viernes 23.08.2019
FOMENTO

La mejora del enlace al aeropuerto se someterá a evaluación ambiental por posibles efectos adversos

Tramo de la S-10 a su paso por el polígono de Raos. Foto: Google Maps
Tramo de la S-10 a su paso por el polígono de Raos. Foto: Google Maps

La Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica ha resuelto que es necesario someter al procedimiento de evaluación ambiental ordinaria del proyecto de mejora de capacidad de las autovías A-67 y S-10, tramo Santander-aeropuerto, ya que se prevén efectos adversos significativos sobre el medio ambiente.

El objeto del proyecto es la mejora de un importante nudo viario del entorno de Santander, en el que confluyen dos vías importantes, la A-67 y la S-10, y en el que la presencia de polos de atracción de movimientos es muy destacada.

Dicha mejora consiste en una ampliación de las calzadas de las autovías A-67 y S-10, variable según los tramos, y en la remodelación o mejora de los enlaces de Nueva Montaña, puerto-Ciudad del Transporte, polígono de Raos, Parayas-aeropuerto, Primero de Mayo y el enlace de la autovía A-67 con la autovía S-30.

La evaluación de impacto ambiental practicada, que este lunes se publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE), concluye esta necesidad respecto a este proyecto promovido por la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento y que se localiza en los municipios de Santander y Camargo.

La Dirección General estima que es previsible que el incremento de la contaminación acústica del proyecto durante la fase de explotación tenga un efecto negativo significativo, por lo que establece la necesidad de someterlo a evaluación ambiental.

Comentarios