jueves 02.04.2020
MEMORIA

Zuloaga inaugura una muestra sobre exhumación de fosas de la Guerra Civil y la posguerra y avanza que 2020 “será el año de la memoria histórica y democrática”

Pablo Zuloaga, flanqueado por Carolina Hernaiz y Zoraida Hijosa este miércoles durante la inauguración de la exposición | La Vorágine Crítica
Pablo Zuloaga, flanqueado por Carolina Hernaiz y Zoraida Hijosa este miércoles durante la inauguración de la exposición | La Vorágine Crítica

El vicepresidente del Gobierno de Cantabria, Pablo Zuloaga, ha inaugurado hoy miércoles en Casyc Up (c/ Tantín, Santander) la exposición Exhumando fosas, recuperando dignidades, coordinada por la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica) y enmarcada, en Cantabria, en Contrapunto, proyecto de la asociación La Vorágine Crítica que cuenta con el patrocinio de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica del Ejecutivo autonómico y el apoyo de la Fundación Caja Cantabria. Zuloaga ha estado acompañado por la directora general de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica del Gobierno de Cantabria, Zoraida Hijosa, y por Carolina Hernaiz, miembro de la asociación La Vorágine Crítica. Exhumando fosas, recuperando dignidades, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 31 de enero, pretende dar a conocer, a través de paneles divididos en cuatro bloques temáticos –las personas, la fosa, el laboratorio y el homenaje–, el proceso de exhumación de fosas de la Guerra Civil y el franquismo, que la ARMH y Aranzadi llevan realizando desde el año 2000.

“Tenemos que recoger el guante que nos deja la sociedad que a menudo avanza a un ritmo más ágil que las instituciones”

Durante la inauguración, Zuloaga ha avanzado que 2020 “será el año de la memoria histórica y democrática”, pues “será el año de aprobación de la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Cantabria y el primero con partidas específicas en el Presupuesto para hacer efectivo el derecho de los ciudadanos a la reparación moral”. Así, ha defendido las “políticas progresistas” de recuperación de la memoria y el papel de las instituciones “tomando medidas y defendiendo posiciones que permitan dejar tras nuestra gestión una sociedad más justa”. “Tenemos que recoger el guante que nos deja la sociedad que a menudo avanza a un ritmo más ágil que las instituciones”, ha añadido.

El primer bloque de la muestra está dedicado a las personas porque antes, durante y después de cada exhumación hay diferentes personas implicadas en el proceso: los solicitantes y promotores –normalmente, familiares de los desaparecidos–, los informantes –que antes y durante el proceso aportan datos relevantes para la localización de la fosa y la posterior identificación de los desaparecidos–, el equipo de trabajo –compuesto por profesionales de la arqueología, la antropología, la historia o la medicina, así como voluntarios de otras disciplinas–… El segundo bloque está dedicado a la fosa, es decir al trabajo arqueológico: prospección, excavación, análisis de los restos, extracción… El tercer bloque está dedicado al laboratorio, es decir al trabajo forense: limpieza de los restos, reconstrucción, fotografiado, análisis, conclusiones del estudio antropológico-forense e informe final. Y el cuarto y último bloque está dedicado al homenaje, pues cuando los restos son entregados a los familiares muchas veces se realiza un homenaje público que constituye también el final de la exhumación, el momento en el que los familiares por fin pueden empezar el duelo negado durante tantos años.

Tras la inauguración, el responsable del área de Antropología Forense de Aranzadi, Francisco Etxeberria, ha ofrecido una conferencia en la que entre otras cosas ha destacado que “verdad, justicia y reparación son los tres pilares básicos en los que asienta cualquier proceso de política pública en materia de derechos humanos” y que “la Sociedad de Ciencias Aranzadi, desde una posición técnica, ha contribuido a aportar información para el conocimiento de la verdad”.

El suelo de Cantabria alberga al menos 150 fosas de la Guerra Civil y la posguerra, según el mapa de fosas que el profesor de la Universidad de Cantabria Ángel Armendariz dirigió y entregó al Gobierno de Cantabria por encargo de este.

En la inauguración también se ha recordado al laredano Lázaro Nates, último superviviente cántabro de los campos de concentración y exterminio nazis, que ha muerto hoy miércoles.

Comentarios