sábado 04.07.2020
ECONOMÍA

Los 20 principales bancos europeos registran el 26% de sus beneficios fiscales en paraísos fiscales

El número de empresas del IBEX 35 presentes en refugios fiscales en todo el mundo se acerca al millar.

El Banco Santander es uno de los que registra beneficios en los paraísos fiscales
El Banco Santander es uno de los que registra beneficios en los paraísos fiscales

Con el título 'Sus paraísos fiscales, nuestros infiernos sociales' se presenta el manifiesto de la Plataforma por una Fiscalidad Justa para la semana de acción global contra los paraísos fiscales, del 1 al 7 de abril. Según explica Verónica Gómez, miembro de la Comisión Internacional de ATTAC, en nuevatribuna.es, en un Estado de Derecho todas las necesidades básicas podrían estar aseguradas si el Estado, vía impuestos, recaudase de las grandes fortunas y corporaciones lo que pertenece a la sociedad.

Sin embargo, lejos de acabar con los refugios fiscales, como prometieron muchos políticos europeos al estallar la crisis económica global, los paraísos fiscales no sólo se han extendido, sino que constituyen, en la actualidad, una auténtica plaga. Hasta la fecha, ni la OCDE ni la UE han elaborado todavía una lista seria con los nombres de todos los territorios que son paraísos fiscales, ni existe una definición clara de qué constituye un paraíso fiscal. Incluso se ha pretendido en los últimos años, que ciertos países, no lo son…

Los paraísos fiscales no sólo se han extendido, sino que constituyen, en la actualidad, una auténtica plaga

Paraísos fiscales, una auténtica plaga

No obstante, y como explica Gómez en el citado medio, ya sólo en Europa, contamos con Suiza, las islas británicas del Canal de la Mancha, Liechtenstein, Mónaco, Gibraltar, Malta, Luxemburgo o Andorra; Países Bajos, junto a su isla de Aruba o las Antillas Holandesas, que constituyen un paraíso fiscal para los holdings. Austria, Holanda e Irlanda actúan muchas veces también como tales, Reino Unido contempla reducir su impuesto de sociedades al 17%, inédito en un país importante, mientras mantiene las prácticas depredadoras de sus territorios de ultramar: las Islas Vírgenes, Isla de Man, Guernsey y Jersey. Volviendo a territorio europeo, ya sólo en el distrito financiero de Londres, se han blanqueado hasta 150.000 millones de euros, según datos oficiales británicos. En esta ciudad, el blanqueo se realiza a través de compras de pisos o palacetes muy caros, sin nombres ni apellidos, sus propietarios no pagan impuestos. Sin embargo, según los Papeles de Panamá, más de cuarenta mil propiedades inmobiliarias de Londres son empresas con sede en paraísos fiscales.

Según datos de Oxfam Intermón y la Fair Finance Guide International, los 20 principales bancos europeos, entre los que encontramos al Santander y el BBVA, registran el 26% de sus beneficios en paraísos fiscales, lo que les reporta unos beneficios de 25.000 millones de euros. Incluso bancos, como el alemán Deutsche Bank, que no obtuvo casi beneficios en 2015 en algunos mercados, e incluso registró pérdidas en otros, obtuvo 2.000 millones de euros de ganancias en los refugios fiscales. Entre los países favoritos de los bancos, se encuentran Luxemburgo e Irlanda. En éste último país, el tipo efectivo no supera el 6% (la mitad del tipo legal), y a tres entidades bancarias -Barclays, RBS y Crédit Agricole- no se les aplica más que un diminuto 2%. De hecho, la investigación de Luxleaks reveló que las multinacionales no pagan casi ningún impuesto en Europa, gracias a sus filiales en Luxemburgo.

En los últimos quince años y a nivel mundial, la inversión hacia paraísos fiscales se ha multiplicado por cuatro

También Estados Unidos funciona como un paraíso fiscal, es al menos el receptor de la quinta parte de los servicios financieros del mundo para “ciudadanos no residentes”, palabra con la que se designa a los clientes de los refugios fiscales. Se trata de cuentas, depósitos, otras ocultaciones, inversión y especulación de personas sin nombre ni apellidos, ni posible identificación. De esta manera, en los estados de Delaware, Nevada y Wyoming, se pueden registrar con facilidad empresas-pantalla indispensables para la evasión fiscal. De ellas no se sabe quiénes son sus propietarios, ni accionistas, ni gestores, sólo existen en papel. Y para hacernos una idea, ya sólo en la Calle Orange nº 1.209, de la pequeña ciudad de Wilmington, tienen su sede más de 285.000 empresas. En particular, las empresas del IBEX 35 contaban con 420 filiales en 2014. De hecho, en dicho edificio de una sola planta, hay más empresas que en todo el País Vasco (160.000). No obstante, el número de empresas del IBEX 35, presentes en refugios fiscales de todo el mundo, llegaría a 891.

En los últimos quince años y a nivel mundial, la inversión hacia paraísos fiscales se ha multiplicado por cuatro. En España en concreto, el flujo desde paraísos fiscales a nuestro país creció en un 27,4% en 2014. Todo gracias a un cambio en la regulación, que posibilita que los beneficios obtenidos por las empresas en el extranjero, no tributen casi en nuestro país. El impuesto de sociedades descendió en un 49,5% entre 2007 y 2015. Lo que implica que el Estado español dejó de percibir 22.219 millones de euros , según denuncia Oxfam Intermón en ¿Beneficios para quién?

Pérdidas millonarias por elusión fiscal

Según los cálculos del Europarlamento, la elusión fiscal supone pérdidas anuales de entre 50.000 y 70.000 millones para los estados miembro. Y de acuerdo con la Red de Justicia Fiscal, la élite capitalista internacional oculta entre 21 y 32 billones de dólares de activos libres de impuestos.

La elusión fiscal supone pérdidas anuales de entre 50.000 y 70.000 millones para los estados miembro

La nueva normativa de transparencia de la Unión Europea está abriendo un poco al escrutinio público, este mundo opaco de la fiscalidad de las grandes empresas. Sin embargo, la Comisión Europea se limita a empresas con una facturación igual o superior a 750 millones de euros, lo que deja fuera hasta el 90% de las multinacionales, y no exige además a las empresas que desglosen información sobre sus actividades país por país, incluyendo a los países en desarrollo. Lo que facilitaría que todos los países, incluidos los más pobres, pudiesen determinar si las empresas pagan, o no, los impuestos pertinentes.

La OCDE también ha desarrollado un programa, que entraría en vigor en 2018, para acordar la transparencia en la información sobre las multinacionales y evitar la elusión fiscal. Sin embargo, EEUU no participa de este programa, se niega a proporcionar los datos de aquellos  no residentes con cuentas en EEUU o con sociedades registradas allí. A pesar de que tanto la UE, como otros países, sí le han suministrado los datos financieros de estadounidenses con cuentas abiertas fuera de su país. Esto se debe a que EEUU ofrece las características de un paraíso fiscal con la intención de atraer capitales, y así sufragar su enorme déficit y deuda económica. Intenta repatriar los capitales obtenidos en el extranjero, y su estrategia para evitar la elusión de impuestos consiste en hacer una campaña de bajada de tipos, nada menos que del 35% al 15%. Estrategia impropia de un país serio, aunque la realidad es que pocas empresas llegan a pagar realmente el 35% del impuesto de sociedades oficial.