viernes 22.11.2019
APC

Tesorero de la APC: un artículo que no admite dobles lecturas

"Los asociados que pasen a ejercer cargos públicos electos” pasarán a ser automáticamente la condición de “No Ejercientes”.

Santiago Rego, alcalde de Liérganes
Santiago Rego, alcalde de Liérganes

El artículo 9 de los vigentes Estatutos de la Asociación de la Prensa de Cantabria (APC) establece con claridad meridiana que “los asociados que pasen a ejercer cargos públicos electos” pasarán a ser automáticamente la condición de “No Ejercientes”. El todavía Tesorero de la APC, Santiago Rego, pasó a ejerciente del cargo público electo de alcalde de Liérganes el pasado 13 de junio.

Rego no ganó las elecciones municipales de Liérganes, pero pactó su nuevo cargo con el partido que había obtenido el concejal que le facilitaba la mayoría absoluta. La democracia es sagrada. Y lo es al mismo nivel que los Estatutos de la Asociación a la que pertenece este político que alardea de periodista.

Los políticos son especialistas en las dobles lecturas. Este periodista recién llegado a la política aún no realiza dobles lecturas, sino que de momento solo demuestra no leer nada. Este artículo 9 ya se le ha aplicado a otros periodistas de la APC que fueron elegidos años atrás para distintos cargos públicos. Pasaron con toda naturalidad a su nueva condición de no ejercientes. Pero Rego Rodríguez, Santiago, o no ha leído los Estatutos (probable) o no los ha entendido.

La nobleza del ejercicio político está sometida con razón a cautelas muy especiales. Una de ellas atañe a Rego, quien dispone ahora de una doble firma para disponer todo tipo de gastos en Liérganes y también en la calle Cádiz, sede de la APC. Los dos cometidos son tan incompatibles como el agua y el aceite. Rego Rodríguez, Santiago, a quien una gran parte de sus compañeros conoce en la intimidad por Santiago “Ego”, ignora lo que le atañe. Hay que pensar en lo ignorante que será de cuanto no le atañe. Alarmante.

Los asociados de la APC se hacen cruces y no paran. Amparado por la presidenta Lola Gallardo (antes Dolores Gallardo), no hace ademán ni prólogo alguno de dimisión, como marcan clarísimamente los Estatutos. La Gallardo no es muy gallarda si consiente esta resistencia numantina y sospechosa al frente de los dineros de la APC.

En tiempos de estrechez y paro, un “no ejerciente” de manual como Rego se permite ejercer cada día una doble contabilidad: firma en Liérganes y firma en la calle Cádiz. Aún no ha reparado en la doble lectura del artículo 9 (tardará, es periodista de poco “reprise”). Solo que esta vez no existe sino una lectura: ha de abandonar el cargo. Y está tardando. ¿Por qué será?
 

Comentarios