miércoles 20.11.2019
CRISIS HUMANITARIA

Cantabria se suma a la red de comunidades que acogerán refugiados sirios

El gobierno pone a disposición del Estado 120 plazas de La Pereda y otras en albergues regionales, y anuncia 160.000 euros en ayudas.

Díaz Tezanos junto a María del Carmen Sáez, responsable técnica de Proyectos de ACNUR, y Ramón Ruiz, consejero de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo.
Díaz Tezanos junto a María del Carmen Sáez, responsable técnica de Proyectos de ACNUR, y Ramón Ruiz, consejero de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo.

La región ofrece más de 200 plazas en la residencia La Pereda de Santander y en la red de albergues regionales que hay por todos los municipios, para acoger a refugiados sirios, a los que la Comunidad Autónoma destinará 160.000 euros en ayudas, 60.000 con carácter inmediato para la compra de material no alimentario, como tiendas o mantas, y la atención de 500 familias. Los 100.000 euros restantes irán en una partida de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de 2016.

Así lo ha anunciado este viernes Eva Díaz Tezanos, vicepresidenta del Gobierno autonómico, que se suma así a las iniciativas de acogida de refugiados que muchas comunidades están llevando a cabo.

Cantabria pone a disposición del Ejecutivo central las instalaciones del centro La Pereda, cerrado la pasada legislatura, y que cuenta con 120 habitaciones, además de cocina, comedor, sala de actividades y biblioteca, entre otras dependencias. A estas plazas se añaden otras de la red de albergues dependientes de la administración y repartidos por toda la Comunidad Autónoma, que  suman más de 200 plazas disponibles para refugiados.

Por otro lado, el Ejecutivo destinará con carácter inmediato, a través del Fondo Cantabria Coopera, 60.000 euros para asistir a los refugiados sirios en Turquía, en concreto a 500 familias, lo que podría abarcar a unas 2.500 personas en total. Con esta cuantía se adquirirán 2.500 tiendas de refugio y otras tantas mantas de lana térmica, así como 500 colchonetas aislantes y otro medio millar de hornillos. El material será repartido por el comité de distribución existente en la zona de intervención, compuesto por mujeres desplazadas con el apoyo del personal de ACNUR.

"El Gobierno de Cantabria toma esta medida por responsabilidad y solidaridad. No podemos ni queremos quedarnos al margen de la grave situación que se está viviendo en Siria y los países limítrofes desde que en marzo de 2011 se declarará la guerra civil en este país, que ha provocado 100.000 muertes y ha obligado a más de cuatro millones de personas a abandonar su país buscando protección en otros de su entorno", ha explicado Díaz Tezanos.

Además, el Gobierno quiere habilitar en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de 2016 una partida de 100.000 euros a repartir entre las ONG, para que puedan llevar esta ayuda a los desplazados. El objetivo es empezar a dar salida a esta cuantía en enero del próximo año.

Acuerdo con ACNUR

Con estas medidas, Cantabria quiere "pasar de las palabras a los hechos" y "estar a la altura de los valores de solidaridad y colaboración que las dramáticas circunstancias nos exigen" ante "la mayor crisis humanitaria de la historia reciente", ha manifestado Díaz Tezanos, que ha comparecido ante los medios junto a María del Carmen Sáez, responsable técnica de Proyectos de ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), y Ramón Ruiz, consejero de Educación, Cultura y Deporte del Ejecutivo, ya que la ayuda a la cooperación depende de este último departamento.

Díaz Tezanos también ha indicado que en la región se va a crear un banco de recursos, coordinado por la Dirección General de Juventud y Cooperación al Desarrollo, para organizar las iniciativas de ayuda y colaboración que surgen desde la sociedad civil y que los ciudadanos puedan participar en la acogida de refugiados.

El mismo se pondrá en marcha a partir de la próxima semana, tras la reunión que este lunes, día 7, Díaz Tezanos mantendrá con el presidente de la Federación de Municipios de Cantabria (FMC), Dionisio Luguera, y después también de una mesa de trabajo que se va a convocar, y en la que participarán agentes de distintos ámbitos (jurídico, sanitario, social, de cooperación, etc) para diseñar una estrategia de atención e integración de los refugiados en Cantabria, que garantice la asistencia médica, la escolarización y la atención social a estas personas.

También se va a firmar un convenio con ACNUR, de carácter estable, que tendrá continuidad hasta que la crisis se resuelva, según ha aseverado Díaz Tezanos. Cantabria, ha afirmado, “está en condiciones de dar respuesta a la crisis humanitaria desatada en Siria y en disposición de acoger a refugiados”. “Cantabria quiere ser una comunidad para los refugiados, como estoy segura de que lo quiere ser toda la ciudadanía de la región", ha apostillado, para apuntar que “la idea es acoger a cuantos refugiados podamos, según las posibilidades y recursos y la disposición de la población”.

Cantabria urge a Rajoy a coordinar a las Comunidades

Díaz Tezanos ha indicado que el Ejecutivo autonómico va a solicitar al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, que convoque con urgencia a las comunidades autónomas para diseñar un plan de acogida humanitaria a los refugiados, ya que la administración estatal es la encargada de coordinar la llegada de refugiados y de su distribución.

En este sentido, la vicepresidenta ha asegurado que el Ejecutivo cántabro siente vergüenza por la actitud del Gobierno de Rajoy y la insensibilidad mostrada ante crisis humanitaria que se está viviendo en Europa. "No comprendemos ni compartimos la insolidaria actuación del Gobierno de España ante los refugiados sirios", ha dicho, al tiempo que ha rechazado la "burocracia comunitaria que durante meses ha olvidado el éxodo masivo de sirios y ahora no puede obviar".

Por su parte, la responsable de ACNUR ha agradecido el apoyo del Ejecutivo regional hacia los refugiados sirios. María del Carmen Sáez también ha indicado que la colaboración con el Ejecutivo autonómico es paralela a la que se está llevando a cabo con otras comunidades autónomas, España y diferentes países.

Según ha detallado, desde que comenzó la guerra civil en Siria en marzo de 2011, cerca de 12 millones de personas se han desplazado a otros territorios huyendo del conflicto. La responsable técnica de proyectos de ACNUR ha explicado que ante la incapacidad de los países limítrofes para acoger este flujo de desplazados, muchos han optado por intentar llegar a otros países, fundamentalmente Grecia, a través del Mediterráneo.

Comentarios