jueves 09.04.2020
REBAJAS

OCU elabora el decálogo del buen comprador de rebajas

Consta de 10 recomendaciones que todo el mundo debería conocer antes de salir de compras.

Las rebajas de verano ya han comenzado
Las rebajas de verano ya han comenzado

Con la llegada de las rebajas de verano, este año más adelantadas que nunca, OCU ha elaborado su particular decálogo del buen comprador de rebajas. 10 recomendaciones que todo el mundo debería conocer antes de salir de compras para aprovechar los buenos precios, sin renunciar a ningún derecho, y que nuevatribuna.es recoge.

Para OCU, el buen consumidor de rebajas:

1. Hacer listas de lo que necesita. Pensar lo que nos hace falta antes de salir de tiendas es una buena manera de evitar compras impulsivas

2. Sabe que la normativa indica que los productos deben haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento durante al menos un mes y que su calidad no puede ser diferente a la que tenían antes de estar rebajados.

3. Comprueba que los objetos rebajados mantienen su precio original junto al rebajado, o bien que se indica de forma clara el porcentaje del descuento.

4. Sabe que, aunque en algunos comercios se establecen unas condiciones especiales para las compras en periodo de rebajas (sobre las devoluciones, la aceptación del pago con tarjeta, etc.) esto está permitido, pero que esas condiciones deben estar claramente indicadas y en un lugar visible para el consumidor.  

5. Conserva el tique o factura simplificada de las compras. El buen comprador de rebajas nunca olvida que, si pierde el tique, con él pierde también el derecho a cambiar, devolver o reclamar tras la compra.

6. Conoce que el servicio postventa y la aplicación de la garantía son iguales durante las rebajas o fuera de ese periodo.

7. Tiene claro que, ante cualquier problema durante las rebajas, debe actuar igual que en cualquier otro momento. En el periodo de rebajas se recortan los precios, pero nunca los derechos que se tienen como consumidor.

8. El buen comprador de rebajas no se resigna. Si no consigue llegar a un acuerdo amistoso, solicita la hoja de reclamaciones y plasma la queja en ella. Es obligatorio que todos los establecimientos cuenten con hojas de reclamaciones a disposición de sus clientes.

9. En lo posible, elige establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo, que ofrecen más garantías al consumidor (en caso de desacuerdo se prestarán a resolver sus diferencias con el cliente de una manera rápida y gratuita).

10. Y si el problema persiste, el buen consumidor no calla, reclama.