sábado 07.12.2019
LIBERTADES

El Obispado de Santander no permite a La Fura dels Baus representar ‘Carmina Burana’ en Santo Toribio de Liébana

La Fura dels Baus
La Fura dels Baus

El Obispado de Santander ha denegado conceder permiso para que la compañía La Fura dels Baus represente el espectáculo Carmina Burana en el aparcamiento del Monasterio de Santo Toribio de Liébana con motivo de la clausura del Año Jubilar Lebaniego. Esta producción estaba programada en ese espacio para el próximo 14 de abril como “broche de oro” del Año Jubilar, pero, ante la negativa de la Diócesis santanderina, se trasladará al recinto de La Serna de Potes y su puesta en escena se hará por partida doble –los días 11 y 12 de mayo–, una vez concluido ya el evento religioso.

Así lo han dado a conocer este jueves los consejeros de Turismo y Cultura del Gobierno de Cantabria, Francisco Martín y Francisco Fernández Mañanes, en una rueda de prensa en la que a pesar de la “inconveniencia”, han expresado su respeto a la decisión del Obispado. Martín y Mañanes han indicado que la Sociedad Año Jubilar Lebaniego y la productora SERA, adjudicataria de la organización de las actividades del cierre del este evento, han realizado un intenso trabajo de negociación con La Fura para poder “cuadrar fechas” y que se pudiera mantener el espectáculo. Así, han detallado que se intentó que se representara los sábados 28 de abril o 5 de mayo, pero tanto los alcaldes lebaniegos como los hosteleros señalaron que al ser puente ya había mucha ocupación, por lo que entre todos se decidió que Carmina Burana se representara los días 11 y 12 de mayo. Y se hará esa doble función porque, según ha explicado Martín, el aparcamiento del Monasterio de Santo Toribio de Liébana –donde ya se celebró el espectáculo de Jean Michel Jarre por la apertura del Año Jubilar– tiene aforo para casi 4.000 personas y el recinto de La Serna en Potes no, así que se han programado dos sesiones con capacidad para unas 2.200 personas cada una.

“Ya estamos acostumbrados”, dice Carlus Padrissa, miembro fundador de La Fura dels Baus

En la rueda de prensa ha intervenido por videoconferencia el miembro fundador de La Fura dels Baus, Carlus Padrissa, que ha asegurado que en la compañía “ya estamos acostumbrados” a situaciones como la ocurrida con el Obispado de Santander y “no hay mal que por bien no venga”, porque ahora habrá dos funciones. “No quieres sopa, pues toma ahora dos tazas”, ha apostillado. Padrissa ha cuestionado la decisión de no permitir la representación de Carmina Burana en el aparcamiento del Monasterio porque, ha reivindicado, el espectáculo se ha llevado por “todo el mundo” y está basado en una colección de poemas de los siglos XII y XIII, que se han conservado en un único códice encontrado en 1803 por Johann Christoph von Aretin en la abadía de Benediktbeuern, en Baviera. El códice recoge un total de 300 poemas, escritos en su mayoría en latín, alemán y francés, en los que se ensalza el placer por vivir y el interés por los placeres terrenales, por el amor carnal y por el goce de la naturaleza, siempre con una mirada crítica y satírica hacia los estamentos sociales y eclesiásticos de la época. “Cuenta la vida de unos monjes que se dedicaban a orar y a ayunar y, cuando llega el Carnaval, deciden celebrar la fiesta”, ha resumido Padrissa, que ha insistido en defender la obra y ha opinado que la denegación del permiso por parte del Obispado es “por falta de información”. Y es que, ha reiterado, se trata de un espectáculo que, adaptado de la ópera Carmina Burana de Carl Orff compuesta entre 1935 y 1936 y que se basa en 24 poemas del códice original, “viene de una obra escrita en latín y en el seno de la propia Iglesia”.

Por su parte, el representante de la productora SERA, Lope García, ha señalado en la rueda de prensa que Carmina Burana es un espectáculo “ideal” para clausurar el Año Jubilar y ha considerado una “triste noticia” que el Obispado se haya opuesto a que se represente en el aparcamiento de Santo Toribio. Esa decisión, ha indicado, “nos ha hecho trabajar mucho”, pero ha considerado que “no hay mal que por bien no venga”, porque el espectáculo se pondrá en escena y por partida doble. A pesar de no ceder el Obispado el espacio, García ha mostrado su agradecimiento a la Iglesia “porque sin ella no se podría hacer el Carmina Burana no siquiera en Potes. Ella fue la que conservó desde el siglo XIII en una abadía de Baviera los documentos” en los que se basa el espectáculo que aborda el “amor carnal” del que, ha añadido, “somos fruto tanto yo como el señor que ha decidido esto”. En cualquier caso, ha expresado su “estupor” por el hecho de que el Obispado “dé la espalda a la cultura” y no permita llevar Carmina Burana a ese “espacio maravilloso” junto al Monasterio, pero ha enfatizado que tiene “esperanza” en que las autoridades eclesiásticas de Cantabria “corrijan su actitud o el Papa Francisco la haga corregir” porque esto es “censura”.

El obispo dice que su contenido “escandaliza a los creyentes”

El obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, ha explicado que la Diócesis de Santander no ha autorizado la representación del espectáculo Carmina Burana de La Fura dels Baus en el aparcamiento del Monasterio de Santo Toribio de Liébana porque su "contenido moral" es "contrario a los principios de la Iglesia". Sánchez Monge ha manifestado que una obra como esa "no se puede representar justo a la puerta de un Monasterio que contiene un reliquia tan preciosa como es el Lignum Crucis" y, además, el contenido del espectáculo "escandaliza a los creyentes y es una falta de respeto para la libertad de creencias".

Sánchez Monge ha indicado, en declaraciones a la cadena COPE recogidas por Europa Press, que el Obispado "no tiene a gala poner dificultades a nadie y menos al Gobierno" autonómico, pero ha considerado que la obra seleccionada para poner en escena en el aparcamiento del Monasterio de San Toribio "no se puede representar allí". "Ellos han hecho una selección de un obra que, por su contenido moral, es contraria a los principios de la Iglesia y eso no se puede representar justo a la puerta de un Monasterio que contiene un reliquia tan preciosa como es el Lignum Crucis", ha dicho. El obispo de Santander ha considerado que son los organizadores –el Gobierno, la Sociedad Año Jubilar Lebaniego y la productora– quienes "tienen que rectificar y buscar otro sitio". "Yo no me puedo oponer a que lo hagan en otros ámbitos y lugares", ha apostillado. "Ellos sabrán dónde lo hacen y cómo, porque no me compete a mí", ha añadido, y ha enfatizado que lo que es de su competencia es que "eso no se pueda representar allí porque, entre otras cosas, escandaliza a los creyentes y es una falta de respeto para la libertad de creencias".

Preguntado sobre los contactos que hubo entre el Gobierno autonómico y el Obispado de Santander antes de que se anunciara que Carmina Burana se representaría el 14 de abril en el aparcamiento del Monasterio, Sánchez Monge ha dicho que "la única cosa que ha habido previa es que habían mandado un correo electrónico sobre a quién había que pedir permiso" para hacer el espectáculo allí. "Luego cuando vimos qué obra era y cuál es el contenido que tiene pues ya no ha habido más, porque eso no se puede dialogar porque está claro que, al lado de un monasterio, no se puede representar", ha sentenciado el obispo para quien, decisiones como ésta "no son precisamente agradables pero hay que tomarlas". Tras no autorizar el Obispado a que ese espectáculo de la compañía La Fura dels Baus se ponga en escena en el aparcamiento del Monasterio, el Gobierno ha anunciado este jueves que se realizará en una gran carpa en el recinto de La Serna de Potes y habrá una doble función, los días 11 y 12 de mayo.