jueves 29/10/20
SUCESOS

Intervenidos en una pescadería de Castro Urdiales más de 30 kilos de percebe capturados de forma ilegal

Precebes intervenidos por la Guardia Civil | Foto: Guardia Civil
Precebes intervenidos por la Guardia Civil | Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil ha intervenido más de 30 kilos de percebes que habían sido recogidos de manera ilegal y estaban almacenados para su venta en una pescadería de Castro Urdiales. El pasado viernes, agentes de la Patrulla Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil, junto con inspectores de Pesca del Gobierno de Cantabria, llevaron a cabo un control en una pescadería de Castro Urdiales, donde encontraron cinco cajas de percebes sin ningún tipo de etiqueta ni factura que garantizara la trazabilidad del producto.

La Patrulla Fiscal de Laredo inició en mayo una investigación para localizar puntos de venta de marisco pescado de manera clandestina en el litoral cántabro, que ha llevado a la localización del establecimiento castreño. Los agentes comprobaron que entraba gran cantidad de percebe capturado ilegalmente en la pescadería, por lo que se decidió actuar en el establecimiento con la colaboración de inspectores del Gobierno de Cantabria.

En el control se localizaron cinco cajas de percebe dentro de un frigorífico y en un almacén anexo, con un peso de 30.355 gramos. El marisco no contaba con ningún tipo de etiqueta ni factura que acreditara su procedencia, por lo que fue intervenido y se entregará a organizaciones benéficas de la zona. Los hechos se trasladarán al departamento de Sanidad del Gobierno de Cantabria.

CENTOLLOS Y PERCEBES

En otra actuación contra la pesca furtiva, los agentes de la Patrulla Fiscal y de Fronteras junto con los del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Laredo se han incautado de 12 centollos y medio kilo de percebes en poder de dos pescadores en Castro Urdiales. Los guardias identificaron una embarcación con dos personas ataviadas con trajes de neopreno que se acercaba a Castro Urdiales tras faenar.

Una vez en tierra, inspeccionaron la embarcación y localizaron unos 500 gramos de percebes y un cabo atado a una red que permanecía sumergida a unos dos metros de profundidad. En la red se encontraron 12 centollos, once de ellos hembras ovadas.

La patrulla denunció a los dos tripulantes por carecer de autorización para la recogida de marisco y otras especies de interés comercial dentro de las aguas de competencia de la Comunidad Autónoma de Cantabria y por la extracción y almacenamiento de hembras ovadas de centollo. Los animales fueron devueltos al mar.

Comentarios