más tarde, la Consejería de Educación de Cantabria estimaba que un 71% de los alumnos convocados ha secundado la huelga. Un 14% de diferencia que no suele verse en esta confrontación de datos en otro tipo de manifestaciones, y que en cualquier caso sitúa el seguimiento, como mínimo, en las tres cuartas partes del alumnado de Cantabria (unos 15.000 estudiantes).

A las 12:00 la calle Calvo Sotelo era tomada por varios centenares de alumnos que, al grito de “No nos representan” y con pancartas en contra de las reválidas de ESO y Bachillerato, se han manifestado durante cerca de una hora para, según la declaración que han leído, luchar “por una educación pública que ofrezca herramientas para formarnos y no alienarnos”.

“Aunque legislen sobre nuestra educación, jamás lo harán sobre nuestras mentes”, ha sido la conclusión de ese texto entre gritos de protesta y puños en alto de los casi 400 jóvenes que se han manifestado  delante de la Delegación del Gobierno contra unas pruebas que “excluyen y eliminan a los jóvenes” de un futuro laboral que no sea precario.

Colest ha cifrado el seguimiento de la huelga en un 85%; el Gobierno, en un 71%, algo que para FAPA es un "rotundo éxito"

Asimismo, los estudiantes han criticado el “contenido difuso” de estas pruebas, de las que asegura que “se desconoce el formato”, lo que a su juicio es “evidencia de un Gobierno incompetente”.

Datos del Gobierno

El sentimiento que podía verse en la calle se distancia de los datos ofrecidos por la Consejería, que ha cifrado el porcentaje de alumnos ausentes de centros públicos en ESO en el 62%; en Bachillerato, del 81%; en ciclos medios del 85%; y en ciclos superiores del 70%.

Además, la Consejería ha señalado que en los centros que han enviado los datos de participación no hay ningún docente que haya secundado la huelga.

Estos datos, sin embargo, contrastan con los del Colectivo de Estudiantes. Según la organización estudiantil casi 9 de cada 10 estudiantes de los convocados ha secundado la huelga, habiéndose paralizado por completo la actividad escolar. También hacen una valoración positiva de las concentraciones de Santander (400 personas) y Torrelavega (200).

En muchos institutos y cursos el seguimiento ha sido del 100%, y el primer ciclo de la ESO (convocado por la FAPA al no poder hacer huelga los estudiantes) el seguimiento ha sido de entre un 50 y 60%.  

La portavoz de enseñanzas medias, Julia Gutiérrez, considera que se ha vuelto a demostrar que “la comunidad educativa y la sociedad estamos en contra de la LOMCE”  y exigen que “se paralice y derogue de inmediato como ya a aprobado el Congreso en dos ocasiones”. Finalmente a recalcado de nuevo que “no intenten engañar a nadie, el pacto con Ciudadanos para dejarlas sin efecto es maquillaje”.

Finalmente  advierten al Gobierno que en caso de imponer las reválidas “tendrán que imponerlas por lo militar porque ni un estudiante las realizará”, refiriéndose así a las reválidas de 4º de la ESO que este año no se tendrán en cuenta académicamente. 

Unos 300 estudiantes se han manifestado contra las reválidas de la LOMCE

En la zona Oriental de la región casi el 80% del alumnado ha faltado a clase en la jornada de hoy según la asociación estudiantil. En cuanto al resto de Cantabria, el seguimiento es "ligeramente menor y dispar", en especial en el ámbito rural, ha señalado.

Por ciclos, los cursos donde más se está secundando el paro corresponden a Bachiller y 4º de ESO, con un seguimiento de entorno al 90%; en tercero de ESO el del 80%; y en FP del 70%.

En todo caso, según Julia Gutiérrez, huelga ha sido "de las más mayoritarias que han existido en la región en el ámbito educativo".

FAPA

Ruiz ha insistido en que las reválidas fueron aprobadas por un Gobierno en funciones y sin respaldo del Parlamento, "ni apenas consulta a las comunidades autónomas"

La valoración de los estudiantes ha sido similar a la que ha hecho unas horas después la Federación de Padres de Alumnos de Cantabria (FAPA), que ha calificado como un "rotundo éxito" el seguimiento de la jornada de huelga contra las reválidas.

En un comunicado, FAPA Cantabria se ha remitido a los datos proporcionados por la Consejería de Educación que reflejan un seguimiento de la huelga superior al 71% del alumnado, porcentaje que, según la Federación, "se ha superado ampliamente en la mayoría de centros de secundaria".

FAPA ha indicado que los datos correspondientes a otras comunidades autónomas son "similares", por lo que espera que esta movilización "haga reflexionar a quien corresponde para poner fin a esta absurda medida que sólo perjudica a la educación de nuestros hijos".

Reacciones

Pero aparte de los datos o de lo que se ha vivido en la calle este miércoles, la jornada de huelga también ha dejado algunas valoraciones políticas. Una de ellas, la del titular de Educación en Cantabria, Ramón Ruiz, que ha reiterado su rechazo a la LOMCE y a las reválidas, cuyo decreto ha sido recurrido al Tribunal Supremo al igual que el pasado curso hizo con la evaluación de 6º de Primaria.

Ruiz ha insistido en que las reválidas fueron aprobadas por un Gobierno en funciones y sin respaldo del Parlamento, "ni apenas consulta a las comunidades autónomas". En un comunicado, el consejero ha defendido que las reválidas "revelan desconfianza hacia la evaluación continua de nuestro profesorado, tienen un tufo clasista y condenan a un sector del alumnado a no lograr el título si suspende la reválida, aunque la evaluación haya sido positiva en los cuatro años de la ESO y los dos años del Bachillerato".

El consejero ha lamentado también "la incertidumbre" que se ha creado en los centros y en las familias por este motivo, dado que la orden que regula cómo serán las pruebas no se han publicado, y ha pedido al Gobierno que atienda la demanda de la comunidad educativa y suspenda la aplicación del Real Decreto que regula las evaluaciones finales, estableciendo una moratoria para la permanencia del actual sistema de acceso a la universidad.

Unos 300 estudiantes se han manifestado contra las reválidas de la LOMCE

Diferente ha sido el punto de vista de Nuevas Generaciones del PP, que ha expresado su rechazo la huelga educativa convocada contra las reválidas, y no a las pruebas en sí mismas. En un comunicado, NNGG ha opinado que se trata de una convocatoria "totalmente politizada que, como en otras ocasiones, está siendo utilizada para dar una imagen distorsionada de las reformas educativas".

La vicesecretaria de Educación de Nuevas Generaciones de Cantabria, Cristina Arienza, ha subrayado que se trata de una "evaluación, que no de reválida", y que la finalidad de estas evaluaciones es que el alumno con un 5 de nota pueda obtener el título de Bachiller y acceso a la universidad.

Nuevas Generaciones también ha afirmado que la reforma, además de ser "muy similar" a la actual Prueba de Acceso a la Universidad, "incluye la revisión de las familias de los resultados y mantiene un procedimiento similar a la gran mayoría de países de nuestro entorno", por lo que desde la organización juvenil están convencidos de que las evaluaciones "no sólo no obstaculizarán la trayectoria educativa del alumnado, sino que la mejorarán".

Por ello, NNGG ha animado a los convocantes a "analizar objetivamente y a fondo" la nueva evaluación, y a que dejen de lado las movilizaciones "sólo cuando las medidas proceden de un mismo sector". "Se les echó en falta por ejemplo cuando el Gobierno de Cantabria implantó un nuevo calendario escolar, con prisas y sin orden, y por supuesto, sin contar con el consenso de la comunidad educativa", ha observado el colectivo.

Comentarios