jueves 21.11.2019
SANTANDER

Las cuatro obras del MAS se perdieron en el fuego por estar desconectados los sistemas antiincendios

Los informes del expediente informativo señalan que la empresa contratada por el Ayuntamiento para el mantenimiento del museo apagó estos sistemas a petición de SIEC, adjudicataria de las obras de mejora de la accesibilidad, pero no aclaran los motivos del incendio ni el alcance del mismo si se hubieran mantenido las medidas.

El incendio del MAS se produjo cuando estaban desactivados los sistemas antiincendios
El incendio del MAS se produjo cuando estaban desactivados los sistemas antiincendios

Los sistemas antiincendios del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander (MAS) no funcionaron cuando se produjo el incendio el pasado 20 de noviembre porque habían sido desactivados por la empresa contratada por el Ayuntamiento para su mantenimiento a petición de la constructora SIEC, adjudicataria de las obras de mejora de la accesibilidad que se estaban desarrollando en el museo.

Así se recoge en los informes del expediente informativo abierto por el Consistorio para esclarecer las causas del incendio y en el que, por el momento, hay recogidos 27 documentos que suman más de 300 páginas pero ninguno de ellos aclara por qué se produjo el fuego. La concejala de Cultura, Miriam Díaz, ha dado cuenta este lunes en rueda de prensa de este expediente aún abierto tras informar de él a los grupos municipales en una comisión "urgente y extraordinaria" del área.

Una de las principales conclusiones que se extraen del expediente es que "los sistemas de seguridad contra el fuego no estaban activados". Así lo detalla la empresa encargada del mantenimiento de los mismos, Codelse, que realizó varias intervenciones en el edificio durante el transcurso de las obras, que comenzaron en marzo, tenían que concluir en noviembre y fueron adjudicadas por 585.000 euros.

Se desconocen aún las causas del fuego, así como cuál hubiese sido su alcance si las alarmas hubieran funcionado

El 20 de abril se acudió a la revisión periódica de los sistemas y, el mismo día por la tarde, operarios de Codelse regresaron "a petición de SIEC para comunicar que el sistema antirobo estaba fallando". En esta intervención, se apreciaron "cables cortados y detectores retirados por las obras" por lo que Codelse "anula las zonas afectadas y se deja el resto del sistema operativo".

En junio, Codelse fue requerida por SIEC "para la retirada de los elementos de las instalaciones antirrobo e incendios que afectaban a las obras". Se comprobó que la central del sistema estaba "totalmente desconectada y, por tanto, inoperativa en una intervención ajena a Codelse" y, ante el estado del sistema en el que "no quedaban detectores operativos en la zona de obras", la empresa SIEC indicó que "se dejasen también teclado y la central desconectados".

Tras esta explicación de Codelse, el Consistorio ha requerido información a la empresa constructora y, tras remitirle dos requerimientos, sigue aún sin contestar, pero Díaz confía que lo haga "esta tarde a más tardar". En cualquier caso, la concejala ha señalado que ni Codelse ni SIEC pusieron en conocimiento del Ayuntamiento y la arquitecta municipal que es directora de las obras la desactivación de los sistemas, que además desde junio hasta el 20 de noviembre que se produjo el incendio también "habían sido manipulados".

Y es que, a pesar de que Codelse los desconectó a petición de SIEC, "no se sabe si como contrata del Ayuntamiento o como subcontrata de la constructora, que puede ser", la madrugada en que se produjo el incendio se activó la alarma antirrobo y cuya señal saltó en la Policía.

Aunque se desconocen aún las causas del fuego, así como cuál hubiese sido su alcance si las alarmas hubieran funcionado, Díaz ha señalado que en aquel momento el edificio, a excepción del "bunker" en el que se guardaron 1.100 obras de arte y 2.450 piezas de las colecciones, "dependía de SIEC". Aun así, de haber funcionado el sistema, el guarda de seguridad que había en el bunker, con vigilancia las 24 horas del día, habría oído las alarmas.

Además, ante estas conclusiones preliminares del expediente, ha avanzado que se dará traslado a la justicia y a las compañías aseguradoras del MAS, así como a los servicios jurídicos del Ayuntamiento para que determinen las acciones a poner en marcha.

Algunas obras, por sus dimensiones y condiciones, se dejaron embaladas y colocadas en la planta primera, donde los bomberos localizan el foco del incendio

Cuestionada si esta constructora podrá seguir ejecutando los trabajos que tiene adjudicados en caso de determinarse su responsabilidad, la edil ha indicado que desconoce las condiciones de contratación pero ha esperado que, de darse caso, puede haber una rescisión del contrato.

SEGURIDAD, DAÑOS Y TRASLADOS

La concejala ha detallado otros aspectos del expediente como los relativos a la seguridad de las obras de arte, los daños causados por el incendio en algunas de ellas y el protocolo para su traslado tras el siniestro.

Díaz ha apuntado que, según el director del MAS, Salvador Carretero, que no ha asistido ni a la comisión ni a la rueda de prensa, las medidas de seguridad ante las obras consistieron en el acondicionamiento de un bunker en la planta cero, que quedó "exclusivamente bajo control del MAS" y en el que se depositaron las 1.100 obras de arte y 2.450 piezas de las colecciones.

Pero algunas obras, por sus dimensiones y condiciones, se dejaron embaladas y colocadas en la planta primera, donde los bomberos localizan el foco del incendio. Allí, tras acondicionarse como almacén aislado, estaban depositadas las obras "dañadas" y que son la pintura 'Paisaje' de Antonio Gomar, la escultura 'Vaca' de Pérez Ocaña, la pintura 'Altamira' de Ignacio Angulo y el óleo 'Pintura' de Joaquín Martínez Cano.

También han resultado dañadas tres esculturas de hierro situadas en el mismo espacio de la planta 1, dos de Daniel Gutiérrez Adán y una peana, pero no obra artística, de una escultura de José Luis Vicario.

En cuanto a la biblioteca y sus 28.000 volúmenes, "aún no se puede determinar las consecuencias finales del siniestro ya que aún se continúan realizando trabajos de rescate y valoración de los daños". Hasta el momento, una empresa especializada contratada ha valorado cerca del 40% del total, del que un 40% "se ha destruido por completo".

El edificio del MAS también ha resultado dañado y aún hay zonas a las que no se ha podido acceder

Sobre el protocolo de evacuación de las obras, el informe de Carretero señala que se decidió activar la "evacuación de urgencia" por si había daños estructurales o se filtraba agua. Tras activar el seguro, se contrató a una empresa especializa en transporte de arte y se decidió llevar las obras a una nave situada en el municipio, que cuenta con todas las condiciones de seguridad.

Díaz ha asegurado que "no deben darse detalles" de la ubicación por seguridad pero sí ha señalado que la nave no es de propiedad municipal y, por ello, se estudia un depósito "más estable en el tiempo, también en Santander, hasta que concluyan las obras en el museo que no se sabe cuánto durarán".

Y es que el edificio también ha resultado dañado y aún hay zonas a las que no se ha podido acceder. Se está trabajando para devolverle a su estado original y abrirlo "lo antes posible", aunque la estructura de forjados y vigas de la primera planta "se ha perdido" por el fuego que alcanzó hasta 700 grados. Y sobre las obras de mejora de la accesibilidad que ejecutaba SIEC, que actualmente están paradas, "solo pueden continuar tal y como estaban contratadas en la zona de la cubierta".

Tras hablar del expediente, Díaz ha detallado que el incendio dio como resultado la apertura de diligencias previas en el Juzgado de Instrucción número 5 en base al atestado policial, en las que el Ayuntamiento se personó y pudo acceder a la documentación el jueves, pero que han sido sobreseídas y archivadas por no apreciarse "ningún delito de daños", sin perjuicio de "otras acciones que puedan emprenderse".

También ha dicho que la comisión no se ha convocado hasta que no tener todos los informes y ha contrapuesto la "responsabilidad y prudencia" del equipo de Gobierno (PP) frente a las afirmaciones "sin ningún sustento" realizadas por la oposición, a quien ha reprochado "haber utilizado políticamente un suceso que ha afectado al patrimonio municipal".

"Solo les ha faltado acusar al equipo de gobierno de provocar el incendio y cuestionan la existencia de un inventario sin el que sería imposible tener una póliza de seguros", ha lamentado, y ha considerado que "solo van a la caza de titulares" en vez de preocuparse por el museo y sus bienes, valorados en "decenas de millones de euros".

CESE DE DÍAZ

Sobre el que no funcionasen los sistemas antiincendios, Casares ha manifestado que es un hecho "muy grave" sobre el que la edil "no ha dado ningún tipo de respuesta"

Tras conocerse estos datos, los grupos municipales de PSOE y PRC en el Ayuntamiento han pedido a la alcaldesa, Gema Igual, que cese "inmediatamente" a Díaz por su "incompetencia y dejación de funciones" en torno al incendio del MAS.

Los portavoces del PSOE y del PRC, Pedro Casares y José María Fuentes-Pila respectivamente, han coincidido en que la concejala "apenas ha dado respuestas" más allá de que "hubo un error en el control de los sistemas de seguridad". "Le hemos dado la oportunidad de explicarse, de que contase a los santanderinos qué ha pasado y un mes después apenas hemos tenido respuestas pero sí algunas certezas", ha dicho Casares.

Así, ha lamentado que en la comisión se ha "conocido" no sólo el "despropósito de todos estos días" sino también la "incompetencia" de la concejala de Cultura, cuya "dejación de funciones y su desprecio al patrimonio municipal", como es el MAS y sus fondos, valorado todo ello "en 120 millones de euros (33 la colección artística y 87 el edificio)".

El socialista ha lamentado que aún no se conozcan las causas del incendio pero mucho más que la propia responsable del área desconozca "el protocolo para trasladar obras de arte" y ha criticado como todos los ciudadanos han visto "atónitos" las imágenes en las se veía "cómo se trasladaba el patrimonio de los santanderinos sin ningún tipo de control".

Sobre el que no funcionasen los sistemas antiincendios, Casares ha manifestado que es un hecho "muy grave" sobre el que la edil "no ha dado ningún tipo de respuesta". "El descontrol que hemos visto, la falta de información, la opacidad, el querer trasladar la responsabilidad únicamente a las empresas y la ausencia en el ejercicio de sus funciones" por parte de Díaz lleva a los socialistas a sumarse a la petición de cese que ya hizo el PRC la pasada semana.

Fuentes-Pila ha pedido la destitución del director del MAS porque la gestión del museo es "un despropósito antes, durante y después"

Precisamente, Fuentes-Pila ha reiterado esta petición de cese de Miriam Díaz y también la destitución del director del MAS, Salvador Carretero, porque la gestión del museo es "un despropósito antes, durante y después" del incendio y las explicaciones dadas este lunes "no valen".

Para el regionalista, el "despropósito" comenzó antes de empezar las obras de mejora de la accesibilidad porque el "búnker no era un búnker real, el inventario de la obra bibliográfica era parcial y todas las medidas de control y normativas han sido un caos".

"Durante también, porque desde el traslado ha sido vergonzoso, un traslado que se tenía que haber hecho de forma protocolizada y homologada antes del suceso, al comienzo de las obras", ha considerado, al tiempo que también ha criticado lo sucedido después del siniestro porque, pasado un mes, ha asegurado que "tenemos la misma información prácticamente que al principio".

"Es vergonzoso a nuestro entender y todo esto nos lleva a exigir la destitución por parte de la alcaldesa tanto de la concejala como al director del MAS", ha reclamado.

Sobre la petición de los regionalistas de que se cese a Carretero, a quien han criticado por no asistir a la comisión, Casares ha manifestado que el PSOE quiere "situar las responsabilidades en el entorno de las responsabilidades políticas" y, ha añadido, "tiempo habrá de ver si hay otras posibles responsabilidades".

A estas peticiones se ha sumado el concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Santander, Miguel Saro, ha pedido que se depuren "todas las responsabilidades necesarias" tras el incendio, y ha apuntado directamente al director del museo, quien cree que debe dimitir por "su negligente actuación".

Saro ha indicado en un comunicado que la pérdida en el incendio de "28.000 libros, siete pinturas y una escultura" es "un grave perjuicio para la cultura de la ciudad" lo que, a su juicio, es "una desgraciada metáfora del trato que recibe el conocimiento y la difusión del mismo por parte del Gobierno local".

Por ello, cree necesario que el director del museo "sea apartado" por su "irresponsable" actuación durante todo el proceso y ha calificado de "pobre" el seguimiento de la ejecución de los trabajos, "lo que ha permitido que, por negligencia de la contratista o de la empresa encargada de los servicios de las alarmas municipales, no haya podido actuarse con suficiente urgencia para evitar la combustión de varias obras de arte y la mayoría de los fondos bibliográficos del museo".