martes 23.07.2019
POLÍTICA

Revilla tercia en la polémica sobre la carta de su “amigo” López Obrador a Felipe VI y dice que España y México tienen que pedirse perdón “mutuamente”

López Obrador y Revilla posan juntos en una imagen de archivo tomada en México
López Obrador y Revilla posan juntos en una imagen de archivo tomada en México

El presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla, ha terciado hoy martes en la polémica sobre las declaraciones del presidente de México, su "amigo" Andrés Manuel López Obrador, cuya carta en la que exige al rey de España, Felipe VI, una disculpa por los atropellos que se cometieron durante la conquista de América Revilla ha tildado de "imposición inadmisible" y frente a la que ha defendido la necesidad de que ambos Estados abran una "reflexión" y "se pidan mutuamente perdón". Revilla se ha manifestado así al ser preguntado por los medios tras asistir a un acto en Torrelavega.

Considera "razonable" la respuesta que ha dado el Gobierno español a la petición de López Obrador

Revilla, que fue invitado por López Obrador a su toma de posesión como presidente de México –López Obrador visitó antes Cantabria invitado por el propio Revilla–, ha afirmado que tiene "una muy buena relación con él" y que es su "amigo", pero en su opinión "el enfoque no es el correcto" en esta petición. "Reconducir eso hacia un punto y aparte y pedir disculpas por las cosas que se hayan podido cometer por ambos lados, ese sería el camino", ha insistido el presidente autonómico, que no está "de acuerdo" con "mandar una carta exigiendo", como ha hecho el presidente mexicano. "Yo creo que esto hay que limarlo y llegar a un acuerdo en que podamos mutuamente llegar a una reflexión de que en aquellos tiempos se hicieron cosas por ambas partes de las cuales no tenemos ninguna culpa los que vivimos ahora", ha sostenido. De hecho, ha reconocido que le ha "sorprendido" el "método" de López Obrador "de plantearlo como una imposición", y ha considerado "razonable" la respuesta que ha dado el Gobierno español a su petición, que ha manifestado su "rechazo con toda la firmeza". En este sentido, Revilla ha explicado que ha hablado hace unos días sobre este tema con López Obrador, "no en la línea" de lo que ha planteado ahora, "que me parece una imposición inadmisible, pero sí en pedir mutuamente perdón por las cosas que unos y otros han hecho".

Al respecto, Revilla ha precisado que ambos han "intercambiado" opiniones sobre la idea de que en el año 2021, aniversario de la llegada de Hernán Cortés a México, "hubiese una especie de punto y aparte, de iniciar una colaboración que yo creo que no la hemos sabido llevar adecuadamente en España", en el sentido de que este Estado no ha "explotado el mayor patrimonio que tiene, que es la lengua, de tener un idioma que le van a hablar a final de este siglo mil millones". Por eso la carta del presidente mexicano al rey de España supone "una novedad" para Revilla, quien incluso tiene "algún mensaje de no hace mucho" de López Obrador sobre la idea de "iniciar en 2021 ese acercamiento y esa nueva hispanidad, que estaba y está creo en la mente de él y en la mía, que he venido preconizando la lengua como el gran activo de España". Unos mensajes que según ha dicho "iban por abrir una reflexión de pedirnos mutuamente disculpas y hablar del pasado como algo que ocurrió hace siglos y que no afecta para nada a los que estamos aquí ahora. Yo creo que estamos todos por la concordia", ha sostenido Revilla. Y ha insistido en la importancia de "reconducir el tema de la hispanidad de una manera adecuada, porque el futuro y el mayor patrimonio de España es la lengua" y el Estado que "tiene que tirar del idioma es México, que son 157 millones", ha dicho el presidente autonómico.

Revilla ha reconocido que "sí que ha habido tropelías en la Conquista, pero también ha habido gente extraordinaria que ha ido allí y ha aportado una cultura". "No era precisamente aquella civilización de aztecas, de mexicas y demás un ejemplo de sociedad, donde se sacrificaba a los jóvenes, donde tenían unas teorías tremendas", ha apuntado. "Es como si yo ahora dijera que los romanos llegaron en el año 29 antes de Cristo a Cantabria y acabaron con todos los cántabros. Pero hombre, yo la verdad… me duele decirlo pero casi prefiero que nos hayan romanizado un poco y que seamos una región que tiene una lengua gracias a ellos", ha reflexionado "No todo es negativo, en las conquistas hay tropelías, pero creo que hay que enfocarlo desde la autocrítica de ambas partes", ha concluido el presidente autonómico.

Comentarios