martes 20/10/20
DEPORTE BASE

El deporte base en Cantabria vive el día a día con incertidumbre y adaptándose a su nueva normalidad

Esta misma semana se hizo público el retraso del inicio de las competiciones en el deporte base “sine die”

Bajo este borrador los entrenamientos de los deportes base sí estarán permitidos

 

El fútbol es uno de los deportes base afectados por el COVID19 
| Foto: Pixabay
El fútbol es uno de los deportes base afectados por el COVID19 | Foto: Pixabay

El deporte ha sido uno de los grandes perjudicados con la llegada de la COVID-19. Tanto, que durante meses los deportistas no han podido realizar los entrenamientos con sus equipos ni competir en su especialidad. Entre estos deportes se encuentra el fútbol, el baloncesto, la natación, el atletismo…, deportes que, hasta ahora, han tenido que subsistir como han podido. 

Actualmente, la situación del deporte base en Cantabria está expuesta a varios cambios y protocolos elaborados siempre partiendo de esta crisis sanitaria que vivimos desde principio de año. “Tenemos que tener en cuenta que es una crisis sanitaria, no enfocada al deporte”, explica Mario Iglesias, director general de Deportes de Cantabria, que basa todo el trabajo que se ha estado realizando durante estos meses en unas indicaciones sanitarias y, por ello, “se tomarán las medidas que hagan falta para preservar la salud de los jóvenes y demás deportistas”. 

Tenemos que tener en cuenta que es una crisis sanitaria, no enfocada al deporte

Y es que, esta misma semana, se hizo público el retraso del comienzo del deporte base en Cantabria hasta el 1 de enero, aunque según Iglesias, en el borrador realizado se planteó “frenar el inicio de las competiciones de este año sine die, no suspenderlo”. Así, hace apenas unos días quedó paralizada cualquier competición en el deporte base de Cantabria, una decisión tomada desde el Gobierno de Cantabria junto con las indicaciones de la Consejería de Sanidad.

“Esta semana convocamos a todas las federaciones cántabras a una reunión donde se presentó un borrador, una jornada de trabajo, no era una resolución final, por lo que pueden surgir muchas modificaciones”, explica Iglesias, que plantea con importancia dentro de ese borrador que “todas las competiciones de deporte base de carácter autonómico quedan aplazadas y no suspendidas”. Por ello, el inicio de las competiciones partirá de las condiciones y situación en las que esté la sanidad con el paso del tiempo. 

En cambio, lo que sí se permitirán serán los entrenamientos de los jóvenes en sus especialidades, dependiendo siempre de los equipos y, también competirán, eso sí, cualquier deportista o grupo que esté en una  competición nacional.  Por ello, en cuanto a estos entrenamientos de cada deporte, ahora mismo, como explica Iglesias hay equipos que ya están entrenando “porque cumplen con la resolución del 18 de junio y, si esta resolución es modificada de nuevo según la situación, cambiaría el panorama”, según Iglesias. 

“Hemos empezado por el deporte base para tomar una decisión porque entendemos que los niños son los más vulnerables y hace días que empezó el curso escolar”, justifica. Es el caso del judo o kárate en niños, quienes pueden empezar a entrenar de manera más individual, pero no competir. Ante esta escena, el director general de Deportes habla de la manera de hacer deporte, “algo que ha cambiado como nos ha cambiado todo en la vida general” y, valora de forma positiva los debates ante este tema porque “se ha notado que la gente se ha dado cuenta de la importancia del deporte, que también es salud”, sentencia. 

Hemos empezado por el deporte base para tomar una decisión porque entendemos que los niños son los más vulnerables y hace días que empezó el curso escolar

En el deporte en general, Iglesias confiesa que las complicaciones a las que más se han visto expuestos como grupo de trabajo han sido las competiciones masificadas, suspendidas la mayoría, o pruebas con un mayor aforo. “El límite de aforo se ha visto reducido y por ello se han rechazado algunas competiciones”. Además, los deportes colectivos o de contacto son otra de las preocupaciones porque su práctica conlleva más riesgo.

Son muchos los deportes que no van a poder competir tras esta noticia. El Estado de Alarma pilló a la natación en mitad de su temporada, con todos los campeonatos tanto de invierno como de verano por disputar y con una Selección Cántabra obteniendo “la mejor clasificación histórica” en el Campeonato de España Alevín en Oviedo. Así lo recuerda Alfredo Martínez, secretario de la Federación de Natación, quien vive un día a día muy complicado junto con los nadadores porque hay muchas instalaciones que todavía no están abiertas. “Actualmente  muchos ayuntamientos no han abierto sus instalaciones y, cuando se vayan a abrir habrá bastantes restricciones”, indica Alfredo. Continúan, dentro de esa crisis sanitaria, con mucha incertidumbre y a la espera de algún tipo de actividad bajo la resolución del Gobierno de Cantabria junto con la Consejería de Salud que, según la información que se ha apuntado esta semana, será el próximo año cuando se pueda competir en la región. 

Natación

La natación es un deporte complicado de practicar en esta ‘nueva normalidad’ por lo que implica: sitios cerrados, uso de vestuarios…, pero, por suerte, Martínez recuerda que el agua clorada no transmite el virus y, por ello, “el campo de competición no tiene problema de transmisión, aunque todo es muy complicado”. 

El fútbol es otro de los deportes que, con la llegada de este virus, viven el día a día lleno de incertidumbre. Este es el caso del Rayo Santa Cruz, que estaba obteniendo buenos resultados antes de la llegada del Estado de Alarma. Sus resultados al final continuaron siendo los esperados aun el parón generado con un Regional A ascendido y siendo campeón de liga, y el Regional B, al no estar entre los tres primeros sin conseguir el ascenso. Aun así, la incertidumbre continúa todos los días, indica Raúl Azcona, coordinador del equipo, con los protocolos, las indicaciones, las federaciones… “necesitábamos saber de todo eso para ajustarnos a la situación”. 

Actualmente, este equipo ya comenzó sus entrenamientos, poniendo todos los medios posibles para evitar cualquier riesgo de contagio de la COVID-19. “Hemos comprado  petos reversibles para los jugadores, cada uno tiene el suyo, también se llevan a cabo labores de desinfección y todo lo indicado en esta línea”, comparte Azcona. 

El fútbol es uno de los deportes donde el entreno colectivo es tan importante como el resultado luego en el campo, por eso es un hándicap que tienen a día de hoy porque en cuanto a los ejercicios, en este deporte “no puedes entrenar individualmente, sino de manera colectiva, entonces poco podemos hacer en ese sentido para que sea real, por eso no hemos incidido demasiado”. El día a día del equipo es con cierta normalidad pero con mascarilla, “es como la vida habitual de todos ahora”. 

Además, en cuanto a las medidas que se han impuesto en el equipo, es sobre todo, el uso del material y la limitación de plazas. “Hemos limitado bastante las plazas” para evitar que hubiese demasiados jugadores en los grupos.

Vamos a tener que hacerlo frente sin recibir ningún tipo de dinero por parte de instituciones o federaciones

Para Azcona, el fútbol regional y el deporte base es uno de los grandes perjudicados en esta crisis sanitaria porque “apenas tenemos sustento económico y nos han dejado un poquito abandonados. Respecto a esto indica que, otros grupos como Tercera División sí que obtienen grandes ayudas, 55.000 euros por club, “y los equipos de abajo prácticamente nada”. En cuanto a esto explica que la mayoría de los grupos “van a ver reducida su mutualidad, y por ello ha habido quejas de padres pero nosotros nos remitimos a lo que nos ha pasado la federación”

Además, para lo que queda de trabajo, sentencia que el sobrecoste de materiales y demás gastos, “vamos a tener que hacerlo frente sin recibir ningún tipo de dinero por parte de instituciones o federaciones”.  "Esta es la situación actual y con la “nos toca pelear”. 

 

Comentarios