lunes 24.02.2020
LABORAL

GSW plantea un ERTE de 220 días por trabajador durante dos años, “excesivo” y “desorbitado” para los sindicatos

Instalaciones de GSW en Santander
Instalaciones de GSW en Santander

El Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) planteado por Global Steel Wire (GSW) para su planta de Nueva Montaña abarca un periodo de dos años -2020 y 2021- y afectaría a toda la plantilla, compuesta por cerca de 650 trabajadores, durante un total de 220 días a cada uno, algo que los sindicatos consideran "excesivo" y "desorbitado". Así lo han indicado a Europa Press fuentes próximas a los representantes de los empleados de esta factoría con motivo del inicio, este viernes, del periodo de consultas del ERTE, que se prolongará durante quince días.

Representantes de los empleados defienden al respecto que el ERTE ha de ser "adecuado a las necesidades" de producción

En la primera reunión para la negociación del expediente, planteado desde el 1 de enero de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2021, la dirección ha trasladado al comité las causas del mismo, que serían económicas, de producción y organizativas. En base a estos motivos, la empresa, perteneciente al grupo Celsa, han propuesto 220 días de regulación para cada trabajador, que se aplicarán en función de las necesidades de la planta, dedicada al alambrón de aceros especiales y que destina parte de la producción a la industria de la automoción. Y aunque la dirección ha entregado este mismo jueves la documentación a los sindicatos, en una primera valoración consideran "excesivos" y "desorbitados" los 220 días propuestos, que suponen "casi un año" de paro para cada trabajador. Así, durante la negociación -los próximos encuentros serán la semana que viene, el martes 17, miércoles 18 y viernes 20 de diciembre- intentarán "acortar" el número de jornadas de regulación, aunque todavía "es pronto para aventurar" una cifra.

Representantes de los empleados defienden al respecto que el ERTE ha de ser "adecuado a las necesidades" de producción, por lo que aprovechan para instar a las empresas a que presenten "planes alternativos" a la caída de pedidos, como la búsqueda de otros mercados, por ejemplo, en vez de optar por "el camino fácil" de la regulación.

"No todo tiene que ser EREs", sentencian al respecto desde los sindicatos, para quienes no puede "permitirse el lujo" de que "todas" las empresas manden a trabajadores al paro. Al hilo, y para finalizar, han incidido en la exigencia que vienen haciendo para derogar la reforma laboral y los aspectos "más lesivos" para los empleados.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad