lunes 09.12.2019
Educación

“Nuestro bajo nivel en inglés es el resultado de la mala enseñanza de colegios e institutos”

Preguntamos a tres alumnos universitarios sobre los motivos que nos han llevado a estos malos resultados del conocimiento de inglés en Cantabria

El bajo nivel de inglés de los alumnos cántabros se debe a la mala educación en institutos y colegios
El bajo nivel de inglés de los alumnos cántabros se debe a la mala educación en institutos y colegios

El IV Informe de Cambridge University Press España, publicado el pasado mes, cuestionaba a personas de diferentes comunidades autónomas acerca de cuál creían que era su nivel de inglés. Cantabria y Extremadura presentaban los peores resultados con solo un 10% de población que considerase tener un alto conocimiento del idioma de Shakespeare. Madrid (37%) y Cataluña (27%) ocupaban los puestos más altos. Ante esta situación, eldiariocantabria.es ha decidido preguntar a tres alumnos universitarios acerca del inglés.

Álvaro Sáenz, estudiante de último año en el Grado de Periodismo y Redes Sociales, Noelia Abascal, alumna de 4º curso en el Grado de Administración y Gestión de Empresas y Andrea Saez, también en ese curso, hablan con nosotros acerca de si consideran el inglés importante y por qué creen que existe esa creencia de mal nivel en nuestra región.

Cabe destacar que todos ellos estudian en Cesine, la universidad afincada en Santander pero cuyos títulos los otorga la London University, y, por tanto, se valora especialmente el inglés.

Noelia Abascal, alumna de 4º curso en el Grado de Administración y Gestión de Empresas, considera que el inglés es un “complemento esencial independientemente de los estudios que tengas”. La joven remata con la situación actual: “Con la globalización, que todas las empresas están intercomunicadas, es muy importante poder comunicarte con otras personas que están en la otra parte del mundo. Para aspirar a un buen puesto creo que es bastante importante”, dice.

Andrea Sáez, estudiante de último año en el Grado de Administración y Gestión de Empresas, ratifica la idea de su compañera de universidad: el inglés es muy importante y más de cara a comunicarse con personas extranjeras “El inglés es válido para todo, además es el idioma con el que te puedes defender en cualquier parte del mundo”. Pero para Andrea el inglés no solo es importante de cara al trabajo, también en otras áreas de la vida: “Es de suma importancia porque se utiliza para cualquier cosa, no solo para trabajo, para uno mismo, para poder viajar, para ver películas...”, comenta.

Por su parte, Álvaro Sáenz, a punto de graduarse en Periodismo y Redes Sociales, está de acuerdo con sus compañeras en referencia a la importancia del inglés. Apostilla que una de las razones por las que cree que el nivel ya no solo cántabro, sino nacional, del inglés indica que el nivel impartido en la educación pública es muy deficiente. “Ha habido mala enseñanza en los colegios e institutos durante tantos años”, afirma.

“Ha habido mala enseñanza en los colegios e institutos durante tantos años”, afirma.

Noelia también está de acuerdo en el mal nivel de base que hasta hace poco se impartía en la enseñanza. “El profesor, al menos en mi caso, las clases de inglés eran en español, los ejercicios eran en inglés pero las explicaciones eran en castellano. Si hubiesen sido desde el principio todo en inglés, creo que el nivel actual sería muy diferente”.

Los tres, Álvaro, Andrea y Noelia, en la actualidad reciben clases particulares en diferentes centros, para reforzar el idioma y perfeccionarlo. Pero la estudiante de Marketing y Publicidad, Noelia, destaca algunos de los motivos por los que otros compañeros no cubren las deficiencias con el idioma: “Algunos alumnos compaginan estudios con trabajo, y hay falta de tiempo”, afirma. Pero también cree que hay una barrera económica: “Si quieres aprender inglés realmente, tienes que contratar a un profesor nativo y los precios son exagerados. Aunque sepamos que es muy importante, puede ser que no tengas el nivel económico para permitírtelo”.

“Si quieres aprender inglés realmente, tienes que contratar a un profesor nativo y los precios son exagerados"

En resumen, tres barreras para aprender inglés son: mala base, carencia de tiempo y costes económicos altos.

Por suerte, como señala Álvaro, el futuro periodista, se está poniendo remedio: “Ahora creo se está mejorando la base de inglés, España se ha puesto las ‘pilas’, el profesorado está mejor formado y se está enseñando de una forma mucho más adecuada de la que se nos enseñó a nuestra generación”, concluye.

De ahí que hayan surgido proyectos pioneros, como el “Diverbo-Pueblo Inglés”, una empresa que a través de una inmersión lingüística en un microcosmos de habla inglesa, enseña el idioma de la mejor forma posible: practicando.

La experiencia surgió hace 15 años, cuando en un pueblo de Soria, abandonado en los años sesenta, Diverbo reunió a 20 profesionales que tenían carencias en el inglés y querían mejorarlo, con otras 20 personas traídas desde el extranjero.

“Diverbo-Pueblo Inglés”, una empresa que a través de una inmersión lingüística en un microcosmos de habla inglesa, enseña el idioma de la mejor forma posible: practicando

Ahora, Diverbo tiene más de 1.100 programas residenciales, pero no solo para profesionales, también para niños, jóvenes, instituciones y empresas que quieren formar a sus empleados. De esta forma, Diverbo trabaja con diferentes metodologías aplicadas según las necesidades de cada perfil. Su éxito ha sido tal, que en la actualidad también enseñan chino, alemán, francés, y, por supuesto, español.

En la actualidad, su villa inglesa está en El Casón de la Pinilla, en Cerezo de Arriba (Segovia). Allí, en fines de semana, o cursos de cinco días, profesores nativos incentivan a sus alumnos, y a través de sesiones individuales de 50 minutos, se solucionan las posibles lagunas con el idioma y se mejora de forma drástica la gramática. Pero no todo es estudiar, el aprendizaje se realiza a través de actividades en grupo, momentos sociales como las comidas, y charlas con acentos diferentes para acostumbrar el oído.

Para los que no tienen tiempo para una inmersión total, Diverbo sacó en 2006 una alternativa: el “Executive Master” con clases de viernes tarde y sábados por la mañana, o en horarios de tardes tres días a la semana. En 2009 facilitó aún más las cosas con la versión On-line del Programa Máster en Inglés Profesional.

Facilidades para paliar las carencias idiomáticas y que en el próximo informe de la Cambridge University los cántabros obtengamos unos resultados.

Comentarios