martes 20/10/20
SALUD

Nuevas mascarillas personalizadas con mayor adaptación a las necesidades de empresas y personas

estas mascarillas han pasado de ser simples elementos de protección a covertirse también en regalos de empresa personalizados
Estas mascarillas han pasado de ser simples elementos de protección a covertirse también en regalos de empresa personalizados

Las mascarillas están siendo unas de las grandes protagonistas del presente año. A lo largo del tiempo, estos artículos de primera necesidad, se han ido desarrollando en función de las nuevas necesidades demandadas tanto por empresas como para particulares. Al iniciarse la pandemia las más comunes eran la de un solo uso, pues en ese momento no se percibía otra necesitad que no fuera la de protegerse.  De hecho, la falta de disponibilidad de las mismas provocó que conseguir una fuera prácticamente imposible y, en caso de tenerla, ya se daban todas las necesidades por satisfechas.

Con el paso de los meses y al empezar a retomar la actividad laboral, algunas empresas empezaron a demandar mascarillas personalizadas como artículos corporativos para sus trabajadores. Las primeras marcas en optar por este tipo de máscaras reutilizables fueron aquellas dedicadas principalmente a las actividades esenciales, como la logística o la alimentación. Esto se debe a que sus empleados no podían llevar a cabo sus labores a distancia y requerían de estos equipos de protección, por lo que sus empresas decidieron personalizar sus propias mascarillas y proteger la salud de sus trabajadores con un producto corporativo mucho más duradero que las mascarillas desechables.

Desde entonces, esta tipología de mascarillas no ha dejado de experimentar innovaciones y mejoras que permiten adecuarse mucho mejor a las exigencias de los consumidores. Por un lado, estas mascarillas han pasado de ser simples elementos de protección a convertirse también en regalos de empresa personalizados. Este hecho permite que las marcas pueden obtener un nuevo espacio de visibilidad con el cual mejorar sus estrategias publicitarias para mejorar su imagen de marca, captar nuevos clientes y fidelizar relaciones con diferentes sectores.

Otro hecho a destacar es su precio. Normalmente, las empresas adquieren grandes cantidades de mascarillas personalizadas para dar a sus trabajadores y ofrecer a clientes potenciales. Esto hace que el precio unitario sea verdaderamente asequible, de manera que es fácil optar por esta vía ya que en ningún caso se trata de una inversión demasiado cuantiosa, como sí sucede con otros tipos de publicidad. De hecho, actualmente buscando “mascarillas personalizadas” por internet, no es difícil encontrarlas a partir de poco más de un euro por unidad.

En referencia a los consumidores, la irrupción y evolución de nuevos modelos más refinados, ha permitido mejorar en gran medida la comodidad. Aunque su necesidad es innegable, no es menos cierto que las mascarillas pueden ser incómodas. Sin embargo, las mascarillas personalizadas mejoran su comodidad, ya que sus materiales de fabricación son mucho más amables al entrar en contacto con la piel. También es importante el hecho de que las mascarillas de tela han ido mejorando su diseño y ergonomía, lo que ha hecho mejorar aún más el confort.

Siguiendo con el apartado de los materiales, modelos confeccionados en poliéster, neopreno u algodón permiten su reutilización, de modo que los consumidores no deben preocuparse por obtener mascarillas continuamente, ya que con una sola tendrán para varias semanas. La mayoría de fabricantes recomiendan lavarlas entre uso y uso hasta un máximo de 25 lavados. En cuanto a cómo se tiene que llevar a cabo esta limpieza, basta con introducirlas en la lavadora a una temperatura mínima de 60ºC.

Finalmente, aunque no por ello menos importante, se encuentra la gran eficacia de protección. Existe una amplia oferta de modelos que disponen de certificaciones Europeas, de manera que su protección está garantizada. En muchas mascarillas se puede gozar de una eficacia de filtración bacteriana de más del 90%, hecho que significa que las posibilidades de contraer un virus sean prácticamente nulas.

Comentarios