sábado 19/9/20
TEATRO

El Café de las Artes estrena gradas retráctiles financiadas por crowdfunding

Café de las Artes Teatro | Foto: Google Maps
Café de las Artes Teatro | Foto: Google Maps

El Café de las Artes estrena unas gradas retráctiles que acaba de instalar en su sala y que han sido financiadas a través de una campaña de crowdfunding que ha contado con la ayuda de muchas personas. Durante el pasado mes de septiembre, el Café de las Artes (CdAT) lanzó la campaña de crowdfunding 'El Café te sienta bien' para conseguir la financiación necesaria para construir unas gradas retráctiles. El objetivo, han recordado en un comunicado desde el CdAT, era aumentar la visibilidad y el espacio útil de trabajo, además de ahorrar tiempo y energía en cada montaje y desmontaje de sala.

Durante 10 años, con casi 100 funciones por temporada, el equipo del CdAT había montado y desmontado una a una las butacas y sillas de la sala en cada función, la visibilidad en sala era reducida en algunas actuaciones y las butacas, incluso recogidas, ocupaban demasiado espacio, lo que condicionaba el desarrollo de las clases de circo, el trabajo de las compañías y el resto de actividades.

Así que al finalizar el verano, el equipo tomó la decisión. "Es difícil tomar una decisión así porque las butacas forman parte del imaginario colectivo de nuestra sala, su seña de identidad. Cada butaca tiene una historia, un gran valor sentimental y muchos recuerdos, pero necesitamos llevar a cabo este cambio para poder ofrecer una experiencia de mayor calidad al público y a los artistas. Confiamos en que la gran familia del Café de las Artes que hemos ido creando en los últimos 10 años nos ayude y acompañe en esta transformación", comentaba Cristian Londoño, codirector del CdAT.

Y así fue, en los 40 días que duró la campaña, se recaudó el 102% de los 10.000 euros necesarios para la construcción de las gradas por lo que la alegría desbordó al equipo del Café de las Artes. A cambio de apoyar económicamente la creación de estas gradas, los participantes, dependiendo de la cuantía de la contribución (que ha ido desde 10 hasta 500 euros), recibirán distintas recompensas, desde bolsas de tela y entradas a espectáculos, a poder poner su nombre grabado en la madera de las gradas, recibir suscripciones gratuitas a clases de circo o quedarse de recuerdo con una de las butacas que se jubilará.

Comentarios