martes 02.06.2020
CORONAVIRUS

Cinco personas han sido condenadas en Cantabria por incumplir el confinamiento del estado de alarma

Tribunal Superior de Justicia de Cantabria
Tribunal Superior de Justicia de Cantabria

Tres personas más ha sido condenadas en Santander por incumplir reiteradamente la orden de confinamiento que conlleva el estado de alarma decretado en toda España, y que elevan a cinco las condenas hasta ahora en Cantabria. Esta vez se trata de una mujer, ya requerida en otras ocasiones, que fue detenida en un supermercado cuando intentaba llevarse productos sin abonar, y dos hombre que igualmente tenían avisos previos al arresto. Al pasar a disposición judicial, reconocieron los hechos y se conformaron con la pena solicitada por el Fiscal: 60 días de prisión, sustituidos por 360 euros de multa, informa el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

En un comunicado indica que el Juzgado de Instrucción nº 3 de Santander, hasta este martes en funciones de guardia, condenó el pasado domingo a dos hombres y una mujer por incumplir reiteradamente la orden de confinamiento del Real Decreto por el que se ha declarado el estado de alarma en España. Tras ser detenidos y puestos a disposición judicial, los tres reconocieron los hechos como autores de un delito de desobediencia y se conformaron con la pena solicitada por el Ministerio Público, de sesenta días de prisión.

Estos acuerdos facilitaron que se redujera en un tercio las penas propuestas inicialmente, que eran de tres meses de cárcel en todos los casos. No obstante, según lo dispuesto en el Código Penal, estas penas deben ser sustituidas necesariamente, y lo han sido por multas de 120 días con una cuota diaria de tres euros, lo que supone el pago por parte de cada uno de los condenados de una sanción penal que asciende a 360 euros. Las sentencias son firmes, al ser el fruto de un acuerdo entre las partes, por lo que no pueden ser recurridas.

ROBO EN UN SUPERMERCADO

Una de las personas condenadas es una mujer que fue detenida el pasado sábado "al intentar llevarse sin abonar determinados productos de un supermercado". Según relata la sentencia, había sido requerida por la Policía Nacional en otras dos ocasiones anteriores, en las que se encontraba en la vía pública "sin motivo justificado", dándole la orden de volver a su domicilio y con la propuesta de sanción conforme a la Ley de Seguridad Ciudadana de Salud Pública y del Sistema Nacional de Protección Civil.

Finalmente, el sábado fue detenida y el domingo puesta a disposición judicial. Tras declarar, se celebró la comparecencia de Juicio Rápido, en la que reconoció los hechos y se conformó con la pena solicitada por el Fiscal. La sentencia considera que la mujer es autora de un delito de desobediencia, por el que la Fiscalía inicialmente interesaba tres meses de prisión, condena que se reduce en un tercio por la conformidad.

La pena fijada es de sesenta días de prisión que, según el artículo 71.2 del Código Penal, al ser inferior a tres meses debe ser sustituida necesariamente por multa, trabajos en beneficio de la comunidad o localización permanente. La condena se ha sustituido por una multa de 120 días con una cuota diaria de tres euros -360 euros-, propuesta del Ministerio Fiscal con la que la acusada ha mostrado su conformidad.

En los otros casos, los condenados también habían sido requeridos dos veces antes de producirse la detención. En ambos casos, los hombres fueron puestos a disposición judicial el domingo, reconocieron los hechos y asumieron una condena de sesenta días de prisión, que ha sido sustituida por una multa de 120 días a razón de tres euros cada día, esto es, 360 euros.

Comentarios