martes 27/10/20
TRANSPORTES

5 cosas que hay que saber sobre las bicis eléctricas en España

Las bicicletas son una gran solución para los problemas de transporte, en especial cuando el tráfico es intenso en el lugar de residencia. Pero cuando las distancias son muy largas o en el recorrido hay cuestas empinadas, pedalear durante tanto tiempo puede ser una ardua tarea. Pensando en esto, se creó la bicicleta eléctrica, en la cual, el motor se une a la fuerza de las piernas para facilitar el recorrido.
bici
Bicicleta eléctrica en la ciudad

Quienes quieran utilizar este medio de transporte deben estar al tanto de las normativas existentes, así como conocer un poco del tema para elegir el modelo adecuado para sus necesidades.

1. LAS BICICLETAS ELÉCTRICAS TAMBIÉN AYUDAN A EJERCITARSE

Existen numerosos modelos de bicis eléctricas pero el concepto es siempre parecido, el avance de la tecnología permite que existan modelos cada vez más económicos, que se adaptan a cualquier presupuesto. Por eso son una gran solución de transporte para quienes no tengan un coche o una moto y quieran prescindir del transporte público. También son adquiridas por quienes tienen vehículo pero prefieren una alternativa más saludable y ecológica para sus traslados diarios o paseos de fin de semana.

Las bicicletas de funcionamiento eléctrico utilizan tanto la fuerza del movimiento de los pedales como la potencia de un motor pequeño. En consecuencia, se requiere de menos esfuerzo para ponerlas en movimiento, perfecto para lugares con vientos fuertes que oponen resistencia o para pendientes pronunciadas. Y si bien, su movimiento se debe en parte al motor eléctrico, el conductor, de igual manera, se ejercita durante sus paseos porque el pedaleo todavía es necesario. Así que se puede hacer ejercicio fácilmente mientras se realizan los viajes rutinarios al trabajo, lo que hasta economiza tiempo porque no es necesario elegir un horario extra para ejercitarse.

Esto es perfecto para combatir los altos niveles de sobrepeso, puesto que muchas veces, la falta de tiempo para el ejercicio empuja a la vida sedentaria.

2. PUNTOS BÁSICOS PARA ELEGIR UNA BICICLETA ELÉCTRICA

El espacio de almacenamiento debe ser considerado en el momento de elegir un modelo, pues las bicicletas necesitan su lugar y estorban en sitios pequeños. Los modelos plegables permiten guardarlos de manera discreta, pero algunos usuarios prefieren los diseños más tradicionales. Para este caso, los soportes para bicicleta que se colocan en la pared son una gran idea. En https://comprarlasmejores.com/soporte-bicicleta/ se encuentra una útil comparativa sobre estos soportes.

Algunos usuarios piensan en la velocidad cuando están buscando opciones de compra, es tentador pensar que mientras más rápida sea, más corto será el recorrido, y en realidad existen bicis muy rápidas. Sin embargo, la legislación de España establece 25 km/h como límite de velocidad máximo. En caso de que esta velocidad se exceda, existen consideraciones especiales que se detallarán más adelante.

El uso que se le dará a la bicicleta definirá qué modelo es mejor, como por ejemplo, considerar si el terreno es de ciudad o suburbano para elegir un modelo de calle o de montaña. La potencia de la asistencia al pedaleo también es importante, porque definirá la carga de trabajo que el ciclista necesitará ejecutar con sus piernas. Las distancias que se recorrerán en un paseo también se deben calcular para elegir una bici eléctrica con una autonomía adecuada para el recorrido habitual.

3. SOBRE LOS MOTORES Y LAS BATERÍAS

La estructura de este tipo de bicis es un poco más compleja que la tradicional. Dos de los elementos más importantes son el motor y la batería.

Los motores tienen una autonomía variable, normalmente ubicada entre los 30 y 60 kilómetros. La autonomía se relaciona con la batería, su capacidad de almacenamiento, el peso del ciclista y el uso que reciba la bicicleta. Como se verá más adelante, el tipo de motor puede representar una gran diferencia en las obligaciones legales de acuerdo con la ley en España.

Las baterías pueden ser fijas o extraíbles. Es más seguro dejar la bici afuera si la batería se puede extraer, algunos pueden preferir esta opción si deben aparcarla en lugares sin vigilancia. Pero los modelos con batería fija son más estéticos. También conviene buscar modelos con baterías de reemplazo fáciles de encontrar, algo que se debe considerar si se piensa comprar una bicicleta barata o similar.

4. ASPECTOS LEGALES

Las bicicletas de funcionamiento eléctrico también deben cumplir con la homologación por parte del Ministerio de Industria, según establece la norma UNE-EN 15194:2009. Si el motor de la bicicleta tiene más de 250 Watts, o si la asistencia al pedaleo no se detiene automáticamente cuando se alcanza la velocidad de 25 km por hora, se considera similar a un ciclomotor. Cuando éste sea el caso, se debe matricular la bicicleta, contar con un seguro y tener licencia.

Salvo para el caso mencionado, no es necesaria una licencia de conducir, pero sí deben conocerse las normas de circulación y respetarlas. Asimismo, es obligatorio el uso de cascos en entornos interurbanos y carreteras, al igual que utilizar chaleco reflectante desde las 18:00 hasta las 6:00 horas.

También existen algunos vacíos legales que no se han podido cubrir con respecto a este tipo de vehículos, como el caso de las de fabricación casera. Por ejemplo, las que se utilizan como taxis para trasladar viajeros, que funcionan con electricidad o gasolina.

A rasgos generales, para que se considere que es apta para la circulación, debe tener en funcionamiento garantizado: sus frenos, cambio de dirección, suspensiones, escape de gases (si aplica) y señalamiento visual y acústico, de acuerdo con lo establecido. También deben tener neumáticos y espejos en buenas condiciones, y cumplir con las normas de emisión de contaminación, así como uso de cascos y chalecos reflectantes, esto último cuando se utilice en horario nocturno.

5. SEGUROS PARA BICICLETA ELÉCTRICA

Como se mencionó, cuando el motor excede ciertos parámetros, la matriculación y el aseguramiento del vehículo son obligatorios. La cobertura de estos seguros es variada, dependiendo de la compañía y del servicio contratado, pero suelen cubrir la responsabilidad civil por accidentes causados, protección jurídica en caso de ser necesario, daños accidentales, cobertura por robo y demás. Algunos seguros son internacionales, y siempre que se notifique del viaje, cubrirán cualquier eventualidad fuera de España.

Comentarios