Viernes 19.04.2019
MUGU

El Bujardu

Aluegu el ser humanu puso mas medios a caa güelta pa apradiá-l tarrentoriu, dejando en muchos sitios los árbulis justos pal nial del Bujardu y dellos posaorios prupicios. Y viría allegar a las ratas tres de los humanos; siguru que aquel día consoló.

Mugu nel cajigal de Pandiyu | edc
Mugu nel cajigal de Pandiyu | edc

Dendi el principiu de los tiempos, siempri, istuvo presenti, y ahí sigui, cumu si no istuviera. No tul mundu lu vei, u se da cuenta que está. Él, por embargu, lo vei too.

No habrá hubíu día que saliera de un pueblu a otru y no lu viera, a lo suyu. Y si vinía de juera de la Tirruca, siempri estaba pa recordami que estaba entrando n'ella. El Bujardu, quietu eno altu d'un palancu. U enos jilos. Ena picorota d'un árbul isláu. N'una istaca. N'un letreru ena autuvía. Nel cumbri d'un envernal. Quietu nel airi cumu una cometa, achisbando una costera a buscu de ratunucos su la herba. Él, que too lo vei, es parti de la vista. Pol muéstru contornu, buscalu es iscubrilu, porque jacemos la vida nel país del Bujardu.

A una güelta dí en pensar enos bichos cumu si jueran vicinos ya cunucíos, y hui es el día que atopo con angunu y sunrío y saludo, “Homee…”. Los animalis son genti, genti distintu, y mui ello.

El Bujardu tien el tamañu, la traza arricugía y el templi aposáu que pidi l'uficiu de asperar tranquilu a que remanezan los ratonis, igual que el gatu, el cárabu u la nuética, con quin comparcia el trebaju. Asina, jaciendo lo mesmu tolos días: no es de día completu y ya sal a lo espejáu a aposase ondi aculumbri un güen qué de suelu rasu. Dilliá otru aposaeru un pocu mas lejos. Media hora dimpués, dilliá otru. Está bien despaciu. Si jaz fríu jispi la pluma y se jaz una buluca. Si lluevi se sacudi de cientu en vientu y a la primer gajaa de sol deja pingar un pocu las alas, que iscullin. Cuandu vei angún bichucu que cazar se deja caer mansu incima. Güelvi a durmir cuandu ya está bastanti iscuru, a cualisquier jiebi u monti. Ési es el día del Bujardu. Despaciucu.

L'hibiernu pasau arreparé en que el Bujardu se pon contentu los días en que por fin luz el sol

L'hibiernu pasau arreparé en que el Bujardu se pon contentu los días en que por fin luz el sol, y entonz embalaga bien de ratu jugando por gustu nel espaciu; busca y atintuja colas alas la rienti por cima de  los sitios mas asolejaos dejando que la gorgolla envisibli de airi calienti lu erza mientras él la dibuja en reondu. Cuandu ya se sinti bien arriba, se deja caer cuasi a plomu, acerrando las alas jasta que las abri en parracil subiendo un pocu, y gulviendo a acerralas pa golver a caer, jaciendo un reondu bien anchu que talla jimuestras en el vacíu amejando una corona, cumu quin ajita un jisu de airi nel terrenu trespintau del espaciu y deja marcau n'abertal un tarrentoriu propiu tubular al simen del nublu que se aúni cola lluvia al suelu, u la gajaa de sol que iligi un lugar ena tierra varciando luz de altu en baju.

Vistu cumu un vicinu, el Bujardu lleva dendi el principiu viéndomos a nós, a lo suyu y de reguilón, cumu si no mos viera. “Cumu cualisquier vicinu” –pienso yo–. De manu, allá tras cuandu cuasi too era monti arbulau, el Bujardu viviría enas brañas, junta lamas, enos puertos ondi los árbulis dan en ser ralos pola nievi. Aluegu el ser humanu puso mas medios a caa güelta pa apradiá-l tarrentoriu, dejando en muchos sitios los árbulis justos pal nial del Bujardu y dellos posaorios prupicios. Y viría allegar a las ratas tres de los humanos; siguru que aquel día consoló. Asina acunticiría por espáciu de siglos, cola genti viviendo cumu acanzaba a vivir, y él viviendo espricupáu. Y ya jaz un siglu, el probi Bujardu, que bía acompañáu al ser humanu librándolu de ratunizas, empenzaría a conocelu mijor, cuandu escomenzó a haber armas de juéu al acanci de mucha genti. Tamién treminaría de lu conocer gracias al venenu. Dilliá acá, se habrá vistu en vergüenza pa siguir viviendo entri montis astraos de ucálitos lámaros, pretos y derechos que asperan al camión que los llevi a la fábrica de papel cumu emigrantis ena sala del paru, y antíguos praos abora cipíos de plumeros de la Pampa. Habrá vistu cunvirtí-los regatos nondi las floris del hibiernu amarilleaban su los salcinos en cuérragos de auguapodri encofraos entri pareis derechas de hormigón. Habrá vistu a las camberas jacese carreteras y a los caminos jacese ñudos y mas ñudos de autuvía. Habrá vistu apradiar cajigalis, llenase el contornu de vacas jolasteras de cabaña y vaqueros paisanos de casucia moerna y al pocu, marchar vacas y paisanos, los unos cumu ganau a una estabulación y las otras cumu obreros a una fabricona. Abora verá el práu calláu y al silenciu asustáu polos camionis que bierran ena carretera. Viría el procesu completu de cajigal a práu y de práu a arrabal desacaldáu, de paisanos a televidentis, de Cantabria a “Larregión”.

Polo menos él supo ser él y quedase nel sú sitiu.