viernes 19.07.2019
ENTREVISTA

“Este 26M será el final de un proceso y el principio de otro”

Miguel Ángel Revilla, cabeza de lista del PRC en las autonómicas de este domingo, 26 de mayo.

Miguel Ángel Revilla, en un acto electoral del PRC
Miguel Ángel Revilla, en un acto electoral del PRC

En 1976 participó en la fundación de ADIC [Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria] y en 1978 en la del PRC [Partido Regionalista de Cantabria], del que es secretario general desde 1988 hasta la fecha. Vicepresidente del Gobierno autonómico PP/PRC de 1995 a 2003 y presidente del Gobierno autonómico PRC/PSOE de 2003 a 2011 y desde 2015 hasta la fecha. En las generales del 28A su partido obtuvo su primer diputado en el Congreso y en las autonómicas de este domingo, 26 de mayo, aspira a ganar por primera vez unas autonómicas. También aspira a aumentar su peso en el Gobierno de Cantabria, pero Miguel Ángel Revilla (Salceda, Polaciones; 1943), cabeza de lista del PRC en las autonómicas del 26M, asegura que, esta vez sí, estas serán las últimas elecciones a las que concurrirá. “Me acerco a la edad media de muerte de España, que está en 82”, advierte. Entre un acto público y otro, Revilla hace un hueco de una hora en su apretada agenda de campaña para realizar esta entrevista.

Usted fue de los pocos dirigentes políticos e institucionales que denunciaron la operación llevada a cabo para desalojar a Pedro Sánchez de la Secretaría General del PSOE. De hecho, su relación con el ahora presidente del Gobierno español fue muy estrecha, pero ya no parece pasar por su mejor momento…

Yo, como he creído que esa operación era injusta y que estaba planificada por poderes de todo tipo –hubo un momento en que era prácticamente unánime en los medios de comunicación: “todos a por Pedro”–, digo “yo no me sumo a eso”. Luego llegan los procesos electorales y todos somos rivales, ya no hay amigos, no hay reconocimientos y hasta llego a entenderlo… relativamente. Yo no soy así, porque una de las cosas que creo que soy es una persona agradecida. Pero tampoco para que te den nada, sino simplemente para que te reconozcan “en un momento difícil de mi vida, donde la mayoría de los míos no me apoyaban, hubo un tipo que sin pedírselo, sin que sea de mi partido…”. Simplemente por un criterio ético que yo entendía; me vinieron a pedir entrar en esa operación y yo dije “pues no veo ninguna razón”, y entonces me vuelvo en contra. No me sumé a esa operación de que le veían como un vendepatrias, que estaba todo planificado, que era un personaje que iba con los nacionalistas… Y luego he notado, sí, un distanciamiento, que ya no te llama, ya no sé qué… Pero lo entiendo, porque ahora somos rivales. Yo no soy así, pero también llego a entenderlo. Él está condicionado también por la gente de aquí: “oye, no le des alas a este”, le dirán, supongo, no sé… Entonces ha desaparecido últimamente de mi relación personal. Que supongo que volverá otra vez, porque he sido una de las personas a la que más ha consultado cosas –“¿tú qué harías?, ¿tú qué opinas de esto?”– y yo le he dado mi opinión. Nunca me ha dicho si le parecía buena o mala, pero en su momento difícil sí me ha consultado.

Con quién y cómo cree que va a gobernar Sánchez, porque si aquella operación se puso en marcha para evitar que pactara con Unidas Podemos y con fuerzas soberanistas…

Pedro Sánchez tiene que pactar con Podemos para gobernar, eso está claro

No, él tiene que pactar con Podemos para gobernar, eso está claro. Tiene que pactar con Podemos, yo no sé si metiendo a Podemos dentro o si convence a Podemos de que haya un apoyo en base a un programa, que no es tan fácil, porque los votos no son gratis, en los partidos políticos lo normal es que si tú eres imprescindible, pongas tus condiciones… Yo estoy acostumbrado aquí a gobernar en esta última legislatura cediendo más competencias al que doblé en votos que las que tengo yo. Más competencias que las que tengo yo, doblándole en votos. Ah…

El PSOE también le hizo a usted presidente autonómico en 2003 a pesar de que el PRC obtuvo menos votos que él…

Ah, claro… Pero hay que ser coherente cuando tú recibes lo que no te mereces o cuando tú das lo que otro en teoría no se merece por el número de votos. Pero esa es la política. Entonces yo no sé esa negociación cómo la va a llevar él con Podemos, pero lo que es imprescindible es que tenga un pacto estable con Podemos y a partir de ahí sumar.

¿Y usted cree que Unidas Podemos pactará con Sánchez si este no les incluye en su Gobierno?

Eso ya no lo sé. Ahí no te puedo decir cómo va la cosa…

¿Y el PRC qué exigirá para investir a Sánchez como presidente del Gobierno español?

En el tren a Bilbao tenemos una ventaja: somos siete diputados en Madrid. Dirás “¿cómo?”. Sí: seis del PNV y nosotros

Muy fácil. Compromiso de adjudicar lo que ya está a punto de caramelo, que es el AVE con Madrid, que esta obra estuvo adjudicada en 2008 por el PSOE y la anuló, y yo tengo el compromiso firmado de que llegaba aquí en 2016, estamos en 2019 y no ha empezado ni una vía. No pedimos nada que no tengan los demás. Desde Palencia hasta Reinosa, en fases. La doble vía Santander-Torrelavega está para adjudicarse; que la adjudiquen, ya tenemos un tramo. Dos: un estudio informativo, ¡informativo!, del tren a Bilbao. Ahí tenemos una ventaja: somos siete diputados en Madrid. Dirás “¿cómo?”. Sí: seis del PNV y nosotros. Cuidado con eso. No se pueden negar. Es que eso lo vamos a sacar, porque está el PNV. Lo tenemos en el programa el PNV y nosotros. Eso pesa, eh. Siete. A partir de ahí, yo no veo que haya muchas más cosas. Hombre, el apoyo a La Pasiega, que nos tienen que hacer en ese desdoblamiento de Santander un kilómetro para mercancías del polígono, y luego a nivel nacional nosotros vamos a ir con dos temas que yo creo que tenemos el apoyo de la mayoría, que son pensiones, ley de dependencia 50%, que está de compromiso ahora por todos, y otro donde va a haber mucha polémica porque no tenemos a todos a favor pero sí tendremos a Galicia, tal, que es que la ley de financiación autonómica futura contemple el coste de los servicios. No es tanto, ¿no?

Da la sensación de que el PRC es el único partido que sale realmente a ganar las autonómicas del 26M y de que el resto de los partidos sale a otras cosas…

Sí. Incluso las encuestas nunca nos han dado nada bien pero ahora hasta esas encuestas reconocen que vamos a ser ampliamente los ganadores de estas elecciones. Aunque a mí a mí no me hacen falta las encuestas, yo lo percibo en la calle y vamos a ser con creces el partido más votado. Es la culminación de un partido que… es el final de un proceso de un partido que… Es que contar lo que ha pasado… A mí hubo momentos en Cantabria, sin haber cambiado mi mensaje nunca, en los que me insultaban por la calle. Y yo miro lo que decía en 1976, e igual que lo de ahora. Ha cambiado la percepción y ahora reconocen que es un partido que le ha dado nombre a Cantabria, que somos una autonomía, que hemos gobernado, que hemos sabido gobernar, que sabemos hacer pactos, que somos fiables, que somos estables, que con el PRC ha habido Presupuestos siempre, con unos y con otros… Pues el reconocimiento a 40 años de trayectoria se va a producir el día 26.

Y después vendrán los pactos postelectorales…

La lógica de los últimos años es un pacto con el PSOE, pero ya no vale venir aquí a prometer, porque nos han engañado vilmente

Lo normal es, como viene ocurriendo últimamente en España, que haya que hacer pactos. Nosotros hemos sabido hacerlos: los hemos hecho con el PP y con el PSOE. La lógica de los últimos años es un pacto con el PSOE, pero depende de muchas cosas y de que se cumplan una serie de compromisos que ahora van a depender del Gobierno socialista, pero ya no vale venir aquí a prometer, porque nos han engañado vilmente, el PSOE fundamentalmente en la etapa de Zapatero, porque yo te puedo sacar ahora el documento… Nunca he visto más periodistas aquí abajo, todas las cámaras de televisión… “Por fin hay AVE”. Firmado por Zapatero y por el ministro de Obras Públicas, por el presidente de Cantabria y por la vicepresidenta. Es una vergüenza. Yo vengo de una tierra de trato: se daban la mano y eso se cumplía, nunca fallaba nadie, pero es que ahora te firma un Gobierno un papel, igual que Mariano Rajoy Valdecilla, y no te lo pagan. Esto es una vergüenza. Claro, eso no se lo hacen a Cataluña ni a Euskadi, porque han tenido peso y tienen, por eso yo decía “hay que tener un tío allí”, porque yo puedo hablar en El Hormiguero o te puedo hablar a ti, pero ¿qué peso tiene? Donde se deciden las cosas, “oiga, que se cumplan”. Mal ejemplo puedes dar a la gente cuando los acuerdos entre gobiernos no se cumplen y decirle a la gente que pague. Claro, a la gente le aplican el reglamento del juzgado, pero aquí los llevas al juzgado y dicen “bueno, lo que firma un Gobierno no vale”. No, hombre…

Entonces si vuelven a dar los números con el PSOE, habrá…

Sí, esta vez entre dos sobra.

Sí, ¿no?

Ya te lo digo.

Entonces, al seguir Sánchez como presidente del Gobierno español, lo más probable será que en Cantabria se reedite el pacto PRC/PSOE, ¿no?

Ya, pero yo tengo que tener compromisos muy serios. Yo ya no me trago más trolas.

Pero si ni siquiera un documento firmado por el Gobierno español tiene valor, ¿a qué tipo de compromisos se refiere?

Pues, mira, hay cosas que se pueden adjudicar mañana. Yo se lo voy a decir: “mañana me lo adjudicáis y lo veo en el Boletín”. Ya en el Boletín vale, porque si no cumplen, tienen que pagar a la empresa. En el tema del AVE, prefirió Pepiño Blanco darle 1.000 millones, seis millones de euros, a la empresa y rescindir el contrato. A una empresa gallega que trajo aquí toda la maquinaria. ¡Qué vergüenza!

¿Contemplan gobernar en solitario?

Hombre, no sé, si fueran 17… Pero yo, lo que pongo de prioridad siempre: estabilidad. Para un Gobierno lo más importante es es-ta-bi-li-dad. Para los ciudadanos, eh. Lo puedes hacer mejor o peor: estabilidad. Y estabilidad supone que tienes que tener todos los años aprobado el Presupuesto. Claro, los compañeros también, “todas las consejerías para nosotros…”. No: estabilidad.

¿Cómo es su relación con el PSOE de Cantabria?

Ha sido mejor que ahora.

Ha sido mejor cuando la vicepresidenta del Gobierno que usted preside, Eva Díaz Tezanos, era la secretaria general del PSOE de Cantabria…

Sí, y cuando lo era Dolores Gorostiaga, que las dos han sido vicepresidentas mías. Extraordinarias personas. Trabajadoras. Ha habido otro acuerdo y yo lo respeto, los partidos nombran a quien quieren, ¿no? Yo a este señor [Pablo Zuloaga, secretario general del PSOE de Cantabria] lo conozco de una vez que ha estado sentado aquí conmigo. Con las otras he convivido cuatro años a diario. La vicepresidenta está ahí, detrás de esa puerta.

De hecho, se dice que ahora está más cerca del PRC que del PSOE…

No lo sé, a mí no me ocurriría pedirle que viniera al PRC, pero es una persona cualificada para que en cualquier puesto pueda estar. Porque vale; por lo menos a mí me lo ha demostrado. Ahí se sienta conmigo, cuatro años, en una relación de rivalidad entre partidos pero de colaboración absoluta. ¿Cómo voy a hablar yo mal de esa persona?

¿Y si se lo pidiera ella? Francisco Martín en 2007 fue nombrado consejero del Gobierno por el PSOE y en 2015 lo fue por…

No, no era afiliado. Martín nunca ha estado afiliado a ningún partido.

Bueno, pero en 2007 fue nombrado consejero por el PSOE y en 2015 lo fue por el PRC.

Bieeen…

¿Podría acabar pasando algo así también con Tezanos?

Si yo el día de mañana viera que Tezanos es cualificada, no hablo de consejerías, para llevar una gestión, yo no miro colores

No. Bueno… No, no, no. No. Ahora, si yo el día de mañana viera que esa persona es cualificada, no hablo de consejerías, para llevar una gestión, yo no miro colores. Yo fiché a José María Mazón cuando me dijo “yo soy votante de toda la vida del PSOE, no soy regionalista”. Digo “no busco un afiliado, busco un tío que sepa de carreteras”. Ahí lo tienes: en Madrid. Yo no funciono sectariamente. Igual que cuando me dicen “es que yo le he votado a usted…”. “No me interesa, dígame lo que quiere, me da igual que me haya votado que no”.

Antes me ha parecido entenderle que el PRC pretende aumentar su peso en el Gobierno autonómico tras el 26M, ¿no?

Claro.

¿Piensa en alguna consejería en concreto? Porque hasta ahora siempre se ha centrado en Obras Públicas, en Turismo…

Pues, hombre, a mí me gustaría tener el área de Educación.

¿Y en esa Consejería podría caber Tezanos, que fue consejera de Educación de 2003 a 2011, también con usted como presidente autonómico?

¿Para consejera? No.

Pero igual para directora general…

No. En principio no…

¿Para qué quiere el PRC la Consejería de Educación?

La identidad es muy importante, porque a una tierra se la defiende si se la ama

Hombre, la educación es la base de todo. Fíjate si será importante, que tú me dices “dime, Revilla, cuál es el problema del mundo”. Y entonces yo te tengo que decir sólo una cosa, una palabra, eh. Que no sean dos, que sea una. “Educación”. Es el problema del mundo, ahí está la base de todo. Formar a la gente en convivencia, formar en amor a Cantabria, a España. Fomentar nuestra identidad sin plantearnos ser más que nadie… Nada del tema catalán ni el tema vasco, no. Eso me gustaría, porque yo creo que ahí no se está haciendo lo suficiente para desde los jóvenes conocer verdaderamente la historia. Que vinieran todos los niños a leer lo que yo he puesto ahí en una estela que pone “Catón, 195 a. C.: Fluvium Hiberum is oritur ex cantabris”: el río Ebro nace en la tierra de los cántabros. Lo mínimo que puedes hacer para que amen a una tierra es que la conozcan. Entonces educar en el tema de los deportes autóctonos, en el tema del folklore… La identidad es muy importante, porque a una tierra se la defiende si se la ama, y afortunadamente en Cantabria tenemos una historia desconocida que he intentado yo recuperar a base de programas de televisión, de cómo se fragua allí en Liébana el origen de lo que hoy es España y que se han llevado fundamentalmente los asturianos, que es entre Cangas y Cantabria… Ahí pones cara rara…

Sí, porque yo ahí tengo mis…

Bueno, bien, oye, pero tú pon lo que yo digo.

Sí, sí, por supuesto.

Tú di “Revilla dice que tal…”. Ahí tengo la estatua de Don Pelayo y…

Por supuesto, por supuesto. Yo creo que Cantabria siempre ha estado ausente de la Educación en la comunidad autónoma y además a todos los niveles, pero Cantabria como tal, no como supuesto origen de España ni nada de eso, sino como tal.

Sí, sí, sí, sí…

El diputado obtenido por el PRC el 28A es el primero de una fuerza política de ámbito cántabro.

Es el primer diputado cántabro en Madrid. Ahora tú dime “no, ha habido más”. Efectivamente, ha estado Bárcenas. ¿Por qué digo que es el único? Porque no sabemos de los otros nada. ¿Tú sabes de alguna intervención de alguno de esos diputados defendiendo algo de Cantabria? No. Votando igual que el de Extremadura del fracking, de lo que haga falta. Lo que se mande. Mazón es el primer diputado cántabro y así lo ve la gente.

En cualquier caso, es el primer diputado en Madrid de una fuerza política de ámbito cántabro, y eso, más allá de reclamar la deuda de Valdecilla o las conexiones ferroviarias, tiene una importancia, ¿no?

Es obvio que jamás entraremos en un contubernio si hubieran salido los votos por el otro lado, con esos que se fueron a manifestar a Colón​

Probablemente estemos iniciando algo que ya sea en los próximos años una constante. Cantabria está allí como Canarias se ha ganado tener dos representantes. Hasta ahora era imposible, y ha sido la batalla más dura de mi vida. Yo fui y no salí, con eso ya te digo bastante. Lo de ahora, una heroicidad, porque todo estaba en contra: bipolarización, la gente cree que Mazón se enfrentaba a Casado, a Rivera, a no sé qué… Bueno, romper eso… Y luego, las encuestas. Te decían por la calle “Revilla, te iba a votar, pero para qué voy a tirar el voto”. Nos han sobrado 12.000 votos –todos los de Santander, todos los de Camargo– y hemos sacado diputado. Y ahora ya abrimos ahí una brecha de una tierra pequeña pero con mucha personalidad. Tenemos allí en Madrid un representante que incluso puede ser importante numéricamente. Yo contaba en los mítines “¿y si hiciera el número 175 o 176?”. Pues ahí anda. Y nosotros no planteamos grandes exigencias. Naturalmente es obvio que jamás entraremos en un contubernio si hubieran salido los votos por el otro lado –con esos que se fueron a manifestar a la plaza de Colón–, nosotros somos un partido progresista en los Estatutos, pero que paguen lo que se debe. Nosotros vamos a exigir lo que tienen todos, nada más.

Ese diputado en Madrid el PRC lo obtuvo gracias fundamentalmente a la Cantabria rural. Llaman la atención pequeños pueblos votando masivamente al PRC en unas generales…

Claro, porque tenemos una estructura como no tiene nadie. En estas elecciones tenemos 138 juntas vecinales que no tienen otro candidato. Está mal decirlo: el PSOE lleva 12 candidaturas con ningún nacido en el pueblo; el PP, como 15. Relleno…

En esas juntas vecinales ya ha ganado el PRC antes del 26M por la incomparecencia de otras candidaturas.

138 de 500. No hay nadie, estamos nosotros. Se ha llevado a la gente… Nuestros alcaldes…

Pero lo más sorprendente es que lo hayan conseguido en unas generales.

Porque han ido puerta a puerta, como les pedí. Muchos de ellos no saben lo que han votado.

Sí, a eso me refería, es un poco…

Si no fuera por el PRC, Villaverde ya no estaría aquí. El PNV va a ganar las europeas, y en una urna votarán PNV y en otra PRC; PNV, PRC…​

Fuerza… de un partido que está estructurado en toda Cantabria. A mí me dices “Aldano”, una junta vecinal que hay siete. Te digo cómo se llama el nuestro allí. Los demás no pueden decir eso. Por ejemplo, el PSOE: toda la lista de Meruelo es de Santoña. ¿Qué va a sacar? Por decirte algo. San Felices de Buelna: todos de Santander en San Felices. Pero por decir “presento todas”. El único que realmente es capaz de hacer todas las candidaturas de Cantabria es el PRC. Un mes antes las teníamos cerradas: “téngalas”. 40 años. Somos el primer partido municipalista de Cantabria, tenemos 42 alcaldes. Villaverde: ¿quién hace lista en Villaverde? ¿Sabes quién va a ganar en Villaverde las europeas? El PNV: 90%. Vas a ver una cosa curiosa que te adelanto: yo voy a sacar el ochenta y tantos por ciento de los votos de Villaverde, y el PNV en las europeas el ochenta y tantos por ciento. Una heroicidad nuestra en un terreno que se quería ir de Cantabria y ahora están encantados. Cómo hemos llegado a esa… de entender que les interesa ser de Cantabria y tener las ikastolas y demás. Si no fuera por el PRC, Villaverde ya no estaría aquí. El PNV va a ganar las europeas, y en una urna votarán PNV y en otra PRC; PNV, PRC… Lógico: ellos dependen de Euskadi porque están en Euskadi, los niños van a las ikastolas; la Sanidad, en Barakaldo… Están muy agradecidos al Gobierno Vasco y recompensan al PNV votándole en las europeas, y cuando tienen que votar en las regionales, agradecen al Gobierno de Cantabria que hoy Villaverde tenga las mismas dotaciones que tiene Carranza [Karrantza] o Trucíos [Turtzioz].

Hablando de las europeas, ¿el PRC apoya a alguna fuerza de las que concurren a esas elecciones?

No, no tenemos nada pensado.

Libertad de voto…

Libertad de voto.

En cualquier caso, es indudable esa implantación del PRC en la Cantabria rural, pero…

Hombre, el partido más votado en Castro, en Torrelavega, en Astillero, en Polanco, en Reocín… El partido más votado en las zonas industriales. En la costa, que es la zona rica de Cantabria, tenemos todos los alcaldes, desde Noja hasta Riotuerto. Todos.

No me refería a las autonómicas de 2015 sino a las generales del 28A, en las que los resultados del PRC en Santander, Castro o Camargo no fueron tan buenos como en la Cantabria rural. Supongo que se deberá a que en los núcleos urbanos se ha votado más en clave estatal y…

Claro, y porque es imposible llegar al casa a casa. Esa es la razón. Porque tú no le vas a decir a los nuestros en Torrelavega… No puedes llegar a 50.000 personas. Sin embargo, en Aguayo, San Felices…

¿Pero cree que ese voto urbano, que en las autonómicas de 2015 fue al PRC y en las generales del 28A no, va a retornar al PRC en las autonómicas del 26M?

Hombre… Vamos a ver, a mí me decían “te la juegas, porque si no sales, te has cargado las…”. Nooooo… Yo fui y no salí, saqué 45.000 votos en las nacionales y un año después saqué 100.000 en las regionales. Es increíble, esto sí, cómo lo tiene la gente en la cabeza. Diferenciar ayuntamiento, región, nación. Te hacen un cambio de papeletas que te quedas asustado. Eso sí lo tienen, por eso hay a veces un desfase de que yo puedo sacar en un sitio 3.000 y la candidatura 500. Eso supone que la gente piensa y tú le das la papeleta pero luego en casa la selecciona.

Veo que en esta campaña del 26M el PRC se está volcando muy especialmente en Santander…

Donde estará el gran incremento de votos en estas elecciones es en Santander​

Sí. En Santander, pelotazo. Ya no van a decir que el PRC no saca votos en Santander. Donde estará el gran incremento de votos en estas elecciones es en la capital. Ahora por primera vez percibo que hay una sintonía y que la gente de Santander, incluso la que vive por aquí, que es la zona más acomodada… no te digo en el Barrio Pesquero, donde ya ganamos, o en la zona de Cazoña, no, no, no…, ahora vamos a tener votos en Castelar, en El Sardinero.

¿Y a qué aspira el PRC en las municipales de Santander?

A que no haya mayoría y por primera vez se rompa algo que ya clama al cielo: que desde Primo de Rivera padre, en los años veinte, gobierne el PP, como si esto fuera un feudo. Yo creo que va a perder esta señora [Gema Igual, alcaldesa de Santander] la mayoría absoluta.

¿Cree que PP, Cs y Vox no serán capaces de sumar esa mayoría absoluta en Santander?

Yo creo que no. No. Yo creo que se va a dar el cambio en Santander.

¿Entonces cree que habrá un cambio de gobierno en la capital, un gobierno de por ejemplo PSOE, PRC y Unidas por Santander?

Ha habido buena relación. No es bueno que un partido esté permanentemente gobernando. No es bueno. Ni para mí ni para nadie.

Hay quien achaca ese enquistamiento del PP en Santander a lo que pasó en las primeras municipales de esta etapa –las de 1979– cuando los concejales del PRC, que había obtenido cuatro ediles, se votaron a sí mismos en vez de al candidato del PSOE –Jesús Cabezón–, que había obtenido siete. La UCD de Juan Hormaechea y la Agrupación Independiente de derechas sumaban 13 ediles y PSOE, PRC, PCE y el Partido del Trabajo de Cantabria 14, pero los ediles del PRC se votaron a sí mismos en vez de a Cabezón, lo que permitió a Hormaechea seguir en la Alcaldía, que ocupaba desde el franquismo. Y hasta hoy…

No. No, no… Puede haber una cosa a la que yo he dado muchas vueltas. ¿Por qué…? Hay como un sentimiento en una parte de la ciudad que no perdona el hecho de que pasásemos de ser la Provincia de Santander a la región de Cantabria. Eso está en la mente de mucha gente. Del propio banco: yo me acuerdo de cuando el abuelo del abuelo hizo lo posible para que me largaran de aquí. “¿Pero qué es esto? Me cambian el nombre del banco…”. Entonces lo de Cantabria para alguna gente… “Yo soy santanderino ¿y este tío que ha venido de Polaciones me cambia a mí Santander por Cantabria?”. No son muchos, pero son. Y andan por ahí, por esas zonas donde van los de pantalón blanco…

Y han tenido poder.

Claro.

Muchos de ellos, vinculados a esa burguesía castellana que vino a Cantabria a hacer negocios a través del Puerto de Santander…

Ahora Vox también pretende quitar la autonomía de Cantabria y ha ido de ‘número uno’ uno que ha estado conmigo en el Gobierno de consejero

Hombre, aquí hubo una ACECA [Asociación Cantabria en Castilla] potente donde estuvieron los que luego formaron parte del Gobierno, no tuvieron empacho. Ángel Díaz de Entresotos: buena persona –porque yo estuve en la oposición con él y no era mala persona–, pero fundador de ACECA. Yo le decía “oye, ¿pero no te da vergüenza presidir una autonomía diciendo que la autonomía es un desastre?”. Pero se apuntan, eh. Ahora Vox también pretende quitar la autonomía de Cantabria y ha ido de número uno uno que ha estado conmigo en el Gobierno de consejero de Presidencia. Hombreeeee… Un poquitín de modales, ¿no?

Usted tiene ya 76 años y las autonómicas del 26M son las últimas elecciones a las que va a concurrir…

Vamos a ver, no me plantees… Me parece un insulto que intuyas ni me plantees la posibilidad de que yo vuelva con ochenta y tantos años. Todo tiene un límite.

No, no. De otras autonómicas también dijo usted que serían las últimas, pero esta vez todo el mundo está convencido de que sí lo serán. Incluso yo.

Es que ahora es un problema biológico. Es que me acerco a la edad media de muerte de España, que está en 82. ¿Cómo me voy a morir en el despacho? Si yo tuviera 70 años… pero es que cuando acabe esta legislatura tendré 81 tacos, y nos morimos de media a los 82. La media siempre es buena. Para todo. Entonces me queda un año. Un año. ¿Para qué, para estar por ahí sentado? Yo no voy a venir aquí con una silla de ruedas o como Fraga, con un bastón ahí cojeando…

Lo entiendo. Si tras el 26M es investido presidente autonómico, ¿prevé acabar la legislatura en el cargo o prevé dejarlo antes?

No, no, no, no… No abandono. Hasta el último día.

¿Hasta el último día?

Sí. Hombre, salvo que me pase un ictus, un cáncer o… Pero si yo estoy como ahora, hasta el último día y dejando el partido bien, eh. Organizado.

Pero coincidirá conmigo en que ningún otro dirigente del PRC tiene el tirón electoral que tiene usted, por lo que en 2023…

Pero a lo mejor en estos cuatro años sale alguien que ya anda por ahí…

¿Paula Fernández, número dos de la candidatura autonómica que usted encabeza?

Una de tantas. Hay gente muy buena aquí.

Pero todo indica que su sucesora será ella…

No, no. Bueno, no sé… Es una, sí. Pero hay más.

Pero si usted vuelve a ser presidente autonómico tras el 26M, ¿no contempla serlo un año o dos y que sea por ejemplo ella quien ocupe el cargo desde entonces hasta 2023?

Te juro que no.

Vale.

Salvo que me pase algo que a esta edad puede pasar mañana. En el momento en que a mí me detecten algo que me impida llegar aquí a las ocho menos cuarto como llego todos los días… En el momento en que yo detecte eso daré una rueda de prensa… pero no porque yo tire la toalla sino porque me han dicho que no puedo hacer mi trabajo.

Antes hablábamos del final de un proceso y es verdad que ese diputado en el Congreso y una victoria el 26M supondrían el final de un proceso, pero también supondrían el principio de otro…

Sí.

¿Hacia dónde irá el PRC cuando usted deje la política?

Si nosotros creemos en una España descentralizada, con poder autonómico, también tiene que haber poder autonómico político

Pues mira, si nosotros creemos en una España descentralizada, con poder autonómico, también tiene que haber poder autonómico político, dejando claro que nosotros ese poder político no lo queremos para separarnos de España pero sí para que Cantabria por ejemplo cuando llegue el momento, que tendrá que llegar, de que el Senado sea una cámara territorial donde discutamos la financiación –por qué unos sí, otros no–… pues que Cantabria tenga una voz que no le llame un Pedro, un Pablo, una organización multilateral de no sé dónde, de la Internacional Socialista o de la Internacional Liberal, no: que desde Castro hasta San Vicente y desde Valderredible hasta Santander opine y traslade lo que oye a la gente a la que administra. Eso tiene un sentido…

Entiendo que habrá una profundización en el autonomismo, más en la línea de la ADIC de los primeros tiempos o de aquella ANAC [Agrupación Electoral Nacionalista de Cantabria] cuya candidatura encabezó en las autonómicas de 1983 Rafael de la Sierra, el número tres de la candidatura que usted encabeza el 26M… El PRC del último cuarto de siglo se ha centrado más en la gestión…

Aquí un partido como el nuestro será imprescindible siempre

Claro. Hay un riesgo, eh. La gente quiere recentralizar y nosotros no. Pensamos igual que pensábamos en aquel documento de ADIC: nadie conoce mejor los problemas que quien está cerca de ellos, y nadie los puede solucionar de manera más coherente que quien los padece o se beneficia de ellos. ¿Cómo va a venir aquí el de Vitoria o el otro, que vienen por aquí “hay que hacer…”? No. Nosotros sabemos lo que hay que hacer aquí porque lo estamos oyendo, yo estoy todos los días en la calle y me dicen “esto, esto y esto”. Conozco todos los baches, todas las pedanías. Me puedo equivocar, pero me equivocaré menos que un tío que manden aquí, un González Pons a dar una charla aquí, de Valencia. ¿Y qué? Dirá lo que le han dado en el guion, que Revilla es un populista, que no sé qué… Pero si es que es un tema de… Todo empieza: la familia, el pueblo, el municipio, la región, la nación, Europa. Una escala. Entonces aquí un partido como el nuestro será imprescindible siempre. Y tendrá sentido siempre, en la medida en que sea eficaz y útil a los ciudadanos. Vamos a ver si es útil Mazón o no en cuatro años. No va a callar de dar ruedas de prensa, interpelaciones, mociones… Vendrá y ya no es lo mismo tener una voz como la mía, que desde aquí no decide en Madrid, o estar en El Hormiguero, que sí, muy bien, me ven cinco millones y se quedan con la copla, pero como ves no surte efecto. Ahora, un 175…

¿Pero entonces va a haber una profundización en el autogobierno y en la identidad o sólo…?

Nos han robado la historia. Yo me he preguntado miles de veces por qué nos quitaron el carnet de identidad. ¿Es que la palabra Cantabria suena mal? ¿Es que tiene una historia vergonzante? Tenemos un mar… Yo fui a Bilbao en el año sesenta –Bilbao en el año sesenta era Nueva York; ni Barcelona ni Madrid, aquello era…–, llegué al bar soluco y allí vino uno de San Sebastián que sigue siendo íntimo amigo mío –era y es nieto de Patricio Echeverría, aquel que hacía los dalles, las Bellota, la siderurgia…–: Pío Echeverría Lizarazu. “¿Qué pasa chaval, de dónde eres?”. “De Cantabria”. “¿Dónde está eso?”. De San Sebastián, eh. Alguno te decía “aaaaah, ¿eso está cerca del, en el País Vasco, Asturias…?”. La evolución en el reconocimiento, que yo me he preocupado, de la marca Cantabria. Hoy no hay nadie que no sepa dónde está Cantabria y quién es el presidente. Te hago una apuesta: vete a Mahón y pregunta quién es el presidente de La Rioja, de Castilla y León –que lleva veint… más años que yo–, el de Murcia, el canario… No sé cómo se llama yo. Pero te dirán “Cantabria es una región que tiene esto, esto, esto, tal y tiene un presidente que se llama Revilla”. Ya está. Y además yo creo que hemos generado una buena imagen, de una región tranquila, estable, previsible, tal.

Hace cuarenta años usted denunciaba que el centralismo había pretendido utilizar Cantabria como cortafuegos…

Claaaaaro. Hombreeeee…

…cortafuegos entre dos tierras conflictivas, por una u otra razón, con el poder central como son Asturias y Euskadi…

Hombreeeee… Martín Villa a mí me lo ha reconocido: “El fracaso de mi vida política, que tuve que sacrificar a mi tierra de León, fue tener que ceder en el tema de Cantabria”. Entonces había una visión “vamos a meter la cuña castellana en medio de los dos territorios”. Entonces esa batalla me costó a mí primero el Informe Enterría, bueno, un día escribiré todo eso… Fue terrible.

Asistentes a alguno de sus últimos mítines en comarcas como Trasmiera o Campoo me han dicho que ha hecho usted guiños al patrimonio lingüístico cántabro. ¿Habrá algún avance en ese sentido?

Primero hay que traer el tren, hay que tal, pero yo soy un defensor de la manera de hablar y de decir de las gentes de Cantabria

Yo creo que ahí no podemos distraernos. Sí que deberíamos fomentar términos y dichos que yo utilizo cuando yo voy al pueblu: “tríjome el jachu”. O sea, yo soy mediu de bable, yo acabo las palabras en u, la hache es jota… Tenemos una terminología que yo creo que es un patrimonio de Cantabria; ahora, de ahí a crear una academia de la lengua de no sé qué, no sé cuántos… Hombre, primero hay que traer el tren, hay que tal, pero yo soy un defensor de la terminología y de la manera de hablar y de decir de las gentes de Cantabria. A mí cuando llegué a los Salesianos me costó porque los críos se reían de cómo hablaba, porque utilizaba palabras… “Escuchumiciau”. “¿Qué es eso?”. Pues es lo que oíamos allí. Hay palabras que yo las sigo utilizando y me dicen “¿pero eso qué es?”, digo “pues no sé, en Polaciones lo llamamos así…”.

Nosotros lo llamamos cántabru…

¡Pindiu! “Esto está pindiu”. Pindiu. “¿Pero qué es pindiu?”. “Pues pindiu, ¿pero no sabéis lo que es pindiu?” “No”. Argayu. Pero es que no saben… El otro día en televisión cuando explicaba la crónica que había un desprendimiento de rocas que se provocó sobre tal, digo “fue un argayu”, y entonces me dicen “¿cómo, un argayo?”. “Un argayo es un desprendimiento de tierra, ¿pero no sabes que está en el diccionario?”. “No, nunca habíamos oído argayo”. Digo “pues los asturianos y los cántabros sí sabemos lo que es un argayu…”.

No puedo acabar la entrevista sin preguntarle por unas recientes imágenes que causaron furor en las redes sociales, unas imágenes en las que usted aparecía bebiendo leche cruda de vaca como en una especie de trance. ¿La vaca sigue siendo un tótem en Cantabria o sólo estaba recordando viejos tiempos?

Totalmente. La vaca es un tótem y la mayor concentración que puede haber en Cantabria, bien anunciado, es un desfile de vacas tudancas en Carmona. 30.000 personas. Eso no lo mueve ni Bruce Springsteen. Y van allí con el coche y se queda la gente con los ojos como platos. Los que tenemos cierta edad, la vaca esa… y si es josca o tasuga, la cuerna… Yo las estoy viendo, porque yo no conocí más que vacas tudancas, yo no vi ninguna pinta. Hay una anécdota que yo cuento: cuandu un críu del pueblu se rompió la clavícula, bajáronlu a… –¿ves?, ya se me va…– Pesués pal tren y tal, y estábamos esperando a que viniera, a ver qué nos contaban, de Santander, porque subimos a ver la luz a Peñalabra, de noche, seis kilómetros de Salcea. “Vamos a ver la luz”, no sabíamos ni lo que era, para nosotros era una cosa misteriosa en verano ver una luz que se iba y se venía. Claro, luego descubrimos que era el faro de Santander, que al dar vueltas se ve a cien kilómetros, allí arriba. Entonces volvió Calzado. “¿Qué viste?”. “Ayyyyy… los praos llenos de perros pintos grandísimos”. Habían visto la frisona. La gente… Bueno, no hablemos del pasiego, es una adoración, es una cosa… Yo he conocido gente que la vaca la ha enterrado en secreto y no la ha vendido. Dice “esta vaca no se la come nadie”. Ese nivel de amor a la vaca hay en Cantabria. Es una cosa… Es un tótem.

Lo sé, me he criado entre ellas…

Me eché un trago de leche porque vi aquello allí, veía la espuma y me recordaba lo que yo había hecho de niño, cogí el per… digo “échame aquí”​

No me acordaré de la mitad de la gente del pueblo, pero de la Liebre y de la Casina… Y del caballo Rubio. Yo es que no los puedo olvidar… Sé el nombre de mis vacas, las tengo todas en la cabeza. Todas las que he tenido tenían un nombre y está grabado aquí más que si me hablas de quiénes fueron los ministros de no sé qué, que no conozco a ninguno. Y el beber esa leche no estaba previsto, pero es que yo he bebido en Polaciones la leche así. Íbamos a las cuadras cuando estábamos en el monte, ordeñábamos y con medio litro de eso no necesitábamos en el día comer más, porque con medio litro sacado de una vaca tudanca –cruda, sin hervir– tenías para todo el día. Y aquí estoy. Me han puesto verde. “Revilla, usted está fomentando no sé qué…”. Digo “las vacas de Cantabria están analizadas, estas vacas son de selección, han sido miradas, tal, tal”. Hombre, me eché un trago de leche porque vi aquello allí, veía la espuma y me recordaba lo que yo había hecho de niño, cogí el per… digo “échame aquí”. Joder, qué breada me dieron. “Revilla, ¿pero qué haces? Estás dando un mal ejemplo…”. Digo “son vacas saneadas, no sé qué, de niño yo lo he bebido así, sé que hay que hervirla, perdón, no hagáis lo que yo hago, pero…”.

Comentarios