Viernes 19.04.2019
TERRITORIO

La protesta contra la mina de zinc del Besaya llega hasta la junta de accionistas de Atalaya Mining PLC en Londres

Protesta de Ecologistas en Acción en la junta de accionistas de Atalaya Mining PLC, celebrada hoy miércoles en Londres
Protesta de Ecologistas en Acción en la junta de accionistas de Atalaya Mining PLC, celebrada hoy miércoles en Londres

De acuerdo con la estrategia de Ecologistas en Acción de acudir a las juntas de accionistas de las empresas mineras con proyectos pendientes en España “para influir en sus decisiones”, la organización ecologista ha acudido hoy miércoles a la junta de accionistas que la empresa Atalaya Mining PLC –que cotiza en el mercado de inversión alternativo del Reino Unido (AIM)– ha celebrado en Londres. Según ha anunciado en un comunicado Ecologistas en Acción, la organización ecologista ha acudido a la junta de accionistas, junto con las ONG inglesas London Mining Network y Gaia Foundation y la plataforma gallega Plataforma Touro O Pino No, para “prevenir a los accionistas de su responsabilidad” en tres proyectos pendientes en España y combatidos por Ecologistas en Acción: la mina de zinc del Besaya (Cantabria), la mina de cobre de Riotinto (Andalucía) y una mina a cielo abierto en Touro (Galicia).

Ecologistas en Acción ha destacado que ha informado a los accionistas de Atalaya Mining PLC “del riesgo que corren las pinturas rupestres de Altamira”, ya que la galería que la empresa pretende construir para el proyecto de investigación de la mina de zinc del Besaya, cerca de Santillana del Mar, “pasa justo por debajo de las cuevas” de Altamira. Y es que para la asociación ecologistas, “abrir una galería de cinco kilómetros en una zona densa de población, justo debajo de las cuevas de Altamira y con la posible intercepción de un acuífero, es del todo inviable”.

Además, Ecologistas en Acción ha denunciado el “estado crítico de las balsas de lodos tóxicos” de la mina de Riotinto y ha destacado la “fuerte oposición” a la mina a cielo abierto de Touro y la “falta de viabilidad de su reapertura”.