lunes 06.07.2020
SANTANDER

La naturaleza se abre paso en plena capital

La Red de Huertos Sostenibles de Santander cuenta, tras algo más de cinco años, con 152 usuarios.

La Red de Huertos Sostenibles permite fomentar valores sociales e individuales, sumando esfuerzos y generando nuevos espacios de encuentro
La Red de Huertos Sostenibles permite fomentar valores sociales e individuales, sumando esfuerzos y generando nuevos espacios de encuentro

Santander ha implantado pequeños oasis verdes en plena capital. Espacios reservados a que los vecinos más mayores puedan reconectar con el medio natural, de una manera sostenible, y siendo asesorados por expertos.

Chantal Lamillar es la coordinadora del Centro Educativo Ambiental Los Viveros. “Cada semana recibimos al menos una solicitud nueva de vecinos que quieren hacerse con un espacio propio. Hemos visto como la demanda ha ido creciendo a medida que pasa el tiempo”, asegura.

Los Huertos Urbanos Sostenibles puestos en marcha por el ayuntamiento se dividen en cuatro zonas. El Alisal, la calle Duque Ahumada, Altamira y la última incorporación de parcelas en Concepción Arenal. “En estos momentos contamos con un total de 152 usuarios dentro de la red”.

Se trata de vecinos jubilados que, con entrega, dedican su tiempo libre al cultivo de diferentes hortalizas, como tomates, lechugas o pimientos. “Después de llevar a cabo la inscripción en el Ayuntamiento, reciben un curso de agricultura ecológica, en el que se les forma sobre las ventajas de utilizar productos naturales en lugar de fitosanitarios. De esta manera ayudamos a combatir las plagas más típicas de las huertas”.

Se trata de vecinos jubilados que, con entrega, dedican su tiempo libre al cultivo de diferentes hortalizas

Allí, reciben la información necesaria para saber cómo fortalecer las plantas, utilizando lo que ellos denominan “pudings” naturales para la tierra como el de ortigas o el de cola de caballo. “También se les da consejos sobre la distribución de la huerta para evitar posibles daños, en todo momento están muy asesorados”.

La utilidad de estos Huertos Urbanos Sostenibles va más allá. “No es sólo una actividad física, que te permite salir de casa y desplazarte, también ayuda al desarrollo mental de los usuarios. “Tener algo en lo que pensar es importante para que se mantengan activos y es positivo por ejemplo para la memoria”, matiza.

Además, estas parcelas se han convertido en un espacio de reunión para los usuarios. “Está demostrado que este tipo de actividades tienen también resultados positivos a nivel terapéutico, ya que levantan el ánimo. Los usuarios que participan en esta Red se relacionan entre ellos, creando vínculos que les permite sentirse acompañados y alejarse de la soledad. Disfrutan del aire libre en compañía de otros que se encuentran en situaciones muy similares a las suyas”.

Cada semana nuevos colegios y asociaciones se acercan para conocer la actividad que se lleva a cabo en estos huertos. “Siempre buscamos enseñarles a través de los sentidos, que puedan tocar, oler e incluso probar. Con cada visita intentamos hacer algún tipo de plantación para que puedan llevarse algo a casa y saboreen un producto natural y ecológico”.

Ha conseguido dar un nuevo significado a espacios que se encontraban en desuso, y que permite fomentar valores sociales e individuales

Muchas son las asociaciones que colaboran llevando a cabo diferentes actividades en esta Red, como es el caso de AMICA, Padre Menin, Proyecto Hombre o la Asociación Síndrome de Down entre otras. Allí disfrutan de la naturaleza al aire libre, experimentado en primera persona todo lo que ofrece la tierra.

Otro de los espacios que forma parte de esta red es el Huerto Sostenible que está situado dentro del Centro de Acogida “Princesa Letizia”, que cuenta con 11 parcelas con las que se busca combatir la exclusión social, el respeto al medio ambiente y la formación de cara a conseguir un empleo.

La Red de Huertos Sostenibles ha conseguido dar un nuevo significado a espacios que se encontraban en desuso, y que permite fomentar valores sociales e individuales, sumando esfuerzos y generando nuevos espacios de encuentro.

De cara al futuro, Chantal espera que esta actividad continúe creciendo y abriéndose a un mayor número de usuarios. “Cada vez hay más gente joven que muestra interés por hacerse con un espacio. En medio de esta crisis muchos han perdido su trabajo, y ven estos huertos como una forma de ahorrar y apostar por productos naturales. Además, en situaciones así es muy importante mantenerse ocupado y activo”.

Comentarios