Martes 18.06.2019
SUCESOS

El Gobierno de Aragón convoca una plaza de maestro y pide que se abstengan "docentes embarazadas"

Tras el polémico veto, el Gobierno aclaró que se debía a motivos de protección de la salud, ya que se había detectado un brote de rubeola en el colegio.

La Consejería de Educación del Gobierno de Aragón ha desatado la polémica tras restringir el acceso a una plaza de profesor interino en una escuela de Teruel a las “docentes embarazadas”.

La plaza, según informa Eduardo Bayona en Público, era una sustitución de jornada completa para enseñar inglés en el colegio público bilingüe de Infantil y Primaria Pierres Vedel, en el centro de Teruel, por enfermedad de su anterior ocupante. La convocatoria, publicada por ver primera el 26 de octubre, incluía como información adicional un escueto “abstenerse docentes embarazadas” motivado por el riesgo de contagio de rubeola detectado en la escuela.

De hecho, la plaza estaba ocupada por una maestra embarazada que, precisamente, había cogido la baja esa misma semana tras confirmarse la existencia de casos de rubeola en el centro.

El Gobierno de Aragón publicó al día siguiente una aclaración en la que pedía disculpas “por el malentendido"

La rubeola, según la OMS, es una infección vírica contagiosa de síntomas leves (erupción cutánea, fiebre baja, vómitos y conjuntivitis) que suele darse en niños y en adultos jóvenes y que, en caso de embarazo, puede causar la muerte del feto o provocarle el ‘síndrome de rubeola congénita’ (SRC), que llega a causar a los bebés ceguera, sordera, autismo y disfunciones hormonales, especialmente de la glándula tiroidea.

Sin embargo, la omisión inicial de la información sobre ese riesgo de higiene laboral, para el que las guías de prevención recomiendan evitar cualquier tipo de exposición para mujeres embarazadas, provocó en los colectivos de docentes reacciones de estupor e indignación.

Tras estallar la noticia y comenzar la polémica sobre la discriminación por motivos de género, el Gobierno de Aragón publicó al día siguiente una aclaración en la que, además de pedir disculpas “por el malentendido", especificaba que “la vacante a la que se hace gestión es una sustitución de una baja por riesgo de contagio de rubeola en ese centro”. El comunicado, no obstante, no evitará que el tema sea tratado en la junta de personal de Teruel a propuesta de CGT.

CONFLICTO SINDICAL Y POLÉMICA EN LA RED

“Denunciamos la intolerable discriminación a las interinas embarazadas”, señalaba el sindicato, para el que “ningún argumento posible justifica la actuación del Servicio Provincial”, la cual “en modo alguno puede pasar por la exclusión previa del colectivo de interinas embarazadas”. “Si el problema es una enfermedad infecciosa –añadía- puede afectar a personas con casuísticas diversas, por lo que se debería proporcionar información objetiva y eficaz lejos de señalar a un colectivo concreto”.

Para entonces, la polémica por el anuncio y las especulaciones en torno a su contenido se habían disparado en los foros de docentes, en algunos casos por mujeres que dudaban si solicitar o no la plaza, de carácter voluntario, al desconocer qué riesgos podía entrañar para su integridad.

“Habrá algún niño autista o con algún tipo de discapacidad, que no controla sus fuerzas”, “normalmente esas vacantes sales porque hay algún foco de enfermedad contagiosa” o “hay escarlatina en el cole y por eso no puede estar embarazada la que vaya... pero hay maneras de ponerlo, digo yo”, especulaban algunas maestras, mientras otras reclamaban que “esa información debería saberse para evitar toda esta incertidumbre”.

“Menos mal que lo aclaráis por aquí y dais toda la información. La Administración se luce con estas cosas”, señalaba otra, mientras una más se despachaba con un tajante “me parece una vergüenza”.