lunes 17.02.2020
LABORAL

Cantabria registró en 2019 más de 103.000 contratos de menos de 7 días, casi el 40% de la contratación

Camarero
Camarero

Cantabria registró el año pasado 103.674 contratos de trabajo de menos de siete días de duración, el 39,72% de los 261.009 suscritos en la región, lo que supone la mayor tasa de temporalidad en la contratación desde 2002, año en el que el Ministerio de Empleo comenzó a difundir estadísticas oficiales por comunidades autónomas, según señala un informe de la Secretaría de Empleo de UGT.

Supone la mayor tasa de temporalidad en la contratación desde 2002

En su informe, el sindicato precisa que sólo en el año 2017 se registraron en la región más contratos temporales de menos de una semana de vigencia, en concreto 105.306 (40,9% del total de la contratación ese año), cuando por primera vez hasta ahora se rebasó la cuantía anual de los 100.000, que se redujo en 2018 por primera vez desde 2010 hasta situarse en 99.643. UGT recalca que en 2019 los contratos de menos de siete días han vuelto a repuntar un 4,05%, con 4.031 más que los de 2018, de los que 1.857 son masculinos (suben un 3,9%, pasando de 46.815 a 48.672) y 2.174 femeninos (aumentan un 4,1%, pasando de 52.828 a 55.002). Desde el año 2009, los contratos de menos de siete días de duración se han triplicado en Cantabria, de poco más de 34.000 a los más de 100.000 actuales, y han ido progresivamente aumentando su peso en toda la contratación regional: en 2006 representaban menos del 20% de todos los contratos, a partir de 2012 ya superaron el 30% y en la actualidad rozan el 40% que ya superaron en 2017.

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, puntualiza que "la contratación temporal y más precaria se disparó el año pasado tras el ligero descenso registrado en 2018, hasta el extremo de que 2019 se ha cerrado con un 93,7% de contratos temporales, la mayor tasa de eventualidad contractual desde que existen estadísticas oficiales". De hecho, el sindicato subraya en su informe que Cantabria acumuló el año pasado el mayor número de contratos de trabajo contabilizado hasta ahora y superó por primera vez los 260.000, aunque a costa de un incremento exclusivo de casi un 3% de los temporales (+5.893) y el primer descenso de los indefinidos (-2.721) en los últimos seis años (la última vez que se redujeron fue en 2013).

MÁS CONTRATOS PERO CON MENOS PERSONAS CONTRATADAS

Ibáñez recalca que "un signo evidente de la precariedad y la escasa duración de los contratos de trabajo que se firman en Cantabria es que el año pasado se suscribieron más contratos que en 2018 (+3.165) pero hubo 1.323 personas contratadas menos (de 82.285 a 80.962)".

"Han sido los dos años más negativos desde hace mucho tiempo", señala Ibáñez

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria añade que "en 2019 tuvimos una media de 3,22 contratos por cada persona contratada (índice de rotación neta), la más alta hasta ahora junto con la de 2017 (3,24), lo que confirma que han sido los dos años más negativos desde hace mucho tiempo". Ibáñez matiza que "no es casualidad que aquellos sectores de actividad económica con mayor temporalidad e índices de rotación neta de los contratos, como por ejemplo los relacionadas con la industria de la alimentación, la construcción, la propia hostelería o el transporte, sean a su vez los que registran los más altos índices de siniestralidad laboral y los mayores riesgos para la salud de los trabajadores". "No es justificable que el mercado laboral de Cantabria se encamine de esta manera a la precariedad laboral más absoluta y a una contratación cada vez más pobre e inestable que es el origen de grandes males posteriores en la siniestralidad, la salud, en bajos salarios y bajas cotizaciones, en la desprotección en el desempleo y en un futuro incierto con las pensiones", asegura el responsable regional de Empleo de UGT, que añade que "el gran problema de este país es que mucha de esa contratación temporal es en fraude de ley porque en realidad son contratos indefinidos en toda regla".

El sindicalista recuerda que "UGT viene demandando desde hace mucho tiempo una legislación laboral que realmente penalice la contratación temporal en fraude de ley porque la actual no penaliza al empresario tramposo, como mucho le obliga a rectificar y a convertirlo en indefinido cuando la Inspección de Trabajo lo detecta".

MUJERES Y JÓVENES, LOS MÁS AFECTADOS

En su balance anual de la contratación de 2019, UGT recalca que la mayor parte del incremento de los contratos temporales del año pasado en Cantabria recayó en las mujeres (+4.216 eventuales) y en los menores de 25 años (+4.060), que registran también las mayores tasas de contratación temporal difundidas hasta ahora desde que las estadísticas oficiales recopilan contratos y no colocaciones. "No falla, cuando aumenta mucho la contratación y sólo la temporal significa que aumenta en las mujeres y en los más jóvenes, principales destinatarios de los contratos de menor duración incluidos los de unas horas, los que tienen jornada parcial y, ni que decir tiene, los que tienen menos salarios y menos derechos laborales", puntualiza Ibáñez.

UGT reitera al respecto que el notable incremento de la contratación temporal en Cantabria el año pasado no sólo generó el mayor porcentaje general de contratos eventuales en la región desde 2002, también propició que las mujeres rebasasen por primera vez el máximo histórico del 94% y que en los menores de 25 años alcanzase casi el 96%, un 95,98%, que supera al mayor contabilizado hasta ahora, el 95,6% del año 2015. El año pasado en Cantabria 125.211 de los 132.895 contratos suscritos con firma femenina fueron temporales, lo que sucedió igualmente en 43.673 de los 45.502 firmados por menores de 25 años.
 

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad