miércoles 2/12/20
TRANSPORTE

Alsa ha reducido sus trayectos de largo recorrido en un 20% por las restricciones de la segunda ola

Autobuses del Grupo Alsa
Autobuses del Grupo Alsa

Alsa ha reducido al 20% sus trayectos de largo recorrido respecto al nivel de operatividad al que se encontraban sus servicios antes del estallido de la pandemia, como consecuencia de las continuas restricciones a la movilidad impuestas con la llegada de la segunda ola del Covid-19.

Según una actualización remitida al mercado por su matriz británica, National Express, tanto los servicios de largo trayecto como los regionales han tenido que adaptarse a la demanda, situando los trayectos entre un 15% y un 20% frente a los que operaban el año pasado.

Para acometer esta reducción de la oferta, Alsa sigue haciendo uso de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), ampliados por el Gobierno para este sector hasta el próximo año, lo que le permite al operador de movilidad proteger su flujo de caja. No obstante, tras los dos primeros trimestres en los que el confinamiento estricto redujo considerablemente todos sus servicios, en el tercer trimestre la empresa española registró "una fuerte recuperación de la demanda", que alcanzó el 65% de los servicios pre-Covid.

En Marruecos, donde también opera bajo la marca Alsa, la demanda ha superado incluso a la del mismo periodo del año pasado en cuatro de sus seis contratos en el país norteafricano, mientras mantiene las negociaciones abiertas con las autoridades locales para gestionar los términos de los contratos y los costes.

De su lado, en Portugal la firma de transportes logró recientemente un contrato para siete años que le reportará unos ingresos de 112 millones de euros en los 200 autobuses urbanos que operará en Oporto, junto con su negocio en Lisboa.

PERSPECTIVAS DE FUTURO

"Las noticias positivas sobre vacunas en los últimos días pueden indicar una recuperación del servicio más rápida a medio plazo de lo que habíamos previsto hasta ahora. No obstante, siguen siendo tiempos difíciles para el sector del transporte público, al menos a corto plazo", asegura el consejero delegado de National Express, Ignacio Garat. A falta de conocer las cifras definitivas del tercer trimestre, Alsa obtuvo unas pérdidas netas de 34,6 millones de libras (38 millones de euros) en los seis primeros meses del año, frente a las ganancias de cerca de 40,4 millones de libras registradas en el mismo periodo del año anterior.

Los servicios de Alsa de larga distancia redujeron sus servicios a la simbólica cifra del 5% durante los meses de confinamiento, con tan solo un 3% de clientes. No obstante, el grupo destaca que no presenta ningún riesgo sobre el 40% de sus contratos, sobretodo en el 60% de sus rutas regionales y en el 100% de las urbanas.

Comentarios