Jueves 18.10.2018
POLÍTICA

PP, PRC y PSOE votan no a que el interventor general sea designado por dos tercios del Parlamento y a limitar el tiempo del cargo

Pleno del Parlamento de Cantabria
Pleno del Parlamento de Cantabria

El Pleno del Parlamento de Cantabria ha rechazado este lunes, por el voto en contra de PRC, PSOE y PP, una iniciativa de Ciudadanos (Cs) transaccionada con Podemos para que el cargo de interventor general de la comunidad autónoma sea designado por mayoría de 2/3 de la Cámara legislativa y le rinda cuentas anualmente y se estudie la posibilidad de limitar la duración temporal del cargo para garantizar su independencia. Esta enmienda transaccional acordada entre Cs y Podemos a la proposición no de ley presentada por la formación naranja solo ha sido apoyada por el diputado del grupo mixto Juan Ramón Carrancio, pero no por los tres grandes partidos de la Cámara. Esto ha sido criticado por el portavoz parlamentario de Cs, Rubén Gómez –integrado en el grupo mixto–, que ha acusado a PRC, PSOE y PP, a los que ha denominado "la vieja política", de darse un "abrazo maravilloso" cuando se trata oponerse a medidas de control. Estos tres partidos han votado no pese a compartir, según han comentado sus portavoces en este punto, una parte de la iniciativa, que era la relativa a dotar a la Intervención General de los medios necesarios para efectuar su labor "con la máxima garantía para asegurar el "correcto funcionamiento" de este órgano de control del Gobierno regional. Sin embargo, han justificado su voto en contra en su desacuerdo con otros de los puntos de la enmienda transaccionada porque, a su juicio, ponían en cuestión la independencia y la profesionalidad de la Intervención, algo que le han reprochado tanto desde los grupos que sustentan al Gobierno, como el PSOE y PSOE, y también el primer partido de la oposición, el PP.

Para Cs "no resulta lógico" que un órgano de control del Gobierno deba depender precisamente del Ejecutivo

Gómez (Cs) ha aclarado que la iniciativa no pretende criticar la labor de la Intervención o acusar a este órgano de no ser independiente. En este sentido, ha precisado que lo que él sostiene es que el Gobierno de Cantabria ha "pretendido desactivar" este órgano al cesar al anterior interventor, Gabriel Pérez Penido, colocando a "alguien más de su cuerda", en alusión a su sustituto, Pedro Pérez Eslava. Para Cs "no resulta lógico" que un órgano de control del Gobierno deba depender precisamente del Ejecutivo y ser éste quien nombre a sus cargos puesto que, a su juicio, esto convierte este instrumento en un "juguete en manos del Gobierno" y es por ello por lo que ha defendido que el interventor sea designado por mayoría de dos tercios del Parlamento. Además, en la iniciativa se planteaba habilitar un mecanismo que permita obtener una mayor financiación a la Intervención General en los casos en que sea necesario. El PSOE presentó una enmienda a la proposición no de ley de Ciudadanos en la que se mantenía el punto en que reclamaba los medios necesarios para permitir que la Intervención pudiera realizar su labor, modificaba el punto relativo a la obtención de una mayor financiación para este órgano y proponía una redacción alternativa y suprimía los siguientes puntos. Así, el PSOE proponía en su enmienda habilitar en los Presupuestos Generales de Cantabria para 2019, la financiación necesaria para dotar a la Intervención General del personal y medios materiales que le permitan ejercer sus funciones de control interno y contabilidad del sector público autonómico. El PRC avisó de que solo apoyaría la iniciativa si se aceptaba por los proponentes la enmienda del PSOE, algo que no ha ocurrido, con lo que ha votado en contra.

La iniciativa ha quedado rechazada por 30 votos en contra (PP, PRC y PSOE) y cuatro a favor, que han sido los de Rubén Gómez (Cs), Carrancio, ex de la formación naranja y dos diputados de Podemos: Verónica Ordóñez y Alberto Bolado. En la sesión de este lunes, la formación morada ha tenido la baja del hasta ahora diputado José Ramón Blanco, que ha presentado hoy mismo la dimisión de su acta de parlamentario tras las denuncias internas de acoso de la portavoz del grupo parlamentario, Verónica Ordóñez; la secretaria general de Podemos Santander, Lydia Alegría, y la responsable de comunicación del partido. Tras la dimisión de Blanco, su escaño por el momento ha quedado vacante a la espera de que Podemos designe a su sustituto. En este Pleno, y tras anunciar la decisión del hasta ahora diputado, no se han debatido y han quedado aplazadas varias iniciativas que llevaba este lunes a esta sesión la formación morada. Además, en la iniciativa sobre la Intervención que Podemos ha transaccionado con Cs, no ha habido intervención por parte de la formación, ya que Ordóñez ha renunciado a ello.

Comentarios